Número: 34.     4ª época.     Año XVII     ISSN: 1989-6289

34 > Equipo > Médico > Heridas de Bala (Exo). Por: Equipo DeS

 

Heridas de bala

Los PJs que reciben heridas por proyectiles a gran velocidad mueren por los siguientes motivos.

También debemos tener en cuenta que los PJs que reciben heridas de bala sufren dolor, y el dolor intenso suele ir acompañado de reacciones vagales, síncopes, pérdidas de consciencia. Aunque estos síntomas pueden modificarse por ejemplo por un entrenamiento militar, vamos, haber recibido muchas balas, o una buena resistencia al dolor.

Cuando el proyectil atraviesa vasos sanguíneos u órganos muy vascularizados, como el hígado o el bazo, el PJ comienza a perder sangre. La pérdida de sangre va a provocar una rápida bajada de la tensión arterial y del nivel de hemoglobina, estos dos factores inducen taquicardia, aumento de la frecuencia cardiaca, y taquipnea, aumento de la frecuencia respiratoria, como medidas compensatorias del organismo para mantener la tensión arterial y la perfusión de los tejidos; El corazón bombea mas veces para compensar la escasez de sangre, y el organismo respira más veces para compensar la escasez de oxígeno en la sangre por el descenso de hemoglobina. Estas medidas compensatorias solo son efectivas a corto plazo ya que si no se restaura un volumen circulatorio suficiente el sistema deja de funcionar.

Como medida general a un PJ que recibe una herida de bala debería colocársele un acceso venoso para poder reponer líquidos. Para activar una muñequera de acceso venoso o una tobillera es necesaria una tirada de primeros auxilios.

También se puede conectar este acceso venoso a un hemosíntex para que sintetice sangre adecuada al tipo de PJ, será más efectivo que administrar solo líquidos.

Si el proyectil atraviesa órganos vitales el daño es mayor ya que será más difícil de controlar por un sanitario de campaña, sin contar con el instrumental adecuado.

253.jpg

Vamos a describir la actuación más adecuada para cada localización del cuerpo y el nivel de gravedad.

Extremidades superiores e inferiores:

En los brazos no se encuentra ninguna estructura anatómica vital. Los vasos sanguíneos serán más grande cuanto más cerca de la axila nos encontremos, así un disparo en el antebrazo será menos grave que en el brazo o axila.

Las heridas leves en el brazo se interpretan como rasguños, sangran y son muy dolorosas. La actuación adecuada será el control de la hemorragia mediante compresión y elevación del miembro. Si se dispone de algún Instamed lo más correcto sería hacer compresión sobre la herida con un de estos, ya que incorporan analgésicos, antibióticos, coagulantes... vamos, todo lo que necesita tu herida.

Las heridas graves en brazos son heridas que han perforado algún vaso importante, o bien han roto algún hueso largo, generalmente habrán impactado entre el codo y la axila. El tratamiento es un poco más complejo.

Si se ha roto algún hueso habrá que inmovilizar la extremidad, incapacitando al PJ. El sangrado será más abundante y difícil de controlar. Se necesitarán al menos una dosis de coagulante y compresión al menos 5 minutos para controlar la hemorragia.

Podemos aplicar un sensor médico con doppler (tirada de sensor médico) para saber si la circulación de la extremidad está comprometida por la lesión. La sangre a las extremidades no llega solamente a través de una arteria, sino que existen varios "circuitos" suplementarios, pero podría darse el caso de una lesión importante que dañara toda la raíz de la extremidad y con ello detuviera el aporte sanguíneo a la misma. En este caso es necesaria la cirugía, para ligar los vasos y reestablecer la circulación.

Las heridas en las piernas se tratan igual que las de los brazos, con la diferencia que las heridas graves son mucho más graves.

Los vasos sanguíneos que llevan sangre a las extremidades inferiores son más grandes y por lo tanto sangran más.

Para controlar la hemorragia serán necesarias al menos 2 dosis de coagulantes y compresión de al menos 10 minutos.

La atención a las heridas de bala en las extremidades incluyen obtener un acceso venoso para administrar expansores de volumen o para conectar a un hemosíntex, siempre en una extremidad no afectada, hacer compresión en el lugar de sangrado, a ser posible con un instamed, y administrar coagulantes en la zona afectada, se pueden administrar con una pistola transdérmica.

Las heridas de bala en extremidades pueden ser tratadas por un PJ militar que sepa primeros auxilios, las técnicas son muy rutinarias y no requieren demasiados conocimientos científicos.

Cráneo:

El cráneo es una estructura muy resistente que contiene el órgano más importante del organismo, el cerebro.

Junto con el cerebro se encuentran otros órganos que actúan de prolongación del mismo, como son los órganos de los sentidos.

Un proyectil que impacta en la cabeza puede ser un simple rasguño o atravesar el cerebro destruyendo masa encefálica.

A efectos de juego cualquier herida que no supere la resistencia del personaje es tratada como un rasguño en la cabeza, el proyectil habrá pasado rozando al personaje.

Esta herida se trata mediante compresión con un instamed, deteniendo la hemorragia bastante rápidamente.

Las heridas graves implican daños más importantes.

Las heridas graves en el globo ocular o en el oído implican la pérdida de las funciones de estos órganos hasta que se traten de forma permanente en un hospital. La tecnología actual permite regenerar estos órganos o implantar un reemplazo biónico.

Una herida grave en cerebelo implica una parada respiratoria inmediata, ya que el cerebelo controla las funciones vegetativas del organismo. La atención incluye RCP con control de la vía aérea y respiración asistida. La técnica y las tiradas necesarias ya las hemos explicado en capítulos anteriores. En un hospital especializado puede tratarse esta lesión con regeneración de tejidos y rehabilitación.

Una sección medular implica la pérdida de sensibilidad y control de todo el cuerpo por debajo de la misma. El PJ puede no entrar en parada respiratoria si la sección no es completa, aunque presentará una paraplejia absoluta. También puede ser reversible en un centro especialista. Cuanto más rápida sea la instauración del tratamiento definitivo más corta será la rehabilitación para recuperar la movilidad.

Los daños en el cerebro son los más graves. Además de la pérdida de masa encefálica el sangrado que acompaña a la lesión provocará inflamación de los tejidos adyacentes, provocando aún más daños en las zonas circundantes. La pérdida de sangre en los tejidos y la falta de oxígeno consecuente provocarán la muerte de células nerviosas.

Un PJ con daños en el cerebro debe ser sedado e intubado, se le debe dar ventilación asistida y trasladarle a un hospital especialista.

El tratamiento avanzado consiste en regenerar los tejidos perdidos y una rehabilitación que puede durar años para poder conservar las funciones superiores. Las conexiones neuronales que se han roto implican pérdidas de reflejos aprendidos, pérdidas de memoria, amnesia. (Como en "A propósito de Henry").

Dejamos a discreción del Director de juego aplicar estas reglas sobre daños en el cráneo, ya que implica en la mayor parte de los casos la muerte de un PJ tras una herida grave en la cabeza. Lo cual, por otra parte, sería lo normal en la vida real sino hay presente un equipo de neurocirujanos a menos de 20 minutos de distancia.

Como norma general las heridas graves en el cráneo se tratan de la siguiente forma. Lo primero es valorar el estado de consciencia del herido. Para ello podemos usar la escala de Glasgow

Escala coma Glasgow
Apertura de ojos Respuesta motora Respuesta verbal
Puntuación: ojos abiertos Puntuación: mejor respuesta Puntuación: mejor respuesta
4 espontáneamente 6 Cumple órdenes 5 Orientado
3 A la voz 5 Localiza el dolor 4 Confuso
Al dolor Solo retira 3 Palabras inapropiadas
1 No responde 3 Flexión anormal 2 Sonidos incomprensibles
    Extensión anormal 1 No responde
    1 No responde    

Si el herido presenta un Glasgow menor de 8 tiene un nivel de consciencia muy disminuído. Necesitaremos obtener un acceso venoso y sedar al herido. Después de esto intubaremos al herido y le daremos ventilación asistida.

Para evitar daños cerebrales mayores debemos inmovilizar al herido y darle tratamiento médico para evitar el edema, la inflamación de los tejidos dañados.

Estas heridas necesitan la asistencia de un médico experto, los diferentes pasos de la atención requerirán tiradas de medicina.

Tórax:

Las heridas leves son heridas superficiales o rasguños, la bala puede haber rozado la caja torácica o puede haber impactado en una costilla rompiéndola sin más daños.

Será necesaria la evaluación de la integridad de la caja torácica antes de realizar una compresión fuerte, ya que una costilla rota se podría desplazar al apretarla perforando un órgano vital.

Las heridas graves implican daño en pulmones, en corazón, en la aorta o la médula espinal.

En una herida en los pulmones lo más frecuente es el neumotórax y el hemotórax. Alrededor de los pulmones hay una cavidad virtual, cavidad pleural, que es como un calcetín nuevo. Cuando la bala penetra en los pulmones rompe las capas de tejido que lo cubren. Debido a esto esa cavidad virtual se puede llenar de sangre, debido a la hemorragia, o de aire, debido a la comunicación con el exterior de esta cavidad.

Podemos decir que el calcetín se infla, y comprime el pulmón. Esto implica dificultad respiratoria importante que sino se trata conlleva la muerte por hipoxia o asfixia.

El sanitario debe valorar con un sensor médico si es un hemotórax o neumotórax y puncionar en la parte inferior del tórax en el primer caso y en la superior en el segundo. Será necesaria una tirada de sensores para manejar el sensor médico. Si bien un médico adiestrado puede encontrar signos o síntomas que le ayuden a decidirse por una u otra patología, sino se dispone de sensor médico se puede valorar una tirada de medicina difícil y con un fonendoscopio podemos salvar la situación.

Por otra parte la herida debe tratarse con compresión y a ser posible sellarla para que no entre más aire en la cavidad pleural.

Si se controla la hemorragia y la compresión del pulmón por el hemo o neumotórax solo queda trasladar al herido para un tratamiento más intensivo.

Los daños en el corazón son más graves. Una bala que perfora el corazón está abriendo un agujero en la bomba de impulso de la sangre. La hemorragia no puede controlarse sin cirugía.

En una situación de batalla una herida en el corazón es mortal, ya que implica la muerte por hemorragia en minutos, y no es posible abrir el tórax sin unas condiciones mínimas de instrumental, personal e higiene.

Para osados podríamos pedir que intente estabilizar al paciente. Canalizar al menos 3 vías venosas, conectar a una hemosíntex. Sedar al paciente, intubarlo y darle ventilación asistida. Esto ya llevaría sus buenas tiradas de medicina o primeros auxilios si se dispone de instrumental. Por ejemplo mientras el sanitario intuba otro PJ puede activar una muñequera de acceso venoso o similar, que es más fácil de manejar y no requiere grandes conocimientos.

Una vez hecho esto comienza la cuenta atrás; Tirada de medicina difícil para entrar en la cavidad torácica, hay que abrir piel, músculo, hueso y pleuras hasta llegar al corazón.

Intentar taponar la herida requiere 2 tiradas muy difíciles, una para saber que hacer y otra para hacerlo. Cerrar todo el estropicio necesita una tirada difícil.

Después de esto el PJ herido necesitará un tratamiento médico para mantener baja su tensión y que no revienten las suturas o los sellos puestos por el sanitario. Controlar ese tratamiento y vigilar al enfermo de forma intensiva al menos 48 horas necesitará 4 tiradas difíciles de medicina.

Las heridas en Aorta se tratarán como las del corazón.

Las heridas de médula espinal se tratarán como las secciones medulares del cráneo, pero no implican parada respiratoria.

Abdomen:

Las heridas leves se tratarán como siempre, como rasguños o heridas que no afecta a órganos importantes.

Las heridas graves afectan a vísceras contenidas dentro del abdomen.

Las heridas en el bazo o el hígado tienden a sangrar mucho, son difíciles de controlar sin cirugía, es necesario parar la hemorragia, no será suficiente reponer los líquidos.

En el abdomen también se pueden lesionar vasos importantes, como la aorta o la cava, su lesión se trata como en las lesiones de tórax.

Las lesiones de los demás órganos también necesitan cirugía, si bien sangran menos y por lo tanto dan más tiempo.

La actuación inmediata incluye monitorización de constantes vitales y reposición de líquidos a chorro, al menos 4 litros por hora.

Todos los PJs que reciben una herida grave en abdomen necesitan empezar cuanto antes un tratamiento con antibióticos de amplio espectro, a ser posible en las 3 horas siguientes a la herida.

Tabla resumen de tratamientos de heridas de bala

   

Técnicas

Tirada

    Colocación de acceso venoso Med.
    Activación de muñequera o tobillera de acceso venoso P.A.
    Intubación con combitubo P.A.
    Inmovilización de heridos P.A.
    Aplicación de kit de PP.AA. P.A.
    Aplicación de instamed P.A.
    RCP básica P.A
       

Localización

Problemas

Tratamiento

 

Cráneo

 
Heridas Leves Rasguños Aplicar instamed y comprimir P.A.
Heridas graves Estado de consciencia Valorar Escala de Glasgow Med.
Fracaso respiratorio Intubación y ventilación mecánica Med.
Edema cerebral Administración de corticoides Med.
Hemorragia Administración de líquidos P.A.
Administración de coagulantes Med.

Tórax

 
Heridas leves Rasguños Aplicar instamed y comprimir P.A.
Heridas Graves Neumotórax Drenaje pleural Med.
  Hemotórax Drenaje pleural Med.
  Fracaso respiratorio Intubación y ventilación mecánica Med.
  Rotura costal Inmovilización P.A.
  Rotura cardiaca Rezar Doctrinas

Abdomen

 
Heridas leves Rasguños Aplicar instamed y comprimir P.A
Heridas Graves Hígado y bazo Cirugía en menos de 2 horas Med.
  Otros órganos Cirugía en menos de 5 horas Med.

Extremidades

 
Heridas leves Rasguños Aplicar instamed y comprimir P.A.
Heridas Graves Lesiones vasculares Administración de coagulantes Med.
    Compresión de herida 5-10 min P.A.