Número: 173.     4ª época.     Año XVI     ISSN: 1989-6289

173 > Aventuras > Rol Negro > La sangre corría más fuerte que el agua (RN). Por: Jacobo Peña Conversa

 

La sangre corría más fuerte que el agua.

Para esta aventura es conveniente que la mesa de juego prepare o elija un grupo de personajes que estén buscando trabajo como agentes de seguridad, guardaespaldas, mercenarios o similar.

Cada personaje recibe al principio de la partida la oferta de una empresa de trabajo temporal para trabajar en una boda como guardaespaldas, cobrando el equivalente de 9 días de trabajo por lo que serán dos días y medio. Al parecer, el cliente no tiene problemas de dinero.

Ya han sido seleccionados por curriculum y los clientes finales han estado investigando sus trabajos anteriores de alguna manera (dependiendo de cuáles sean estos trabajos habrá candidatos que sentirán un escalofrío al escuchar esto). Se les informa de que cada cual deberá pasar primero una entrevista en la puerta del edificio Minerva, situado en la zona sur del Barrio de la Reina, el viernes a las 16:00. La boda se celebra el mismo sábado y el sueldo a percibir por dos días de trabajo (desde el sábado por la mañana hasta el domingo a mediodía) más del triple de lo que se cobraría normalmente en estas circunstancias. La empresa tiene pocos más detalles, pues no saben quién se casa y son ellos quienes les contratarán directamente pero sí les dirán que la persona de contacto es una tal Flavia Toledo.

La historia que hay detrás de esta aventura contiene amor y codicia. Dos mujeres, Flavia y Cristina van a casarse y esto podría unir sus imperios económicos. Ambas están sinceramente enamoradas pero Flavia aún guarda una fuerte relación de amistad con su ex-pareja, Bárbara. Esta relación no incluye el aspecto sexual y la intimidad de las relaciones de pareja pero en intensidad es casi tan fuerte como la relación que une a Flavia con su prometida. Esto lo sabe Cristina. Lo han hablado con franqueza y está dispuesta a casarse con alguien que es tan amiga de su ex, a pesar de los tópicos. Cristina también ha comentado esta circunstancia con sus padres, que no son muy amigos de que se produzca la boda. No solo porque sean incapaces de aceptar las preferencias de su hija, sino porque estaban cerca de cerrar un importante trato con una tercera empresa, más lucrativo que el que cerrarían Flavia y Cristina de unir los negocios. Han decidido hacer algo al respecto, como están acostumbrados. Su hija no parece ser de la misma opinión pero ellos creen en usar cualquier método para garantizar el éxito de sus bodegas.

Personajes

Flavia Toledo

Conservadora como empresaria, liberal como cristiana.

Valor medio de atributos por característica:

CUE 4
DES 4
INS 5
INT 6
PRE 5

Habilidades:

Actualidad 19
Burocracia 15
Comercio 21
Derecho 18
Dialéctica 18
Intimidar 16
Protocolo 17

Cristina Yubero

Ejecutiva con corazón de oro y fe en la mujer que ama.

Valor medio de atributos por característica:

CUE 3
DES 4
INS 6
INT 5
PRE 6

Habilidades principales:

Burocracia 20
Buscar datos 17
Comercio 19
Conocimiento antropología 16
Derecho 17
Dialéctica 17
Protocolo 16

Julia Toledo

Seguirá siendo joven cuando cumpla los ochenta.

Valor medio de atributos por característica:

CUE 4
DES 4
INS 5
INT 5
PRE 6

Habilidades principales:

Actualidad 19
Artes escénicas (teatro) 16
Conducir 17
Dialéctica 18
Psicología 20
Seducción 17

Helena Toledo

Nunca nació nadie con más pragmatismo en las venas.

Valor medio de atributos por característica:

CUE 4
DES 3
INS 5
INT 7
PRE 5

Habilidades principales:

Actualidad 15
Burocracia 18
Comercio 20
Derecho 19
Dialéctica 15
Intimidar 16
Protocolo 17

Mariano Yubero

Un monstruo tras esa máscara humana.

Valor medio de atributos por característica:

CUE 4
DES 3
INS 3
INT 5
PRE 6

Habilidades principales:

Bajos fondos 18
Burocracia 17
Comercio 22
Derecho 20
Intimidar 18

Txerra

Honesto, fiel, sencillo, testarudo. El Sancho del Quijote que es Cristina.

Valor medio de atributos por característica:

CUE 6
DES 5
INS 5
INT 4
PRE 4

Habilidades principales:

Bajos fondos 17
Buscar datos 15
Conducir 17
Descubrir 17
Escuchar 16
Intimidar 18
Pelea 18
Pistola 17
Seguridad 15

Alberto "Bertín" Casares

No hay nadie que no lo califique de "un imbécil".

Valor medio de atributos por característica:

CUE 4
DES 5
INS 5
INT 3
PRE 4

Habilidades principales:

Actualidad 22
Buscar datos 19
Descubrir 20
Dialéctica 16
Escuchar 18
Sigilo 17

El asesino o la asesina

Solo una sombra ejecutora cuyo nombre, género o procedencia no importan.

Valor medio de atributos por característica:

CUE 5
DES 7
INS 7
INT 6
PRE 5

Habilidades principales:

Armas blancas 21
Bajos fondos 19
Buscar datos 17
Conducir 19
Descubrir 19
Disfraz 18
Escuchar 18
Fusil 20
Intimidar 20
Medicina 18
Pelea 20
Pistola 19
Seguridad 17
Sigilo 20

Las muchachas tienen que mirar con quién se casan.

Es posible que los personajes sepan algo de la mujer que les quiere contratar. Una TA de Actualidad con un grado menos de dificultad les hará encontrar primero la referencia de su padre, Emilio Toledo. Se trata de un empresario vinícola y licorero, propietario de las bodegas Madinat, una empresa que hace casi el 75% por ciento de su negocio exportando productos de calidad premium al extranjero. Falleció hace cosa de seis años, era viudo y tenía descendencia. Un mínimo de Investigación (TA con dos grados menos de dificultad) les llevará a descubrir que murió con 70 años de edad a causa de un cáncer de pulmón de células pequeñas, dejando una única hija de 48 años llamada Flavia, que ha heredado el catálogo de 3.000 productos y un negocio millonario.

Flavia Toledo está divorciada de la modelo británica Bárbara Sands, con la que tuvo dos hijas. Ambas, Helena de 22 años y Julia de 20, viven con ella. Bárbara sigue soltera y dirige una agencia de modelos. Se supone que siguen siendo amigas, ya que cada año Sands es la modelo principal del anuncio del cava Madinat Oro.

Cuando lleguen al edificio por separado, algunas de las personas convocadas a la cita es posible que empiecen a reconocerse del mundillo en el que trabajan. Es una sensación vaga, como si hubiera visto su cara en una foto de grupo de una vieja amiga. Antes de que tenga oportunidad de preguntar o justo mientras lo está haciendo, se detendrá una impresionante limusina delante de ellos. El chófer bajará, preguntará si están aquí para la entrevista con la señora Toledo y les invitará a entrar detrás.

Dentro, sentada en un extremo del vehículo, está Flavia Toledo, una mujer con la delgadez de los buenos alimentos y los platos pequeños, elegante pero no ostentosa y con una piel cuidada que refleja como un lustro menos de los que en realidad tiene.

Flavia empezará por pedir perdón por la limusina, que considera aparatosa pero útil para esta reunión. Les aclarará que ya están contratados y que la boda en la que deben procurar que no ocurra ninguna desgracia es la de ella misma. En efecto, se va a casar por segunda vez, aunque de forma discreta. La novia se llama Cristina Yubero y sus padres con Mariano Yubero y Lidia Cobreros. Una TA de Actualidad (o posteriores de Buscar datos) revelará que los tres Yubero son socios propietarios de las riojanas Bodegas Yubero, de mayor tamaño que las de Flavia, aunque de similar volumen de negocio y venta principalmente en el mercado interior. Los padres están casi retirados y Cristina ejerce de directora general. Ha ido comprando acciones a sus padres y ahora ella tiene un 44%, repartiéndose el resto sus progenitores. Una TA exitosa de Comercio revelará que la fusión podría ser enormemente beneficiosa para los dueños de las empresas, aunque sin duda habría recortes al suprimirse productos redundantes y los consumidores acabarían pagando más por la reducción de la competencia. Cosas del capitalismo.

Según la señora Toledo, aunque no tiene problemas en reconocer si se le pregunta que sería un buen negocio este matrimonio, asegura que Cristina y ella se atraen y se conocen desde hace ya dos años en los que han estado de novias discretamente y han podido hablar y decidir su futuro juntas, dejando de lado la cuestiones industriales.

El problema, dice, es que los Yubero son conocidos por abusar de métodos poco legales para conseguir sus fines, incluida la extorsión y la violencia (hasta el momento, discretas). Además, los padres son contrarios a la posible fusión de las empresas en lo económico (o quizás por orgullo) y se han llevado un disgusto con la boda, por lo moral. Flavia nunca ha ocultado sus preferencias afectivas y han sido respetadas por familia y amigos pero para Cristina esta es su "salida del armario" de cara a los padres, bastante más conservadores. Sea para que ningún familiar borracho de estos la líe, sea para espantar a la prensa, sea por si ocurre algo peor, desea contratarles como personal de seguridad para esos días. No cree necesitar más gente que ellos. Entrando en detalles, Flavia les entrega el horario del fin de semana:

Sábado

8:00. Flavia y sus dos hijas salen en una comitiva de tres vehículos hacia el aeropuerto para recoger a Cristina, sus padres y algo de personal propio que traen. En total son seis personas.

9:00. Aterriza el avión de Cristina. Se recoge a los visitantes y marchan a casa de Flavia.

14:00. Comida familiar en la residencia de Flavia.

16:00. Boda religiosa discreta en la pequeña Iglesia de San Fulgencio (Barrio de Génova). Esto habrá de hacerse incluso sin el conocimiento de los padres de Cristina; la excusa es que la pareja ha ido a ver la nueva oficina que ha adquirido Bodegas Madinat, todavía reformándose, precisamente en el edificio Minerva.

20:00. Celebración en un restaurante de bodas de altísimo nivel situado en el barrio de La Loma.

21:00. Banquete y fiesta en el mismo recinto hasta al menos las 03:00.

Domingo

14:00 Comida familiar

16:30 Escoltar a los padres de Cristina hasta el aeropuerto (su vuelo sale a las 18:00.

Flavia aclarará que los padres de Cristina creen que el lunes habrá una discreta ceremonia civil puramente administrativa en el ayuntamiento, con un concejal para firmar los papeles. Sin embargo, es una mentira piadosa. será el cura de San Fulgencio quien llevará el lunes los papeles del matrimonio a la administración.

Sin duda la mesa de juego tendrá algunas preguntas en este momento (¿una boda religiosa, seguro? ¿tiene el local de la Loma su propia seguridad?, etc.), que podrás responder a través de la información que aparece en el resto de la aventura. ¡Léela primero!

No me gusta que penséis mal de una buena muchacha.

Hasta el banquete del domingo, los planes irán más o menos como está planeado y la mesa de juego tendrá sobre todo tiempo de familiarizarse con los personajes que vayan conociendo y establecer criterios de vigilancia.

Desde primera hora conocerán a las hijas de Flavia. Helena es una chica racional y tranquila, que tenderá a mirar a las personas contratadas por su madre por encima del hombro. A partir de las 11:00 de la mañana llegará a casa de las Toledo el novio de Helena, Pedro Rozas, un hombre abúlico y poco avispado que parece limitarse a disfrutar con serenidad de los lujos de su familia política, pasando la mayor parte del tiempo en la piscina o tomando algo. Ambos andan bastante acaramelados, aunque sin aspavientos. En cuanto a Julia, aunque también de cabeza bien amueblada, es alegre, nerviosa, extrovertida y habladora. Podría llegar a flirtear con algún personaje (que la dirección de juego determine sus preferencias como quiera) pero es demasiado lista para ir más allá, no es el momento ni el lugar. En cualquier caso, sí puede ser aliada de los personajes, siendo sincera con ellos acerca de lo que sabe.

Al llegar Cristina a Cunia verán que la acompañan sus padres, Mariano y Lidia. Son personas falsamente informales; lo son con sus iguales y se comportan con frialdad con quienes no lo son. Le acompañan también una modista, Lola, y una maquilladora-peluquera, Marieta. Ambas son amigas suyas y aunque en teoría están aquí para encargarse personalmente del aspecto de la novia en la ceremonia pública, aprovechan para venir antes, pasarlo bien y ser testigas en la boda religiosa secreta. La sexta persona del grupo es el guardaespaldas de Cristina, un leonés con aspecto de luchador de sumo llamado Txerra. Es un tipo silencioso que se queja de tanto en tanto por la comida o por el calor pero en general resultará bastante colaborador y se pondrá a disposición de los personajes, aunque nunca dejará de dedicarse a la protección de Cristina.

Flavia se querría marchar nada más comer a la "inspección de la oficina en obras" e invitar a Cristina, pero la presencia del guardaespaldas es algo no esperado. Justo antes de la comida hablará con los personajes para que vean la forma de despistar a Txerra, obligarle a quedarse o sacar en secreto a Cristina de la casa. Ella les defenderá de repercusiones, pero desde luego no pueden causar ningún daño o raptar al guardaespaldas.

La comida familiar transcurrirá con bastante normalidad, aunque algo silenciosa, hasta el punto de que Flavia hará poner música ambiental. Se notará en todo momento que hay bastante tensión en el ambiente, en especial entre los padres de Cristina y su próxima nuera.

La tarde procurarán pasarla cada cual por su lado, los padres descansando, leyendo y paseando por la propiedad, los más jóvenes disfrutando en la piscina y las futuras esposas charlando. Las amigas de Cristina, ya avisadas de la boda religiosa, se marchan con la excusa de tomar un café en Cunia, ya que no conocen la ciudad. Veamos cómo se apañan los personajes para evitar a Txerra.

La pequeña iglesia de San Fulgencio no tiene especial interés artístico. Fue construida en 1945 sobre un promontorio que acabó rodeado de edificios y a ella da acceso una escalinata de granito. En su interior los personajes encuentran nada más entrar el coro sobre tarima de madera, en el altar una gran mesa de mármol y tras ella la custodia. A ambos lados del altar están las figuras de San Fulgencio y la Virgen del Carmen. El lugar está totalmente vacío, a excepción de las amigas de Cristina, que ya están allí, y Víctor, un sacerdote amigo de la infancia de Flavia al que las normas de la iglesia sobre la sexualidad de los feligreses no le convencen. Hace tiempo que casa en secreto a parejas del mismo sexo, ayudado del silencio cómplice de su parroquia.

Tras la sencilla pero emotiva ceremonia, sin mucho tiempo para celebraciones, pasarán un momento por la oficina en reformas para que la coartada sea más creíble. Cuando vuelvan, deberán dar explicaciones a quien pueda estar enfadado por la desaparición de Cristina, si es que se han dado cuenta. Pero como ya dije, Flavia procurará dar la cara por todos y atribuir lo ocurrido al capricho de pasar un rato a solas con su prometida. El mayor problema será que los padres de Cristina y Txerra empezarán a ser menos colaboradores, cosa que provocará problemas cuando empiecen a volar las balas.

Dos Rosas - imagen Carl Campbell

Las bendiciones pesan mucho. Como plomo.

La boda civil, aunque pretenda ser discreta y ni Flavia ni Cristina hayan hecho el más mínimo asomo antes por la prensa rosa, la boda de dos herederas de negocios importantes atraerá a solo dos o tres fotógrafos que vienen a sacar fotos de la entrada al recinto del acto. Solo uno de ellos, Alberto "Bertín" Casares, intentará escurrirse por una entrada lateral de servicio entre el paso de dos camareros y esconderse en una sala vacía hasta que empiece la ceremonia. En ese momento saldrá para hacer algunas fotos de la misma desde distancia discreta y saldrá volando. Si los personajes hacen mínimamente bien su trabajo de control deberían pillarle con facilidad, aunque será una distracción que podría evitar detectar otros problemas.

La ceremonia dura poco, se leen algunos poemas por parte de invitados, se intercambian anillos y se da el sí quiero. Ambas visten un hermoso vestido rojo. Una TA de Psicología con un grado más de dificultad permitirá detectar que Flavia parece despistada por momentos, como si le preocupase algo que recuerda cada poco.

Al banquete asisten, entre los asistentes a la ceremonia y algunos rezagados, todos debidamente acreditados, unas sesenta personas. La comida es en el exterior, tapados del sol por toldos rojizos suspendidos. El aroma de las rosas redondea la belleza del momento pero Flavia (TA Psicología normal) sigue pareciendo preocupada y no deja de mirar una mesa. En ella, cuando comience el banquete, faltará un invitado. Una invitada, para más señas, la única de la lista que no ha aparecido: Bárbara Sands.

En este punto, entendamos que lo que quiere el asesino, que ha sido informado por los padres de Cristina de la relación de Flavia con su ex, es alejar a los personajes de Cristina. Para esto, necesita que Flavia se entere de lo que le ha sucedido a Bárbara y les envíe a rescatarla. Si esto provoca una discusión con Cristina y esta decidiese marcharse, miel sobre hojuelas. Hay varias formas de que la información llegue a Flavia, vía móvil, vía un comentario de un comensal que lo haya escuchado en la radio…

La noticia que ha sido filtrada a la prensa es esta: [i]Bárbara Sands ha sido encontrada en su coche, aparcado en una carretera exterior, con signos de intoxicación por fármacos, como si se hubiera intentado suicidar. Se encuentra en estado muy grave en el Hospital Central de Cunia.[/i]

Tan pronto le llegue la noticia por la vía que sea, Flavia, aún manteniendo la compostura, hablará con los personajes en presencia de una demudada Cristina. Su primer impulso es marchar a comprobar qué ha ocurrido, el estado de Bárbara. ¿Se ofrecerán los personajes a ir ellos? Si no, y si se le insiste en no ir, Flavia insistirá en que sean los personajes quienes acudan. ¿Conviene decírselo a las niñas? ¿Se dividirán para cubrir dos frentes?

Una buena idea es llamar a el Hospital. Allí les intentarán disuadir de ir, mencionando que un hermano de la paciente está allí. Este "hermano" de Bárbara es el asesino, que tras drogar y traer a su "hermana" y filtrar la información a la prensa, se ha marchado sin dejarse ver, haciendo creer al hospital que sigue allí, salvo que lo comprueben. En cualquier caso, Flavia podrá confirmar, así como cualquiera de las hijas, que Bárbara tenía un hermano y una hermana pero el chico falleció escalando hace más de diez años.

En este punto, los personajes podrán tomar diversos caminos, dependiendo de qué crean que está pasando. Si piensan que es una trampa para romper la boda o sacarla de allí, Flavia dirá que no es posible porque para eso habría que saber de la relación que mantiene con su ex. Vaya, eso nos da algunos sospechosos.

Podrían separarse o marchar todos al hospital. Podrían insistir en quedarse a acabar la ceremonia, que es lo más seguro pero lo que más problemas les daría con Flavia, que podría llegar a querer marcharse sola.

Una discusión entre las recién casadas podría llevar a que cada una acabase en una sala del edificio principal, llorando, llamando por teléfono o discutiendo con sus familiares. Mientras, los invitados, dependiendo de lo evidente que sea lo que ocurre optarán por seguir allí y aprovechar la barra libre o ir se marchando discretamente. Estos serán los de menos, la verdad. No tardará en verse a algún inoportuno con una corbata en la cabeza. Ah, el discreto encanto de la burguesía.

Esta estampa es la que vendrá a romper el asesino. Hasta el momento, todos hemos creído que su objetivo es matar a Flavia e intentar impedir la boda (cosa, por cierto, ya imposible, dado que se ha producido hace unas horas). Incluso la madre de Cristina lo cree, pues eso acordaron ella y su marido. El único que sabe la verdad es el padre de la novia, Mariano.

Podemos intentar poner todas las capas de grises que queramos al mundo. Podemos ser empáticos, podemos comprender que detrás de la irracionalidad hay explicaciones. Sin embargo, en el mundo sí hay monstruos. Sí hay extremos de la sombra tan oscuros que nadie los llamaría grises. Mariano Yubero es uno de ellos. Escondida bajo una perfecta capa de educación que le evita hablar de "esas cosas", bajo una corrección política exquisita, laten la más firme homofobia, el más absoluto pavor a ser relacionado con lo que él, y sus padres, y los padres de sus padres, rancia familia, consideran una mancha. Está dispuesto a sacrificar a su hija por lo que él no considera una empresa, sino el pilar del honor de los Yubero. Es su hija la que les ha traicionado, es la rama torcida de su propio árbol la que debe cortar. No culpa a Flavia: que cada familia cuide de su jardín.

El plan del asesino es aprovechar que algunos personajes puedan haberse ido para infiltrarse en la fiesta como un camarero más. Un buen momento puede ser esperar a que Cristina se aparte llorando de los demás, se esconda en una habitación… Si tiene la oportunidad de pincharle una fuerte droga en público que le provoque una asalto cardíaco, lo hará, por ser más discreto que una bala. Si tiene oportunidad de encontrarse a solas con ella, simulará un suicidio. Si nada de esto es posible, lo intentará por las malas, sacando un arma escondida, disparando e intentado huir.

El asesino es solo uno pero recordemos que es uno de los mejores. Puede dar muchos problemas a los personajes, en especial si algunos se han ido al hospital. Si no hay ninguno allí… La suerte de Cristina queda en manos de Txerra y ellos apenas podrán hacer otra cosa que investigar para encontrar a los culpables.

Detectar al asesino que ha accedido como camarero requiere TAs de Descubrir enfrentadas al Sigilo del criminal, ambas penalizadas con un nivel de dificultad. Superándole, podrán detectar la presencia de un camarero al que no habían visto antes. Incluso si no le detectan, si él no supera la TA de Sigilo, le verán justo cuando saque el arma y quizás puedan actuar antes de que él dispare. Txerra tendrá derecho a estas tiradas también.

Rosas oscuras - imagen de Colby Stopa

Pájaros de la mañana por los árboles se quiebran.

Imaginemos que ocurre lo peor. El asesino ha tenido éxito. Al amanecer del siguiente día, Cristina está muerta y sus padres insisten en llevarse el cuerpo a Logroño, impidiendo a Flavia velarlo. Bárbara está en coma y no se sabe cómo evolucionará. La madre de Cristina cree inicialmente que ha sido un accidente, un error del asesino. Se odiará a sí misma tanto como a su marido hasta que en el avión de vuelta empiece a pensar en lo ocurrido; y a sospechar. Flavia despedirá a los personajes con amargura. El único consuelo a esta situación podría llegar el lunes, cuando un cura que no suele ver las noticias acuda a la administración a entregar los documentos del matrimonio, haciéndolo oficial. El plan de los Yubero habrá fracasado parcialmente y a costa de la vida de su hija, ya que tendrán que negociar con la viuda por la parte de Bodegas Yubero que le pertenecía.

Bien, ¿cómo pueden los personajes impedir este final? Sobre todo, a lo largo de la aventura pueden recabar información y tomar algunas precauciones.

Desde el primer momento es posible investigar también el negocio de los Yubero. Una tirada de Buscar Datos permite saber que Bodegas Yubero estaba buscando una empresa con la que aliarse. Si la suma de los dados de calidad (D- + D+) es igual o superior a 8, sabrá además que Mariano Yubero habría estado tanteando a la multinacional de producción y distribución de bebidas alcohólicas, Spirittus.

También es posible investigar a la propia familia Yubero mediante sucesivas tiradas de Actualidad y Buscar datos. Cristina Yubero es una licenciada en ADE que ha completado por su cuenta estudios adicionales en antropología, enología y filosofía. Se conoce poco de su vida pública, más allá de algunos viajes de carácter filantrópico que Bodegas Yubero se ha encargado de vender como responsabilidad social corporativa. En cuanto a Lidia Cobreros, nieta de duque pero no heredera del título, obligada a no seguir estudios superiores por su padre, toda la vida le buscaron un marido o una ocupación adecuada. Yubero era un hombre "hecho a sí mismo" (lo que en el argot de los de su clase significa que tenía influencias familiares suficientes para conseguirle créditos ventajosos) y esto no era del agrado de la familia de Lidia. Tampoco fue un desagrado tan importante como para impedir la boda de su hija menor con alguien con dinero. Por último, Mariano Yubero es un hombre discreto que relanzó las bodegas de su familia que apenas sacaban dos mil litros al año cuando tomó los mandos, alzándolas a su posición actual a lo largo de dos duras décadas. Investigar algo más sobre él es complicado y puede requerir más de una tirada pero arroja datos interesantes: Mariano viene de una sucesión de familiares carlistas y falangistas y él mismo flirteó con los cadeneros de Blas Piñar antes de decidir dedicarse a los negocios. Es de él de quien viene la fama (aquí la tirada necesaria puede ser de bajos Fondos) de que su empresa resuelve los problemas por las malas.

Una vía por la que tirar del hilo de las sospechas y que permita averiguar antes lo que puede estar ocurriendo es leer la lista de invitados y darse cuenta (no será necesaria TA si ya conocen el nombre) que Bárbara Sands, ex-esposa de Flavia Toledo y madre de Helena y Julia, está en la lista de invitados, en la mes ad ellos mejores amigos. Esto también permitiría poner vigilancia a Bárbara. ¿Cómo será el intento de asesinato en caso de que el asesino no logre raptar y drogar a Bárbara?

Mantener una buena relación con las hijas de Flavia, en especial con la más extrovertida Julia, puede permitirles saber con antelación algunas cosas útiles, como la buena y sana relación que mantienen sus madres, lo muy enamoradas que están la novias, o cómo estas cosas las saben y sufren los padres de Cristina, que rechazan de plano ver a su hija en una relación semejante.

Malos agentes de seguridad serían los personajes si no registran con anterioridad el lugar del banquete y buscan todos los posibles puntos de acceso. Esto complicará mucho las cosas al asesino, haciendo más posible que se le cace en plena infiltración.

De la misma manera, el control de los invitados y los camareros mediante listas que tengan todos los personajes, interrogatorios previos, etc., les permitirá tener bonificadores a las TAs para detectar intrusos cuando llegue el momento.

No separarse en el momento más crítico, no caer en la distracción que es el asalto a Bárbara, ser capaces de controlar siempre el paradero de Flavia y Cristina, así como confiar en Txerra y colaborar con él les facilitará bastante las cosas. En general, esta es una aventura en la que la mesa de juego deberá tirar de empatía más que de músculo, pues el enemigo va a hacer uso de su inteligencia para enfrentarles. Ser capaces de detectar de quién se pueden fiar y hacerlo, siendo sinceros y directos con su clienta en especial, les permitirá protegerla mucho mejor a ella y a su futura esposa.

Las imágenes pertenecen respectivamente a Carl Campbell y Colby Stopa.