Comandos
 Ayudas
    Afición (44)
    Ambientación (150)
    Reglas (58)
    Equipo (143)
    Sucesos (161)
    Aventuras (92)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


lunes, 11 de diciembre de 2017


 

170

Cascos:
¡cúbrase soldado!

Uno de los elementos característicos de casi todos los soldados de la Segunda Guerra Mundial era la utilización de cascos con los que se protegían la cabeza. Cada ejército desarrollo su propio diseño y lo incorporó al uniforme igualando su color con éste.

Los cascos de la Segunda Guerra Mundial estaban fabricados de acero y los barbuquejos solían ser de cuero o de lona. Su peso era considerable (comparado con los modernos), pero, a tenor de los comentarios de los combatientes, eran muy resistentes para todo, excepto para detener las balas enemigas. Aunque en defensa del casco hay que decir que no busca detener la bala, sino sólo desviarla, de ahí su diseño más o menos curvo. Hay muchísimos relatos de soldados sobre el uso del casco para cosas que su diseñador no hubiera imaginado: como recipiente para lavarse, como pala para excavar, como cazuela para guisar, como improvisada letrina, etc. En este artículo sólo nos referiremos a su uso como instrumento de protección.

Para utilizar los cascos en Comandos de Guerra es preciso comentar previamente una regla que otros juegos del Sistema Sombra utilizan: semiprotección, una localización del cuerpo que sólo está parcialmente protegida. Este sería el caso del casco que cubre la cabeza, pero deja el rostro descubierto. Cuando un personaje reciba un impacto en la cabeza, para saber si le ha alcanzado en la cara o, por el contrario, le ha alcanzado en el casco, debes fijarte en los dados de daño. Si el daño es par, habrá alcanzado la protección, si es impar, habrá alcanzado la zona descubierta. Los puntos de resistencia de un casco pueden variar de 5 a 8. En general, 5 serán los cascos del inicio de la guerra mientras que 8 serán los últimos modelos.

Aunque el uso del casco parece recomendable bajo todos los aspectos, la verdad es que algunas condiciones del entorno lo hacían poco recomendable. Así, por ejemplo, la jungla, con su humedad, lo convertía en un instrumento de tortura. Los japoneses, por ejemplo, no tenían casco para sus unidades en la jungla (llevaban una especie de gorra) y los estadounidenses, aunque si tenían el casco, aprendieron a quitárselo en el primer combate. De hecho, son pocas las fotos no preparadas del Pacífico en el que se vea a los soldados con el casco puesto. Otro entorno hostil para el casco era el desierto. El calor convertía el casco en un horno, el Afrika Korps alemana no llevaba cascos y los soldados italianos lo perdían rápidamente. Sin embargo, los británicos persistieron en su uso con una actitud inasequible al desaliento. Finalmente, el uso del casco en temperaturas bajo cero puede ser peligroso porque el la conductividad térmica del metal puede favorecer la congelación. Los rusos los usaban sobre gruesos gorros o, directamente, no los usaban. Los alemanes, sin embargo, cubriéndose la cabeza con un gorro persistieron en su uso, aunque hay una curiosa nota informativa para el frente del Este en la que se recomienda a los soldados no tocar los casco con la piel desnuda. Está claro que la heridas por quemaduras de hielo al contacto con el hierro helado debieron ser numerosas al principio. Por último, aunque en algunos casos era obligatorio, el casco era un engorro para los conductores de camiones y demás vehículos abiertos y solían llevarlo en el asiento para usarlo sólo delante de superiores; dentro de los tanques el engorro se convertía en imposibilidad y en muchos casos su uso se reducía sólo al oficial del carro y sólo cuando se asomaba. En resumen, el casco, como un uso generalizado, sólo fue usado por la infantería del frente occidental e italiano, aunque estuvo presente en el resto de los escenarios del conflicto.

BRITANICOS

120

120

Los británicos utilizaron dos modelos de cascos, aunque ambos evolucionaron en varias versiones a lo largo de la guerra. El casco de la unidades regulares y de algunas Home Guard afortunadas era bastante plano, con una visera que rodeaba todo el casco y con forma de bombín. El segundo modelo era el utilizado por las tropas aerotransportadas, era más redondeado y se le había suprimido la visera para evitar problemas de enganchones y accidentes durante las maniobras paracaidistas. Este segundo casco tenía un complemento en forma de cuerdas que permitía sujetar equipo pequeño.

ALEMANES

120

Al igual que los británicos, los alemanes tenían dos modelos principales. El más conocido era el del estándar de la infantería. Un casco de diseño bastante avanzado con una pequeña visera en la parte posterior que protegía la nuca y la orejas. Es el blanco que aparece en la foto de la izquierda, aunque su color habitual no era ese (este es el de las tropas de montaña). El segundo modelo era el dedicado a las tropas paracaidistas y era casi idéntico al anterior, pero sin la visera posterior (aparece a la derecha y arriba del casco blanco, observa el símbolo paracaidista). Este casco fue utilizado por los paracaidistas sólo en los primeros años de la guerra, después de Creta, finalizadas las operaciones paracaidistas en masa, los paracaidistas usaron el mismo casco que la infantería regular para normalizar la producción. En la foto se puede apreciar uno de estos cascos en la parte superior derecha.

ITALIANOS

100

100

Los italianos sintieron pasión por diseñar un sinfín de modelos de uniformes y de cascos para sus tropas y se podría hablar de diferencias en función de la campaña en la que participara cada soldado, algo que se saldría de la intención de este artículo ya que las diferencias solían ser mínimas. El casco guarda cierta semejanza con algunos modelos contemporáneos y es de destacar una ligera bajada del casco a la altura de las orejas, donde va sujeto el barbuquejo, que en el modelo paracaidista (foto inferior) desaparece.

ESTADOUNIDENSES

120

Dicen de ellos que eran los mejores cascos de la guerra. Al menos eran los que mejor resistían todos las perrerías que podían hacerle sufrir los soldados. Conocido oficialmente como M1, el casco fue utilizado por todos los soldados. Era el modelo más ergonómico de toda la guerra, aunque posiblemente el término aún no se había inventado. La visera y el casco eran continuas, sin quiebros como en el casco británico, lo que impedía que alguna bala aprovechara la entalladura para penetrar mejor. En defensa del resto de las naciones, el casco estadounidense entró en servicio en 1941 aprovechándose de la experiencia del resto de los combatientes.

SOVIÉTICOS

120

Cuando se piensa en el soldado soviético, se lo imagina uno más con un gorro de piel que con un casco, pero, la verdad, también los usaban. El casco era recto en la parte inferior excepto por una pequeña visera en la parte frontal, pero su diseño recuerda mucho a los cascos de combate modernos. Sin embargo, no puede darse a los soviéticos el mérito de esto ya que ellos se basaron en un casco checoslovaco para lograrlo.

FRANCESES

118

El casco francés es un anacronismo de la guerra y una muestra más de lo despistados que estaban los militares. Viéndolo, uno cree estar observando un casco de la Primera Guerra Mundial con esa "cresta" en la parte superior que lejos de reforzar el casco incrementaba el efecto de entalladura favoreciendo la penetración de las balas enemigas. Afortunadamente para los soldados franceses, tras 1940, fueron equipados con cascos británicos (para las tropas de la Francia Libre en el Norte de África) o estadounidenses (en Francia tras el desembarco de Normandía).

JAPONESES

120

Los japoneses utilizaron un casco con unas líneas muy similares a los cascos que pudieron verse en la Guerra Civil Española. Tenía visera alrededor de todo el casco con un encuentro curvo con el casco. Aparentemente, parece un casco intermedio entre el modelo alemán y estadounidense.

CHINOS

Para finalizar este repaso a los cascos de las naciones principales de la Segunda Guerra Mundial, comentar que el casco chino era muy similar al alemán. Esto no es sorprendente ya que los chinos compraron y adquirieron mucho material alemán en los primeros años del nazismo. Naturalmente, dentro del mal endémico que acosaba al ejército chino, estos no fueron los únicos cascos usados y las tropas nacionalistas (concretamente la Fuerza X e Y) dispuso de equipo Aliado (británico y estadounidense). Las tropas comunistas, por otro lado, sólo tenían los cascos que podían capturar a los chinos o a los japoneses. Y, aún así, nunca en un número muy elevado.

 

 

Siguenos:




Sombra por dentro

Tweets sobre '#sombrapordentro'

Próximos eventos  

I Bellota Con 

28/01/2018


Cita

«Verde, superverde.»

Gigi Ciccerone