Exo
 Ayudas
    Afición (60)
    Ambientación (287)
    Reglas (187)
    Equipo (230)
    Sucesos (205)
      Tramas
    Aventuras (136)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


sábado, 30 de mayo de 2020


 

>>Vettera.

>>Ministerio de Defensa.

>>>Hoy.

- "Soy demasiado viejo para esta mierda" - pensó el almirante Cunningham mientras se acomodaba, como en tantas otras ocasiones, en la silla de la sala de reuniones para otra reunión crítica para la seguridad de la República. La sala estaba, como siempre, atestada de asesores militares, analistas de inteligencia y expertos en galactopolítica. Todos ellos ansiosos por mostrarle cuán versados y competentes eran en sus respectivos campos.

Su dolor de espalda era especialmente agudo esta mañana. Ahí, justo entre los omóplatos. Era el lugar por donde había entrado la maldita bala hacía ya tantos años. Siempre le dolía en esta época del año. Un fastidioso dolor sordo y pulsante, que le ponía de un humor de perros; sobre todo porque los malditos matasanos le aseguraban que todo era psicosomático… ¡Qué demonios sabrían ellos! Solo los viejos soldados saben que las heridas de guerra nunca terminan de sanar…

El almirante arrinconó el dolor en una esquina de su cerebro y centró de nuevo su atención en la persona que tenía la palabra en ese momento, un hombre con bigote que vestía una chaqueta de color negro. En ese momento Cunningham no recordaba su nombre, pero le daba lo mismo. Había conocido a cientos como él. Se trataba del típico chupatintas del SSR. Uno de esos que hablan jactanciosamente de datos, cifras y probabilidades, pero que jamás ha tenido un caza enemigo en el punto de mira ni se había jugado el pellejo en defensa de la República. Uno de esos tipos que nunca dejan de mirar de reojo el dataóptico mientras hablan contigo. El almirante los odiaba.

El hombre hizo una pequeña pausa para beber un sorbo de su vaso de agua y continuó.

- Esta información procede de nombre en clave: Brighella, uno de nuestros mejores espías en Tyran, infiltrado en la estructura militar del Imperio - dijo con tono ligeramente nervioso -. Lo que van a ver, caballeros, aún no ha sido filtrado a la prensa, ya que esta "Ley de Reforma de las Fuerzas Armadas del Imperio Tyrano" no será publicada oficialmente hasta dentro de unos días. Nuestro agente ha logrado acceder a este borrador, el cual ha circulado entre los oficiales tyranos de alto rango durante las últimas semanas.

El hombre tocó un mando situado ante ella y una pantalla se iluminó a sus espaldas, mostrando un complejo organigrama y datos estadísticos de los efectivos militares tyranos. Se aclaró la garganta carraspeando antes de continuar.

- Hasta hace pocos años, el modesto ejército tyrano era estrictamente profesional, y solo realizaba levas en tiempo de guerra. Existían cursillos militares para la población civil de la casta manual, pero eran voluntarios y no muy populares.

» Sin embargo, durante los últimos cinco años el ministro de Defensa Nikita ha incentivado la creación de milicias planetarias de voluntarios. Estas milicias eran diferentes al servicio militar voluntario tanto por su vocación de permanencia como porque estar formadas por individuos de todas las castas. Muchos miembros de las castas desfavorecidas se incorporaron a ellas, ya que fue visto como una forma de prosperar y trabar contacto con individuos influyentes de otras castas superiores con ideas afines a las suyas. Es decir, con otros simpatizantes de las ideas de Fa.Ra.Li.

El hombre tocó otro botón y la imagen del fondo cambió para mostrar un texto ligeramente borroso. El almirante Cunningham pensó durante un instante que le recordaba a las antiguas "fotos inertes" de la antigüedad, de esas que se fijaban sobre papel. El dibujo esquemático de una antorcha negra encabezaba el documento.

El analista movió la mano sobre los mandos y las imágenes comenzaron a desplazarse en lenta sucesión, mostrando varias páginas de texto: un texto articulado, patrones de uniformes militares y tablas llenas de estadísticas.

- Esto que están viendo en primicia, caballeros, es una filtración del borrador del último proyecto legislativo de Nikita, el cual será aprobado y publicado en cuestión de días. Se trata de una reforma legislativa integral, que unifica todas las milicias planetarias en una única estructura: el denominado "Somatén de Tyran", o SOTYR.

[…]

- Al amparo de estas reformas, los viejos militares de carrera han pasado a formar el núcleo duro del ejército, mientas que la nueva institución, el SOTYR, se ha convertido en el grueso de las tropas, que han incrementado exponencialmente su número. En otras palabras, ha sucedido lo que llevábamos temiendo tantos años: la sociedad tyrana se ha militarizado y ha creado un ejército estable, con un potencial comparable al de las demás naciones galácticas.

[…]

Vigilamos el fuego - lema del SOTYR

Vigilamos el fuego. - lema del SOTYR.

Veinte minutos más tarde…

El humor de Cunningham no había mejorado. No solo las últimas noticias recibidas desde Tyran eran pésimas, sino que el dolor de su espalda se había intensificado. Ahora tenía la palabra la comodoro Beloki, máxima responsable del DIE (la división psi de la Inteligencia Naval), quien tenía la palabra. La mujer lucía en su uniforme una insignia romboide, que la identificaba como militar y psiónica. Al igual que muchos otros militares, Cunningham no tenía demasiada confianza en los "doblacucharas" del DIE, pero admitía que la mujer tenía arrestos, probablemente más que la mayor parte de los presentes en la sala. Resoplando, volvió a concentrarse en el tema de la reunión.

- El SOTYR está formado por voluntarios y comandado por el oficial en jefe de todo el Somatén, un miembro del Estado Mayor al que la norma de creación otorga el rango honorífico de "primer mariscal".

[…]

- Aunque no disponemos de información contrastada al respecto, entre los oficiales de la Armada tyrana se rumorea que el primer elegido para ocupar el cargo de Primer Mariscal será un militar de carrera de alto rango. Según la información que hemos recibido de Brighella, entre los viejos militares tyranos el nombramiento como Primer Mariscal es percibido como una forma de jubilación honorífica, así como una forma de apaciguar a los miembros de la Armada más tradicionalistas que se sienten amenazados por las reformas. No hay que olvidar que estos cambios posibilitarán que individuos de las castas más bajas puedan, en un futuro, llegar a alcanzar la escala de oficiales, algo que hasta ahora resultaba impensable.

[…]

» En realidad, nada más lejos de la verdad, puesto que este cargo no solo se integrará plenamente en la plana mayor de la Armada de Tyran, sino que responderá exclusivamente ante el propio Presidente del Imperio. Por lo tanto, podemos considerar que, en la práctica, el ocupante de este nuevo cargo será, partir de ahora, el líder supremo de toda la Armada tyrana, con una capacidad de autonomía jamás vista anteriormente.

[…]

» Un equipo de "nuestros analistas especializados" al que hemos puesto a trabajar en este tema ha determinado que la persona con más posibilidades para ser nombrado Primer Mariscal del SOTYR es el general Paav Laira, un aristócrata procedente de la infantería espacial tyrana, y una mente militar privilegiada, según aquéllos que le han conocido personalmente.

En esos momentos pudieron oírse algunos murmullos quedos en la sala, evidenciando la desconfianza que el uso de los llamados "poderes psiónicos" generaba entre los humanos, abrumadora mayoría racial entre los presentes.

Ignorando los murmullos, la comodoro Beloki pulsó uno de los mandos y una imagen holográfica se proyectó desde el centro de la mesa, mostrando la imagen de un maduro varón tyrano de rostro adusto.

- Esta imagen fue tomada en Velder durante una parada militar el año pasado. Tienen un dossier completo sobre el geneal Laira en sus pantallas de datos. Por desgracia no disponemos de mucha más información sobre él. Es un hombre de lo más discreto, aunque sin duda brillante y, posiblemente, un ferviente simpatizante de las ideas de Nikita. No creemos que el presidente Nikita vaya a escoger como Primer Mariscal a alguien que no sea "de su cuerda", si me permiten la expresión.

[…]

Entre otras cosas resulta impresionante el hecho de que Laira haya recibido en catorce ocasiones la Luz Negra, la distinción tyrana por haber sido herido durante una acción militar.

[…]

Veinte minutos después.

Ahora era la coronel Erina Cassa quien hablaba. Una bella mujer tyrana con ojos de color amatista, una de los militares tyranos de mayor rango de toda la Armada de la RFP. Cassa era también una experta en la sociedad del imperio Tyrano, motivo por el cual había sido convocada a esta reunión a pesar de su insuficiente acreditación de seguridad. Cunningham conocía su historia: aunque nacida en Xeo-3, dentro de las fronteras de la RFP, tras la trágica muerte de sus padres había pasado parte de su infancia y juventud en Velder, en las posesiones de su familia paterna, una de las más ricas e influyentes del imperio. Se decía que la indomable Erina había huido de regreso a la RFP poco antes de su boda de conveniencia, acordada por sus tutores con un miembro de otra influyente casa nobiliaria tyrana al que ni siquiera conocía.

Cunningham resopló de nuevo. El dolor de su espalda iba en gradual aumento. Además, hacía un rato el almirante había comenzado a sentir un molesto hormigueo en los pies. Comenzó a preguntarse si habría cogido algún tipo de gripe ¡Maldita sea! Estar enfermo era algo que no podía permitirse en este momento. Sabía que no tenía que haberle estrechado la mano al embajador de Verea en la cena diplomática de anoche ¡Todo el mundo sabe que los marbagan nunca se lavan las manos después de ir al retrete!

La coronel Cassa continuó exponiendo los datos que aparecían en la pantalla.

- A partir de ahora, cada mundo, colonia y enclave tyrano dispondrá de su propio somatén. El Primer Ministro o Prefecto de cada planeta será el comandante en jefe del mismo. En tiempos de guerra u otra crisis grave que amenace la integridad territorial de Tyran, el Gobierno central podrá poner bajo control directo del Primer Mariscal la totalidad o parte de los SOTYR. Para ello "imperializará" cuantas unidades precise, las cuales pasarán a convertirse, a todos los efectos, en brigadas, divisiones, legiones, etc. del Ejército tyrano hasta que sean desmovilizadas. Igualmente, las naves se integrarán plenamente en la estructura de la Armada, siendo asignadas a una de las Flotas o bien formando sus propias estructuras independientes.

[…]

- El decreto de creación de los SOTYR autoriza al Primer Ministro o Prefecto (en este último caso con la autorización expresa del Primer Ministro competente) de cada colonia para activar y emplear las tropas de sus respectivos SOTYR, con el fin de restablecer el orden público en situaciones de crisis (disturbios violentos y graves alteraciones del orden público que la Policía no pueda controlar por sí sola), así como para socorrer y brindar seguridad en caso de que se produzcan desastres naturales. Excepcionalmente, también podrán emplearse para apoyar a la Policía en operativos puntuales contra la delincuencia organizada, elementos piráticos y, lo que sin duda es el punto más problemático de todos, contra aquéllos considerados "terroristas, sediciosos y traidores al Imperio". Una laxa definición que puede abarcar la más mínima disidencia política o ideológica con el régimen de Nikita.

» Como he comentado, en cada planeta y protectorado tyrano el Primer Ministro del planeta o Prefecto es considerado el comandante en jefe de cada SOTYR, pero este hecho solo pretende crear la ilusión de que el Somatén está subordinado a la autoridad civil local. En la práctica, el jefe operacional y el verdadero poder está en manos de otro cargo: el "Adalid del Somatén de Tyran", o simplemente "adalid", un puesto de nueva creación cuyo nombramiento corresponderá al Gobierno central, y que ostentará el rango de Coronel o superior, en función del número de habitantes del mundo o protectorado. […] Además de ser la autoridad militar de más alto rango del SOTYR en cada planeta, la ley señala expresamente que el Adalid quedará incorporado como miembro nato del gabinete de gobierno de la autoridad civil local, con derecho a voz pero sin voto. Esto, en la práctica, implica la intrusión del poder militar en la, hasta ahora, estrictamente civil estructura política tyrana. Esto, señores, se trata de un indiscutible giro hacia una abierta política belicista, y un portazo al tradicional pacifismo tyrano. Aun más, la ley señala que, en caso de que un gobernador actúe con notoria negligencia o adopte decisiones que supongan un grave perjuicio para Tyran, el adalid está autorizado para realizar una petición al Gobierno Central, con objeto de que le sea concedido permiso para adoptar "cuantas medidas sean necesarias para rectificar dicha situación, incluyendo la suspensión temporal de la autonomía local planetaria".

[…]

Diez minutos después…

El dolor era cada vez más agudo. Cunningham había comenzado a notar que las gotas de sudor le corrían por la espalda.

Hizo una leve señal a su asistente, que permanecía de pie tras él. El joven teniente se acercó y Cunningham le susurró algo al oído. El joven abandonó la sala.

Ahora era el turno del especialista en logística, el comandante Eris Bollocks. Era un hombre alto y fornido, de aspecto desmañado y extremadamente velludo, lo que unido a su carácter campechano le había ganado el sobrenombre de "papá oso" entre la tropa. "Papá oso" había demostrado su valía cuando logró rechazar un abordaje verriano al RFP Carranza durante la batalla de la Nebulosa de la Guadaña. El entonces capitán Bollocks se puso personalmente al frente de los inmos de la nave después de que sus superiores hubieran quedado atrapados en una sección despresurizada. Esta hazaña le ganó una condecoración, la primera de varias. Cunningham lo conocía bastante bien y le respetaba. Incluso podría decirse que le estimaba.

Bollocks era también un reconocido especialista en xenoarmamento, con profundos conocimientos de la tecnología bélica tyrana, verriana y sheller.

Al contrario de lo que sugería su rudo aspecto, la voz de Bollocks sonaba suave y ligeramente nasal.

- El armamento, vehículos y demás equipo de los reservistas del SOTYR es el estándar de la Armada Tyrana, incluidos los aerotanques, la artillería pesada y las naves atmosféricas. Si bien, es de suponer que, debido a la escasez de recursos, durante unos cuantos años el equipo será sacado de viejos arsenales en proceso de renovación y estará más anticuado. Las insignias, emblemas y uniformes también son los mismos que los de la Armada Imperial, si bien al uniforme se añade un brazalete con la imagen de una antorcha negra (que indica que pertenecen al SOTYR) y el nombre de su planeta de origen. Por supuesto, en caso de igualdad de rango entre dos militares, el miembro de la Armada tiene prevalencia sobre el del SOTYR.

[…]

El decreto de creación establece que el Ministerio de Defensa supervisará al SOTYR de los planetas, con el fin de asegurarse de que el adiestramiento de todo el personal alcanza los objetivos de excelencia fijados, así como para garantizar que se hace un uso adecuado de los arsenales y el equipo suministrado.

[…]

Los miembros del SOTYR solo prestarán su servicio algunos fines de semana al mes (entre uno y todos, en función del destino) y dos semanas completas al año para realizar cursillos de "reciclaje". Esto les permitirá llevar una vida civil normal y desempeñar empleos en el sector privado. Sin embargo, cuando sean "activados" se convertirán en soldados a tiempo completo. La ley recoge ciertas excepciones a éste régimen de servicio: se trata de aquellos puestos tan especializados que por la naturaleza especialmente compleja, ya sea técnica o de otra índole, deben entrenarse a tiempo completo: operadores de armamento, pilotos, tecnos de defensa espacial, naves aéreas, etc. que tienen que entrenarse de forma constante y realizar labores de patrulla.

[…]

Cinco minutos después…

El dolor de la espalda seguía agudizándose, hasta el punto que ahora casi le costaba mantenerse centrado en la conversación, ¿Dónde se habría metido su asistente? Hacía ya un rato le había enviado a buscarle un maldito analgésico.

En este momento era un general de la Armada quien llevaba la voz cantante, el general Degosse. Cunningham había coincidido con él en muchas reuniones y le consideraba un hombre serio y competente, aunque carente de imaginación. Degosse se ocupaba de hablar de cuestiones menos políticas y más estratégicas:

- Seré breve. En cada planeta tyrano - dijo el hombre con voz ronca -. El SOTYR se dividirá en cuatro brazos: el "Mando de fortalezas", la "Defensa espacial", el "Cuerpo de reservistas voluntarios" y el "Tercio de reserva":

» El Mando de fortalezas de cada planeta comanda tanto las estaciones orbitales de uso militar como las rejillas de defensa planetarias. Dichas rejillas están formadas por satélites y drones armados, ya sea dirigidos por control remoto o completamente automatizados, y tanto geoestacionarios como móviles. La mayoría de sus miembros son tecnos o ingenieros civiles, con escasa o nula experiencia en combate.

» En segundo lugar, la Defensa espacial incluye los escuadrones de cazas espaciales de cada planeta. Sus miembros suelen ser expilotos de la Armada que han sido retirados del servicio en las Flotas, ya sea debido a su edad o bien por haber sufrido una herida o dolencia que merma parcialmente sus habilidades pero que no los incapacita para su trabajo. Debido a las necesidades de este servicio, los pilotos de Defensa espacial desempeñan su misión a tiempo completo. Por lo general, los pilotos de Defensa espacial pilotan viejos cazas Virel básicos, pero no por ello conviene desdeñarlos: muchos de ellos son pilotos experimentados con muchos minutos de combate real a sus espaldas…

La puerta de la sala se abrió. Cunningham agradeció a todos los dioses que por fin apareciera su maldito asistente. El hombre le pasó una pequeña pastilla blanca. El almirante la ingirió inmediatamente y bebió un vaso de agua de un trago.

Degosse, que había dejado de hablar durante unos instantes, prosiguió:

- El grueso de la tropa está formado por el "Cuerpo de reservistas voluntarios", en el que puede alistarse cualquier ciudadano tyrano de los planetas bajo tutela imperial. La mayoría de los miembros activos son civiles que reciben adiestramiento dos fines de semana al mes en técnicas básicas de infantería. Los reservistas no son soldados profesionales, aunque algunos lo han sido. Según la norma de creación del Somatén, los reservistas no deberían ser enviados a combatir fuera de su sistema solar, pero sí que podrían ser movilizados excepcionalmente en caso de que Tyran fuera invadido o entrase en guerra contra una nación extranjera. Se supone que, en general, se limitarán a realizar tareas de protección civil o, excepcionalmente, de apoyo a la Policía local.

» Los reservistas voluntarios son también los encargados de pilotar y mantener los vehículos blindados y naves de la fuerza de defensa: los aerotanques, cazas atmosféricos, lanzaderas, transportes rápidos de tropas… Algunos de estos vehículos requieren mayor especialización y los encargados de pilotarlos son reservistas a tiempo completo.

[…]

- Por último tenemos la principal novedad de esta ley: el "Tercio de reserva". La nueva doctrina militar tyrana dicta que en todo momento debe existir una reserva de naves de línea igual a 1/3 del tonelaje total de toda la Armada. De este modo, las posibles naves que sean destruidas durante un conflicto pueden ser rápidamente sustituidas por otras que, aunque anticuadas, "cierren la brecha" mientras se construyen nuevos reemplazos.

[…]

» La línea de flota del Tercio de reserva está formada por viejas naves retiradas de las flotas. Se trata de naves que han quedado anticuadas o que han resultado muy dañadas pero siguen siendo operativas. Las tripulaciones están integradas por viejos veteranos de la Armada, pero entre ellos también hay un popurrí de antiguos tripulantes civiles, mercantes jubilados, etc.

» A pesar de que se supone que el remoquete es una referencia a la antigüedad de las naves que lo forman, lo cierto es que la edad media entre los reservistas del Tercio de reserva es muy elevada, motivo por el cual esta flota ya ha sido apodada "el tercio viejo" por los oficiales jóvenes.

» Por lo general, las naves de la línea de flota del SOTYR son fragatas de la clase Tyran, destructores Gara o Derel y el esporádico acorazado Entellion. En general, se limitarán a orbitar su puerto-base, aunque también deberán realizar maniobras conjuntas con la Armada una o dos veces al año. En el caso de que Tyran entrase en guerra y las viejas naves de línea del Tercio de reserva fueran necesarias para sustituir a las destruidas, se supone que se formarían nuevas tripulaciones de la Armada para hacerse cargo de las mismas. Solo en caso de extrema necesidad serían movilizadas las tripulaciones de reserva.

» Es de esperar que la tarea que más frecuentemente realizará el Tercio de reserva es llevar a cabo labores de patrulla pasiva de su propio sistema solar, así como la ocasional acción antipiratería y de vigilancia aduanera. En estas acciones no se emplean las grandes naves de la línea (lo que sería demasiado caro) sino naves de bajo y medio tonelaje (patrulleras, pinazas, corbetas e incluso el ocasional portanaves ligero). En cuanto a este tema, según los datos recopilados por nuestros puestos de escucha remota… Emmm… ¿Almirante? ¿Se encuentra bien, señor? No tiene usted buena car…

Repentinamente, el almirante Cunningham se desplomó de su silla con el rostro congestionado, mientras comenzaba a echar espuma por la boca. Las personas que tenía al lado se quedaron heladas, pero la comodoro Beloki reaccionó casi inmediatamente.

- ¡Rápido, avise a un médico! - gritó al comandante Bollocks mientras se colocaba a horcajadas sobre el almirante y le abría la camisa para comenzar a hacer un masaje cardiaco -. ¿Dónde está ese maldito asistente? ¡Está sufriendo un ataque al corazón!

[Trama Aurora]


 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«No necesitamos una razón, nosotros somos la razón.»

Almirante Cunningham