Exo
 Ayudas
    Afición (64)
    Ambientación (295)
    Reglas (196)
    Equipo (238)
    Sucesos (212)
      Tramas
    Aventuras (143)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


viernes, 22 de enero de 2021


 

Corbeta clase Ayala

Desde tiempos de Ipalw Izkai, cada uno de los planetas sheller que así lo viera conveniente ha sido libre de crear y mantener su propia flota naval, organizada según los criterios, posibilidades y necesidades de cada Iwati. Excepto en tiempo de guerra (y hasta ahora nadie ha sido tan estúpido como para luchar dos veces contra los sheller), estas flotillas solo tenían una única misión: patrullar las rutas comerciales y mantener a raya al esporádico grupúsculo pirático o secta de herejes, por lo que nunca fueron demasiado numerosas. Sin embargo, desde hace unos años los sheller se están rearmando debido al silencioso conflicto que mantienen con el Imperio Iroiendi.

Durante mucho tiempo, la auténtica potencia de la armada sheller fue desconocida para el resto de naciones. En general, los sheller tienden a construir naves multifuncionales que pueda utilizarse tanto como portanaves como destructores o incluso acorazados. Los sheller no son una especie que se caracterice precisamente por hacer las cosas a medias. A nadie sorprende pues que, por lo general, sus naves de guerra hayan sido, o muy grandes (como las Ipalw, las Izeliel y las Ferel) o muy pequeñas (como las Olivan o las Auro). Y es que con los sheller nunca hay términos medios: si una nave sheller ha sido concebida para la guerra, se puede estar seguro de que será capaz de llevar a cabo su función hasta las últimas consecuencias. A pesar de esta tradicional tendencia, desde comienzos de la guerra contra los iroiendi, esto ha cambiado: los sheller han seguido las recomendaciones de sus aliados de la RFP y, de unos años a esta parte, están construyendo naves de menor tamaño, pero muy rápidas y bien armadas, para enfrentarse a los iroiendi en el interior de su territorio.

La corbeta clase Ayala es uno de los resultados de este esfuerzo bélico. Han sido diseñadas por el respetado erel Irrinai Bashar, miembro del Iwati de Qualer e ingeniero-jefe del Departamento de Diseño del mayor astillero existente en todo el Pueblo Sheller. Fueron bautizadas con dicho nombre en honor al actual Presidente de la RFP (en agradecimiento por la ayuda prestada durante la crisis de la "Muerte Roja" de Grendell IV). Se trata de naves extremadamente rápidas y ágiles, capaces de entrar, golpear duro y volver a saltar al subespacio antes de que el enemigo tenga oportunidad de reaccionar. Sin renunciar del todo a la filosofía sheller de crear naves multifuncionales, el diseño de la Ayala es realmente novedoso, puesto que está dividida en tres secciones capaces de separarse y actuar independientemente (aunque a costa de parte de sus prestaciones).

Las Ayala suelen actuar como nave insignia de los recientemente creados "Iwati de combate", grupos de entre tres y siete sheller especializados en diversos campos de lo bélico: uno o más oficiales de flota expertos en guerra naval, un veterano piloto de cazas, un curtido oficial de infantes, un antiguo malambralin y un ducho ingeniero-zapador. Por supuesto, todos los miembros son del mismo rango, puesto que las clásicas jerarquías militares resultan superfluas entre sheller que han llegado tan lejos recorriendo el Camino (los Iwati de combate adoptan sus decisiones a la manera sheller, por rápido consenso).

Los Iwati de combate están al mando de los "grupos de combate", también conocidos como Terek-Ori ("grupo salvaje" o "partida salvaje" en abriati arcaico). Se trata de flotillas formadas por naves ligeras pero bien armadas y muy, muy rápidas (tipo patrullera Victoria) que han sido formadas ad hoc para realizar incursiones relámpago y actuar alejadas del resto de la flota durante largos periodos de tiempo. Los "grupos salvajes" actúan de forma semi-autónoma del resto de la flota sheller, motivo por el cual los Iwati de combate están plenamente capacitados para adoptar decisiones estratégicas y tácticas sobre el terreno. Estas naves sirven de vanguardia de la Flota, explorando por delante, hostigando y señalando objetivos enemigos a las grandes naves de línea.

Una práctica habitual es que una corbeta Ayala lidere un grupo salvaje, entrando en el espacio real y separando sus módulos de babor y estribor para atacar dos objetivos de forma simultánea mientras los cazas dan cobertura a la misión o protegen la sección central (en donde se encuentra el motor subluz). Tras cumplir su objetivo, los módulos separados se reúnen de nuevo con la sección central para saltar lejos del alcance enemigo. En ocasiones, el ataque solo es una mera distracción para que los infantes se infiltren en una base enemiga con el objetivo de sabotearla desde dentro, recabar información, etc.

Los analistas militares de la RFP estiman que, actualmente, cerca de una docena de Terek-Oris se encuentran en Alfeirón, y que otra docena más se encuentra de camino (aunque los refuerzos han sido retrasados por el inesperado estallido de la guerra civil entre verrianos y xenfer).


Corbeta Ayala

Corbeta clase Ayala

Longitud: 248

Envergadura: 433

Altura: 115

Autonomía: 14 meses y 8 saltos

Armamento:

· Proa superior: 2 AI25 en los módulos de estribor y babor

· Proa inferior: 2 EM100 en los módulos de estribor y babor

· Popa superior: 1 AI25 en cada módulo

· Popa inferior: 1 AI25 en cada módulo

· Estribor: 3 AI25 en los módulos de estribor y babor

· Babor: 3 AI25 en los módulos de estribor y babor

· 1 ala de cazas auro o cazabombarderos (11 naves) a elección del Iwati al mando, 1 lanzadera de enlace y 1 lanchón de desembarco (todos los hangares están en el módulo central).

Dotación: 36 tripulantes, 1 Derekus (1.000 infantes, incluyendo al menos una unidad malambralin), 18 pilotos y 33 técnicos.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Tengo el presentimiento de que este pacto con Moscú será funesto para el Nacionalsocialismo.»

A. Rosenberg