Exo
 Ayudas
    Afición (64)
    Ambientación (297)
    Reglas (197)
    Equipo (239)
    Sucesos (213)
      Tramas
    Aventuras (144)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


martes, 2 de marzo de 2021


 

Girocóptero policial de rotor vertical (GPRV)

Girocóptero policial de rotor vertical (GPRV)

Los GPRV son los vehículos de patrulla e intervención rápida usados por el CPPV (Ver), una visión frecuente en los cielos de Vettera. Se trata de un vehículo híbrido entre un helicóptero y un aerodeslizador, capaz de mantenerse en el aire casi indefinidamente gracias al uso de su rotor vertical, pero que también puede moverse a gran velocidad.

Normalmente, los GPRV se sustentan en el aire a velocidades de vuelo muy lentas, patrullando la zona que le ha sido asignada y sin posibilidad de sostenerse inmóviles en el aire, puesto que aprovecha las corrientes de aire para generar la sustentación. Este sistema resulta energéticamente muy económico, lo que permite que estas naves estén casi indefinidamente en servicio activo tras apenas unos minutos de mantenimiento entre vuelo y vuelo. Solo en caso de respuesta a una llamada o incidencia se activa el sistema motriz principal, permitiendo al GPRV moverse tan velozmente como cualquier otro aerodeslizador.

La dotación de los GPRV consiste en dos tripulantes: un piloto y un oficial de comunicaciones/artillero, que se ocupa de vigilar los sensores así como de operar el armamento del mismo, que consiste en un lanzagranadas antivehículos (daño tipo VI, munición 100) así como dos misiles aire-aire (daño tipo VII) y una torreta ventral con un cañón pesado antipersona (daño tipo III, munición 1500 proyectiles).

Además, el GPRV es capaz de transportar un máximo de dos prisioneros en su estrecho cubículo posterior o bien hasta 300 kg. de carga útil.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Solo soy un nuevo enfoque para un viejo conflicto.»

La Voz