Exo
 Ayudas
    Afición (64)
    Ambientación (297)
    Reglas (197)
    Equipo (239)
    Sucesos (213)
      Tramas
    Aventuras (144)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


martes, 2 de marzo de 2021


 

Clase Vampira

Clase Vampira

La clase Vampira es una de esas naves que desafían las clasificaciones habituales. La doctrina naval la define como una nave de exploración militar, algo a medio camino entre un caza y una exploradora civil.

Diseñada en el año 3236 por la actualmente extinta corporación Astilleros Korolov, desde hace unas tres décadas la poseedora de la patente de fabricación es Industrias CSR, que solamente las fabrica bajo pedido y en número muy limitado. Hasta el final de la 2ª guerra Verriana se fabricaron medio millar de unidades para la Armada de la RFP, de las cuales siguen en servicio algo menos de doscientas. Los grupos operativos de vampiras no están asignados a ninguna de las flotas, sino que forman una fuerza independiente que responde directamente ante el servicio de Inteligencia militar de la RFP. Durante la 2ª guerra Verriana, estas naves sirvieron como naves de infiltración y vigilancia en el interior del espacio verriano. Intrépidas tripulaciones se introdujeron en territorio enemigo durante semanas o meses para conseguir información vital acerca de los movimientos de las fuerzas verrianas. Muchos de ellos nunca volvieron.

Tras la guerra, la misión oficial de las vampiras que continúan en servicio ha sido patrullar las fronteras de la República. Sin embargo, es un secreto a voces que siguen realizando misiones de reconocimiento en el territorio de otras naciones. Tras el advenimiento de los iroiendi, la Inteligencia militar de la Armada envió una docena de vampiras a Alfeiron, de las cuales solamente regresaron cuatro. Desde entonces, el Alto Mando ha enviado dos o tres más cada año, y es gracias a ellas que se posee la escasa información de que se dispone acerca de la zona iroiendi. La tasa media de supervivencia de estas naves ha sido de un 26.7%.

Las vampiras tienen una dotación de dos personas: un piloto y un oficial de sensores/artillero. Tienen una autonomía de tres meses, aunque resulta extremadamente raro que las misiones sean tan largas, ya que debido al reducido espacio de la nave los tripulantes sufren una gran presión y no es raro que algunas misiones fracasen o tengan que ser abortadas debido a los conflictos que surgen entre ambos tripulantes. Muchos tripulantes de vampiras tienen problemas psicológicos y no es extraño que, durante las misiones prolongadas, se mediquen con euforizantes/antidepresivos y empleen otras técnicas de relajación destinadas a facilitar la convivencia y aliviar la tensión. Para ello dispone de algunos lujos que no son habituales en otras naves de exploración militar, como una autococina, un WC completo y una ducha, o una pequeña holoteca.

La típica misión de una vampira es realizar un salto corto tras las líneas enemigas y proceder a realizar labores de escucha (que en el 99% de los casos carecerán de interés), esperar varios días por si captan alguna señal, registrar en el diario de a bordo todo lo que encuentren y saltar a otro sistema adyacente para repetir la operación. Si encuentran algo especialmente interesante, al marcharse pueden desplegar su satélite-espía, que transmitirá todo lo que capte al alto mando vía EPR. Si ha sido programado para ello y una nave que carezca del código correcto se acerca al satélite, éste se autodestruirá para borrar toda evidencia del espionaje. Si es la vampira quien es descubierta y se enfrenta a oposición armada, se espera que huyan, ya que la información que puedan conseguir es mucho más valiosa que el hecho de que abatan una o dos naves enemigas.


Nombre: Vampira

Tipo: nave-espía

Nacionalidad: RFP

Armas: Lp

Blindaje: 20

Cabina: 2

Carga: -

Maniobrabilidad: 3

Motores: 10

Estructura: 13

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Que dios se apiade de mis enemigos, por que yo no lo haré.»

General Patton