Exo
 Ayudas
    Afición (61)
    Ambientación (289)
    Reglas (190)
    Equipo (233)
    Sucesos (207)
      Tramas
    Aventuras (138)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


martes, 4 de agosto de 2020


 

[Aparece la carátula de Extrema Noticias y la cortinilla musical da cierto ambiente de urgencia a lo que va a venir después.]

Extrema Noticias

Especial informativo desde el planeta Ilib...

Permanezcan atentos a sus pantallas...

[Dos anuncios publicitarios: el primero nos promete tener una experiencia increíble si usamos el dataóptico Iran20K, el dataóptico de los campeones; el segundo nos muestra un sueño erótico para féminas en forma del aerocoche Adrián 20 GTT, el vehículo que los vuelve locos. Tras los anuncios, aparece el serio rostro de Marcus Powel. Es raro que el dueño de la agencia de noticias presente de forma personal un avance de noticias, pero su inexpresiva cara atrae al espectador a la pantalla.]

Buenos momentos, holovidentes. Cómo todos ustedes saben, en las últimas semanas, han llegado diversas informaciones sobre un posible genocidio en el sistema Ilib y como también recordarán, dicho sistema, gobernado por representantes del movimiento radical Fa.Ra.Li, había declarado su independencia del Imperio Tyrano. El bloqueo informativo al que el gobierno tyrano sometió sus actos en Ilib ha sido uno de los mayores atentados contra la libertad de prensa de los últimos años y, por ello, en la agencia de noticias Extrema nos planteamos el reto de informar de lo que estaba pasando en Ilib a cualquier precio. Lo que hoy le vamos a mostrar es una crónica de nuestro enviado especial a la zona. Les avisamos que las imágenes contienen cierta dureza y que, posiblemente, no deseen que sus hijos las vean...

[Nueva cortinilla del programa con la aparición del anuncio de una Exo-Cola, la bebida que no le gusta a los iroiendi. Cortinilla y aparece una imagen de la calle de una ciudad. Se ve la espalda de un tyrano vestido con ropas negras. De repente, se detiene y se gira hacia la cámara, la calle tras él está vacía.]

...ayer llegué al planeta Ilib gracias a la colaboración de uno comerciantes que no mencionaré para proteger su identidad. No fue fácil superar el bloqueo espacial, pero, al final, me dejaron a algunos kilómetros de la ciudad. He tardado dos días en llegar hasta aquí, hasta Culdrun, andando y en todo ese tiempo, no he visto a nadie. Las calles, la ciudad y el planeta parecen desiertos. He encontrado vehículos abandonados en medio de la calle, comercios abiertos y la sensación de que aquí ha pasado algo muy desagradable...

[La cámara avanza siguiendo al reportero y ambos entran en lo que parece una tienda de ropa. La tienda está vacía, pero en el suelo se ven algunas prendas. El comerciante se agacha junto a una de ellas y la levanta. Una mancha de sangre oscura le asusta y aunque intenta guardar la compostura, sigue con el rostro desencajado cuando mira a la cámara]

No podemos imaginar lo que ha sucedido aquí, pero ha debido ser terrible...

[Un ruido en el exterior llama su atención, gira la cámara a la calle, pero poco después la cámara desciende hasta ocultarse tras un mostrador. Se ve el rostro del reportero, asustado, manipulando con cuidado un teclado virtual en su antebrazo. La cámara gira lentamente, avanza por el suelo y medio oculta por prendas de ropa, muestra la calle. Por ella se ve pasar tres pares de piernas metálicas. Su ruido seco es rítmico, como si patrullaran; la imagen no permite ver el modelo, pero la boca de sus armas, un cañón rotatorio de tres ánimas, aparece y desaparece ocasionalmente del encuadre. El ruido se aleja y la cámara vuelve a levantarse y enfocar al periodista.]

Nos hemos topado con alguna de estas patrullas en el interior de la ciudad. Van en grupos de tres unidades y se trata de robots con dos brazos armados. Alguna vez había visto imágenes de ellos, pero en vivo son mucho más atemorizadores. No sé si su objetivo es defender la ciudad de posibles asaltantes o buscar posibles supervivientes; hasta ahora no he encontrado a nadie a quién hacerle esta pregunta. Por precaución, intento evitarlos. Por ahora he tenido suerte.

[La imagen se oscurece, una cortinilla musical da paso a un anuncio sobre la nueva lotería de Vettera, millones de premios al alcance de un estándar; jugar es de locos y no jugar una locura. Tras este, la imagen muestra una ciudad a oscuras. El periodista habla, pero no se le ve, debe estar detrás de la cámara.]

...caminar por la noche se está volviendo más complicado. Creo que los robots patrullan con sensores de calor, así que he decidido esconderme en una cámara frigorífica del centro comercial, aún está en funcionamiento y espero que eso oculte mi huella de calor. Muevo la cámara de forma autónoma, ya que intento que entre en un gran edificio que he visto al otro lado de la calle. Creo que debe ser un estadio o un auditorio. Si hubiera ocurrido alguna tragedia, sería un buen lugar en el que los supervivientes se reunirían. Sin embargo, hay bastantes robots por la zona. Intentaré que no vean el equipo de grabación...

[La imagen muestra una pared. Los sistemas de enfoque se han fijado en ella y muestran la rugosidad de los materiales; las imágenes de detrás están desenfocadas. De repente, el enfoque cambia y se ve el edificio. Se trata de una especie de huevo, construido de cristal y hierro y apoyado sobre su punta más estrecha. Tiene cuatro entradas y los robots entran y salen de ellas con frecuencia, pero sin regularidad. Se ve que la imagen desciende, al principio lentamente, y luego más deprisa. Cuando llega a media altura del huevo, avanza hacia la pared. Al principio la cámara enfoca la suciedad de los cristales y no se ve nada del interior, pero pronto cambia. Cuerpos, cuerpos hacinados en montículos. Hay millares; todos, a priori, parecen tyranos. El suelo está lleno de sangre y esa misma sangra desciende pegajosa y lentamente por los cadáveres. Los robots entran, suben por las montañas y depositan un nuevo cadáver antes de marcharse. Su ritmo es metódico, insensible. De repente, el cristal de delante de la cámara se fragmenta en mil pedazos, luego se cae, la cámara enfoca rápidamente sólo para ver un robot, al otro lado del huevo, disparando su arma contra ella. Imagen en negro]

[Anuncios, un banco con un color corporativo cercano al rojo comenta los éxitos deportivos de los equipos que patrocina, dinero para ganar. La imagen sigue en negro un instante, pero luego cambia a una imagen de visión nocturna, todo se ve en tonos verdosos y grises, la cara del periodista da un poco de miedo en esa realidad distorsionada.]

Han destruido mi cámara principal y sospecho que me están buscando. Permaneceré aquí unas horas y luego intentaré salir de la ciudad. Antes subiré a una azotea e intentaré trasmitir las imágenes a la nave. Esto tiene que conocerlo la galaxia. ¡Los están matando a todos! ¡Los están matando a todos!

[Fundido en negro. La imagen muestra la ciudad, posiblemente desde una azotea, las luces del alumbrado público se muestran muy brillantes. El locutor parece manipular una pequeña antena.]

Estoy transmitiendo todas mis grabaciones, incluyendo estas palabras finales, a la nave que me espera cerca del planeta. Calculo que les tardará algunas horas en llegar y espero llegar al lugar de recogida a tiempo.

[Se da la vuelta hacia la cámara. Tiene los ojos muy hinchados y le cuesta hablar con normalidad].

Lo que las autoridades tyranas no querían que supieran es que han llevado a cabo un completo exterminio de la población de Ilib. Todos, todos han muerto a manos de sus máquinas de exterminio. Desde Ilib y para Extrema Noticias, les habló Aldran Carnali...

[Una luz ilumina al reportero y antes de que la cámara se vuelva completamente blanca y deje de emitir se adivina algún tipo de aerocoche militar. La imagen cambia al plató de la cadena y Marcus Powel, con aspecto compungido, se dirige a la audiencia. La cámara se acerca y toma un primer plano]

Aldran Carnali llevaba con nosotros mucho tiempo y desde su ingreso en el equipo de Extrema había firmado alguno de los reportajes más impactantes de nuestra cadena. Se presentó voluntario para ir a Ilib conocedor de los riesgos, pero creyendo que ningún gobierno del mundo tenía derecho a limitar la libre circulación de la información. Estas imágenes nos llegaron hace algunas horas, pero han tardado más de una semana en llegarnos. Aldran no apareció en el lugar de encuentro y a día hoy desconocemos la suerte que ha podido correr; sin embargo, su reportaje, su información, ahora también es de ustedes...

[La cara de Marcus Powel desaparece lentamente mientras es sustituida por el logotipo de la cadena. Cortinilla musical de cierre]

Extrema Noticias

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

 


Cita

«Matemos a todos los alemanes.»

Stalin