Exo
 Ayudas
    Afición (62)
    Ambientación (293)
    Reglas (194)
    Equipo (236)
    Sucesos (210)
      Tramas
    Aventuras (141)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


sábado, 28 de noviembre de 2020


 

Observadores y Custodios

"Observadores" y "Custodios" son los apelativos que reciben dos fenómenos similares, y a la vez muy diferentes, que se dan tanto en el seno de la R.F.P. como en la actual Alianza Oeoniana.

Observadores

"Observadores" es el calificativo que reciben los agentes pasivos del Servicio Secreto de la República. Estos agentes pueden estar en cualquier parte, haciendo cualquier cosa en cualquier momento, ya que los observadores no realizan su trabajo para el SSR a tiempo completo ni mucho menos. Actúan tanto en el ámbito civil como militar.

Su carrera de espías amateur se inicia generalmente cuando aún son bastante jóvenes, casi siempre aún están en la universidad o en los centros de adiestramiento militar, aunque en ocasiones también en reformatorios y otros centros correccionales similares. En realidad ellos no lo saben pero ya hace años que sus nombres fueron incluidos en los masivos bancos de datos del SSR, cuando ciertas subrutinas incluidas en las IAs que evalúan los tests escolares que realizaron durante su niñez los calificaron como "potenciales", ya fuera debido a su inteligencia, a sus habilidades perceptivas o a su notable patriotismo.

Entre todos esos millones de posibles reclutas, el ejército de psicólogos que trabaja para el SSR selecciona a los candidatos a convertirse en agentes a jornada completa. Entre aquellos que son descartados para engrosar las filas de los auténticos agentes del SSR pero cuyo talento no debe ser desperdiciado es entre quienes se escoge a los observadores.

En algún momento del inicio de su edad adulta los futuros observadores son abordados discretamente por alguien que se identifica como miembro del SSR; el reclutador les hace una oferta: colaborar con la seguridad de la R.F.P. mientras continúan con sus vidas. El candidato no debe decírselo jamás a nadie y tiene tres días para decidir si acepta o no el ofrecimiento. Al final del plazo debe dar una respuesta firme, ya que después no habrá vuelta atrás. Durante los tres días de reflexión son sometidos a una intensa vigilancia electrónica por parte del SSR; si el candidato le habla a alguien de lo sucedido no se hace contacto otra vez con él. Además se elimina su nombre de la lista de "potenciales" para incorporarlo a una de "individuos poco fiables". Este estigma le acompañará el resto de su vida, y aunque para la mayoría de la gente no tiene ninguna consecuencia podría perjudicarle si alguna vez su camino vuelve a cruzarse con el del SSR.

Si el candidato acepta, el SSR orquesta algún tipo de situación, accidente o circunstancia que permita que el futuro observador se ausente de su vida normal por un período de seis meses. Lo normal es que este período quede camuflado como "becas de estudio en otros planetas", "un empleo temporal", "una baja médica", "estar haciendo un crucero por la galaxia" e incluso "pasando una temporada a la sombra", dependiendo del caso. A continuación el recluta es trasladado a uno de los centros de adiestramiento del SSR, en donde junto a otros reclutas es adiestrado para convertirse en observador. Durante el período de formación se prohíbe a los reclutas dar su nombre real a sus compañeros, y sus instrucciones son que si en el futuro se encuentran deben actuar como si no se conocieran.

Al terminar su formación, a los observadores solamente se les pide que reanuden sus vidas y que mantengan los ojos abiertos sobre lo que sucede a su alrededor, así como que colaboren con los agentes del SSR que de vez en cuando se identificarán como tales (apodados recolectores). En ocasiones puede que les soliciten que obtengan información sobre algún asunto en concreto, pero no es lo habitual. De hecho, algunos observadores jamás llegan a ser contactados por los recolectores, y cuando lo hacen la información que les pide suele ser tan secundaria y aparentemente irrelevante que parece carecer totalmente de utilidad. Muchos llegan a cuestionarse el valor de la información que proporcionan. Solo los analistas del SSR ven todo el puzzle.


Nueva especialización libre: Observador

Buscar datos 7

Observación 8

Ocultar 6

Artes escénicas 5

Dialéctica 6

Interrogación 6

COSTE: 25 puntos

Custodios

Durante la desintegración del viejo Oeon, muchos de los sistemas que pasaron a integrar la naciente U.P.G. se llevaron consigo gran número de naves, vehículos y tropas que previamente habían pertenecido a las flotas planetarias. En la mayoría de los casos este proceso se dio de forma relativamente incruenta, ya que la inmensa mayoría de las deserciones fueron protagonizadas por los miembros de la oficialidad, quienes aparentemente habían decidido apoyar en masa la secesión (esto ha llevado a algunos analistas a elucubrar sobre la posibilidad de que la secesión formara parte de un plan a largo plazo orquestado por los líderes separatistas). Mientras que la mayoría de la tropa adoptaba una posición neutral en el enfrentamiento o se limitaba a seguir las órdenes de sus oficiales, los escasos mandos y tropas locales que permanecieron leales al Imperio fueron rápidamente eliminados, arrestados u obligados a huir a la Capital.

En Cuetku del '59, el denominado Expediente Tetio, un informe que enumeraba las reformas necesarias para corregir los errores que condujeron a la derrota de la Flota imperial, fue presentado en sesión secreta ante el Comité Supremo. Una de las muchas medidas de reorganización contenidas en dicho informe fue la creación de los denominados "Custodios de la Revolución".

Los Custodios son un cuerpo secreto de militares voluntarios que vigila de cerca a sus camaradas de armas con el objetivo de que las deserciones masivas y la pérdida de naves a manos del enemigo no vuelvan a repetirse en el futuro. Son elegidos por una sección de la Inteligencia Oeoniana creada específicamente a tal efecto, y aunque en los círculos militares oeonianos comienzan a circular rumores sobre ellos, su existencia no es aún del dominio público.

Los futuros custodios son seleccionados por su férrea lealtad a las ideas y principios revolucionarios, así como su inquebrantable y probada fidelidad a la Alianza. Los miembros son militares de todas las graduaciones y todas las ramas de la Armada Oeoniana. A este selecto grupo se accede exclusivamente por invitación, casi siempre bajo el pretexto de realizar un curso de perfeccionamiento relacionado con sus habilidades personales. Los aspirantes son trasladados a una base secreta de entrenamiento situada en algún lugar del sistema Zig-Gy; una vez allí son informados del verdadero propósito de su estancia en ese lugar. No hay ni que decir que casi todos aceptan la oportunidad de contribuir a la seguridad de la Alianza "con algo más que con un mero fusil". En el improbable caso de que un aspirante rechace el ofrecimiento, es sometido a un bloqueo mental por un psiónico antes de que abandone las instalaciones, de modo que no recordará nada. Aparte de esto no hay consecuencias negativas para él por declinar la oferta.

Tras seis intensos meses de entrenamiento y adoctrinamiento, los custodios se reincorporan a su unidad de origen con una nueva misión: vigilar a sus compañeros en busca de cualquier indicio de deslealtad, especialmente a sus oficiales superiores. Adicionalmente y para mejor cumplimiento de esta tarea, cada vez que a la unidad o nave en la que sirva le es asignada una misión, el custodio recibe al mismo tiempo, y en ocasiones incluso antes, que el oficial al mando un dossier que la detalla minuciosamente. Las órdenes del custodio son evitar que los oficiales se desvíen del curso de su misión y eliminarlos y asumir el mando de la unidad si su comportamiento resulta constitutivo de traición. Hasta la fecha solamente ha habido una ocasión en la que esta medida haya sido necesaria: en Reatku del año pasado un Korvettenkaptën (capitán de corbeta) intentó desertar a La Marca aprovechando que su nave había sido asignada para formar parte de la fuerza que partía hacia Nagasaa. Solamente la intervención de un custodio asignado a bordo evitó que la nave y su tripulación cayeran en manos de Furis. Aunque el Comité Supremo logró silenciar casi totalmente el incidente y que éste no trascendiera a los medios, el custodio se vio obligado a eliminar al capitán, revelar su identidad a sus compañeros y asumir el mando de la nave. A pesar de que se ordenó a la tripulación guardar silencio sobre lo ocurrido ha habido filtraciones, y éste es el origen de los rumores que sobre los custodios circulan entre algunos militares.

Puede haber más de un único custodio asignado a la misma unidad o nave. Para mejor proteger su labor, todos ellos ignoran la afiliación de los demás, si bien de ser necesario pueden identificarse entre sí gracias a ciertos códigos que memorizan durante su formación. En cualquier grupo de custodios el de mayor graduación ostentará el mando.


Nueva especialización libre: Custodio

Cultura [pensamiento oeonista] 1

Doctrinas [pensamiento oeonista] 4

Legislación [Oeon] 3

Logística [apropiada a su unidad de origen] 5

Táctica [apropiada a su unidad de origen] 5

Matar en silencio 6

Observación 7

Mando 7

COSTE: 25 puntos

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Tengo un ejército reaccionario, una marina imperial y una aviación nacionalsocialista.»

Hitler