Número: 93.     4ª época.     Año XVIII     ISSN: 1989-6289

93 > Ambientación > Geografía > Caminoabierto (Pan). Por: Oleg, hijo de Olef

 

Caminoabierto

Con este sugerente nombre se conoce a un grakin en el camino entre Aguaclara y Tarrham, en una zona de este muy cercana al mar del Sur. Es un grakin muy joven, ni siquiera tiene una generación de moradores, pero ha sabido ganarse el respeto y el aprecio de los caravaneros y de los grupos errantes de la zona. La proximidad a Aguaclara y la ubicación en uno de los caminos más transitados de la zona le han, sin duda, ayudado a prosperar.

Se desconoce el origen de dicho asentamiento, pero los rumores dicen que su actual jefe: un enorme humano de nombre Marnam abandonó un belicoso grakin en el Este cansado de estar guerreando todo el día con sus vecinos. Ese rechazo a la violencia se aprecia en todos los detalles de la construcción del grakin. Por ejemplo, está situado cerca de un curso de agua (y no en un promontorio como es habitual) y carece de vallado. Por el contrario, tiene un enorme foso por el que circula el agua del cercano río. Para acceder al grakin se debe cruzar un enorme puente de madera. Una de las maravillas de Caminoabierto es que una parte del puente, en el centro, se puede liberar, cerrando el paso al interior del grakin (salvo que se sepa nadar en las turbulentas aguas del río). Normalmente el paso es franco, pero en ocasiones se descubren manadas de depredadores (inteligentes o no) y el puente se abre para evitar que lleguen al interior. Una vez finalizada la amenaza, la sección del puente se devuelve a su sito (empujándola) quedando el paso nuevamente abierto.

El grakin no tiene muchos moradores fijos en la actualidad. La familia del jefe que viven en una enorme cabaña cerca del puente, una familia de mendwan procedentes del desierto del Escorpión que han construido una casa semienterrada en la zona central, la más alejada del agua, y donde también vive un durk, amigo de la familia. Dos familias de tikkis, especialistas en la pesca, que viven en unas cabañas apiñadas en el lado más alejado del puente. Y los últimos en llegar, una familia de medwan y dos kotai supervivientes de una caravana que fue atacada a unas jornadas al norte del grakin. La casa de los primeros está casi terminada (en madera y piedra), mientras que los segundos parecen encontrarse muy a gusto entre las enormes rocas que hay en el centro de la isla grakin.

La población no fija es mucho más variada y es que en el grakin hay una gran extensión de terreno y muchos caravaneros aprovechan para descansar uno o dos días antes de llegar a Aguaclara (o lo utilizan como primera parada después de salir del famoso grakin). Es fácil encontrar caravanas de medwan, pero también grupos de viajeros de otras razas de Pangea. Caminoabierto es famoso por ser lugar de refugio para todos y su jefe se esfuerza porque todos los visitantes se encuentren a gusto (a cambio de algún presente), evita las peleas e imparte justicia con gran sabiduría (hasta el punto de que se han dado casos de viajeros que han llegado al grakin para que medie en alguna disputa.

Personajes

Marnam el pacifico

Jefe indiscutido del grakin parece hijo de un bronto por su enorme tamaño y dado su enigmático pasado, a nadie le extrañaría que fuera cierto. Tiene el pelo negro y largo y camina siempre con la cabeza adelantada a su cuerpo con la melena danzando por delante de sus hombros. Porta una lanza, pero, normalmente, utilizará sus puños para intervenir en las peleas. Algunos aseguran que hubieran preferido la lanza tras recibir uno de sus famosos puñetazos. Le gusta comer abundantemente y es un excelente cazador y pescador, pero es de risa fácil y olvida fácilmente cualquier ofensa.

Carila, la pociones

Carila es la mujer de Marnam y, a la vez, una excelente chamán. Ella se encarga de alejar a los espíritus del Wukran del poblado y hace un ritual de bienvenida a todas las caravanas que cruzan el puente. Se dice que su ritual ha expulsado criaturas que intentaban colarse en Aguaclara viajando en la carga de los animales. Lo que es cierto es que ante su presencia, las ratas y otros roedores huyen como si hubieran visto al depredador más peligroso. Las malas lenguas dicen que Marnam y Carila huyeron del grakin en el que vivían porque ella era pretendida por el jefe del mismo, pero su corazón pertenecía a Marnam. Otro de esos rumores que bien podría ser cierto.

Carila es pequeña y parece una mujer frágil con su pelo blanco y sus ojos claros, pero nada más lejos de la realidad, pues es una de las chamanes más poderosas de Pangea, aunque rara vez se le ve desplegando todo su poder chamánico. En Caminoabierto vende ungüentos cicatrizadores, filtros de amor o reliquias de fortuna. Su verdadero poder lo reserva para los grandes peligros. Lleva un amuleto escondido, pulido por el uso, que parece una insignificante piedra, pero es herencia de su familia y fue recogido de una piedra que cayó del cielo en una noche en la que el cielo lloró sangre.

Dahal, el cazador

Dahal es un experto rastreador curtido en el desierto del Escorpión. Él y su familia huyeron de aquellas tierras buscando zonas más verdes con más agua y donde un padre no tuviera que preocuparse de "robar" los hijos de los demás para sobrevivir. Aunque añora los amplios espacios del desierto y la soledad y tranquilidad de la arena, no se arrepiente de su decisión. Su presencia es muy importante en Caminoabierto por sus contactos y conocidos en Tarrham. Muchos caravaneros le piden consejo o que les acompañe hasta la ciudad próxima al desierto.

Miti, el gato

Uno de los patriarcas de la comunidad tikki de Caminoabierto y, quizás, uno de los más raros. Menudo, esquivo y con la piel dorada por el sol es el mejor pescador que hayáis visto en muchas jornadas a la redonda. Se queda quieto en la orilla de río mirando el agua y, de repente, lanza un zarpazo sacando una presa del mismo. Es un comportamiento muy similar al de los felinos, pero su nombre no viene de ahí, sino de su manía de alimentar a los gatos que merodean por el campamento. Muchos habitantes y visitantes del grakin, a sugerencia de Marnam, dejan en paz a los gatos de Miti. La población es más numerosa que la de tikkis, pero, por el contrario, los roedores no son un problema en ninguna vivienda del grakin.