Número: 163.     4ª época.     Año XV     ISSN: 1989-6289

163 > Ambientación > Operaciones > Operación Compass (CdG). Por: Juan Carlos Herreros Lucas

 

Operación Compass

La entrada de Italia en la guerra puso en aprietos a las tropas británicas en el Mediterráneo y, en concreto, a las de Egipto. Los italianos habían avanzado desde la frontera libia unos 100 kilómetros aprovechándose de su superioridad numérica y la falta de defensas preparadas por parte de los británicos. Sin embargo, al llegar a la zona de Sidi Barrani, el general Graziani ordenó detener la ofensiva. Sus líneas de abastecimiento eran muy largas, por un terreno difícil y con el flanco sur casi abierto. Además, el terreno abierto más allá de Sidi Barrani suponía una ventaja táctica para los tanques británicos (con más blindaje y poder de fuego). El mando italiano, quizás con más prudencia que estrategia, decidió esperar, fortificarse y reforzarse. Esa decisión permitiría a los británicos recuperarse y preparar la Operación Compass cuyo objetivo era alejar a los italianos del vital canal de Suez antes de que los alemanes decidieran reforzarlos.

Carros Matilda fotografiados poco antes de la operación Compass

La Operación Compass fue la primera de una serie de ofensivas, más o menos similares, que trataban de copar a los enemigos contra el mar mediante una pinza por el sur. La principal diferencia con las siguientes operaciones es que Compass funcionó bastante bien. Sobre el papel era una especie de locura por los italianos superaban a los británicos en casi todos los aspectos. Tenían más gente, más artillería y más carros de combate. La principal diferencia era la calidad del equipo: los matilda eran casi invulnerables y los cañones italianos eran de pequeño calibre. Además, las tropas italianas, faltas de suministros, no estaban con la moral muy alta.

Planificación de la operación Compass

Las distancias y el terreno no permiten un frente defendido en cada punto (tipo Primera Guerra Mundial) sino que se crean una serie de puntos fuertes capaces de apoyarse entre sí y de intervenir si las fuerzas enemigas intentan pasar entre ellos. Ese fue el planteamiento defensivo italiano, pero cometieron el error de dejar demasiada separación entre dos de sus puntos fuertes; un hueco que la 7ª división acorazada y la 4ª división India aprovecharían para colarse y para atacar las posiciones enemigas por la retaguardia.

La Operación Compass empezó la noche del 8 al 9 de diciembre de 1940 y tras varios problemas logísticos (ambas unidades se perdieron e intentaron iniciar la ofensiva desde puntos diferentes al previsto), los británicos cruzaron las líneas italianas. El 9 y el 10 se produjeron varios combates, pero los matilda fueron decisivos en casi todos ellos y los italianos fueron perdiendo la confianza en sus posiciones hasta el punto de abandonarlas o rendirse, cosa que ocurriría el 11 y el 12 de diciembre. Los británicos capturaron a 20.000 prisioneros, 160 cañones, 60 tanques y destruyeron unos 39 aviones. Unas cifras importantes considerando que las bajas británicas fueron 600 (muertos, heridos y desaparecidos), 7 carros perdidos y 10 aviones derribados.

Las fases iniciales de la Operación Compass habían tenido mucho éxito y el mando británico, previsor, había preparado la continuación del éxito inicial. Así, las tropas británicas se lanzaron en persecución de los italianos en retirada. Para complicar las cosas, la Armada británica atacó la carretera costera entre Sollum y Bardia, lo que provocó el caos entre los que trataban de huir.

Los británicos volvieron a esquivar las defensas italianas en Halfaya y Sidi Omar (cruzaron por medio) y al cortar la carretera de Bardia cercaron a los defensores de Sollum. Quedaba por superar la defensa de Sidi Omar y la propia Bardia que, a pesar de un duro bombardeo naval, había plantado cara a los británicos.

Tras la Operación Compass

El éxito inicial y su consiguiente explotación llegarían a su fin a finales de año. De hecho, se celebró la Navidad en las posiciones más avanzadas. Quedaba Bardia, Sidi Omar y So9llum cercadas por los británicos, pero necesitaron un descanso para continuar las operaciones. Esta continuación llegaría en Enero de 1941 y una a una irían cayendo todas las posiciones italianas (bastante debilitadas por la falta de suministros). Parte de la fuerza británica fue persiguiendo a los italianos por la costa cirenaica, mientras que la otra parte avanzó por el interior en una carrera para intentar aislarlas en dicha zona. No lo consiguieron del todo y los italianos consiguieron rehacerse en Bengasi (a pocos kilómetros de Trípoli). Las líneas de abastecimiento británicas se habían alargado mucho, casi tanto como se habían acortado las italianas y eso equilibró las fuerzas en el escenario del norte de África (al menos hasta la llegada del Afrika Korps de Rommel).

En resumen, la Operación Compass y su posterior explotación fue una de las ofensivas británicas más exitosas de este periodo de la guerra. Y si bien fue una victoria (y así la vendió Churchill a una desmoralizada población británica), fracasó en su intento de conquistar Libia y expulsar a Italia (y al Eje) de ese teatro de operaciones. Si hubieran llegado a Trípoli, muchas cosas habrían cambiado en la Segunda Guerra Mundial.