Llego hasta aquí



 Rol Negro
 Ayudas
    Afición (41)
    Ambientación (162)
    Reglas (98)
    Equipo (104)
    Sucesos (205)
    Aventuras (130)
    Preg./Resp.
 Por autor
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


martes, 25 de junio de 2024


 

Plan oculto

Plan oculto (Inside man)
Director: Spike Lee
Guión: Russell Gewirtz

Imagen promocional de Plan oculto

Antes de comenzar esta reseña he de hacer una confesión: no voy a ser imparcial ni puedo serlo, aunque intentaré ser objetivo. Inside man (o Plan oculto) es mi película favorita de robos. Además es una de las que llaman "películas de confort" para mí. La veo regularmente simplemente para relajarme.

Dicho esto, dejadme empezar por el papel de los actores en esta película. Cuando pones el peso en monstruos como Denzel Washington, Jodie Foster, Clive Owen o Christopher Plummer, casi puedes dejar que hagan su trabajo y apartarte. Señalar como secundarios de lujo a un William Dafoe más sobrio de lo habitual y a un Chiwetel Ejiofor de 29 años, solo tres después de Love Actually y siete antes de 12 años de esclavitud. Decir que con los demás secundarios menores, con alguna excepción, también tenemos suerte. En fin, que el reparto casi todos bien. Y Plummer, de locos.

Un detalle que me gusta de la película es que nunca acabo de decidir si el protagonista es Washington, que sería el más obvio, u Owen. Esto es normal, ya que cada uno de los cuatro principales personajes tiene una propia historia con bastante peso, algo que se da en otras películas de Spike Lee, cuya obra dedicada al mundo del crimen recomiendo también. Aunque el personaje de Denzel nos sirva para contar la película casi de principio a fin, el motor de lo que pasa es Owen. Por otro lado, la historia que cruza a Foster y Plummer, aunque tenga menos peso, es mi favorita.

Pero hablemos de la historia, procurando no destriparos las sorpresas. Todo comienza con un atraco a un banco con rehenes en Manhattan. En apariencia es un asalto clásico: un grupo de enmascarados entran a mano armada y cogen a personal y clientes como rehenes mientras intentan abrir la caja fuerte. Hay algún detalle extraño, como que todos los atracadores se llaman entre ellos con diminutivos de Stephen. Su líder (Owen) parece un extranjero capaz de cualquier cosa, aunque nada más comenzar la película le hemos visto romper la cuarta pared para presentarse al público y sabemos que hay algo más detrás de este personaje.

Por casualidad le cae el caso a un negociador de la policía (Washington) al que se está investigando por corrupción. Desde el principio de su intervención el atraco tiene cosas extrañas. Los atracadores no parecen haber tomado rehenes por casualidad o mala suerte, no está claro cuál es el objetivo a robar, el líder de la banda a ratos parece brutal y torpe, a ratos muy inteligente, sus peticiones y el trato a los rehenes no siempre tiene lógica, el dueño del banco (Plummer) se toma un interés especial en lo que ocurre y pide ayuda a una especialista en intermediación (Foster), quien presionará al negociador, presión a la que se sumarán la de su superior en la comisaría, la del alcalde y la del jefe de la unidad especial de asalto (Dafoe).

En varios puntos de la narración se producen giros basados en la información que se va revelando. Y sin embargo, hay poca trampa: los espectadores no tenemos toda la información de golpe, pero no se nos miente. A nivel de guion la estructura es sólida y entretenida. Os animo a intentar averiguar qué está ocurriendo antes de que termine la película porque, como en las buenas cintas de suspense, es posible hacerlo prestando atención. Además, podría decirse que finaliza hasta cuatro veces, una por historia paralela.

Aunque no quiero desvelar lo esencial, si deciros que es una película más de tensión que de acción, más de conversación que de investigación, más de corrupción que de atracos. Aunque sea mi atraco favorito en cuanto a ejecución, por tener menos de técnica y más de psicológico.

Adaptación a Rol Negro

Por lo que os he contado, la considero una película estupenda para ambientar en Cunia. Plummer puede ser perfectamente un Rafael González y Foster su Rita Ardón. Solo con eso los personajes ya pueden ser policías investigados por corrupción (real o falsamente acusados) enfrentándose a unos atracadores muy especiales. También podría ser un grupo de detectives a los que se les encarga investigar lo que está ocurriendo en realidad, con el tiempo límite del propio atraco para resolverlo.

Es más, por uno de los detalles de la historia es muy fácil crear una partida de "Comandos de guerra" que se juegue antes de esta y relacione el pasado con presente. Sabrás lo que quiero decir cuando veas la película.

 

 

Diario Sombra:

Subscríbete en Feedly

Redes Sociales:



Grupos de jugadores:




Cita

«Los ingleses pronto se van a dar cuenta de que somos el ejército colonial más preparado del mundo.»

Mariscal Graziani