Llego hasta aquí



 Rol Negro
 Ayudas
    Afición (41)
    Ambientación (162)
    Reglas (98)
    Equipo (104)
    Sucesos (205)
    Aventuras (130)
    Preg./Resp.
 Por autor
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


martes, 25 de junio de 2024


 

La reunión más larga de tu vida

Quiero dedicarle esta pequeña aventura a Ana, quien se preguntaba ¿no puede haber historias interesantes de rol que se resuelvan con conflictos, a la vez que estén inspiradas en la vida real, común, sin necesidad de ser extraordinarias?

Cumpliendo con esta petición, e inspirándome en una fusión de cosas que me han ocurrido en mi propio entorno laboral, aquí os dejo una aventura muy breve para una mesa de dos, jugador y dirección de juego.

Lo ideal es que esta aventura se dirija con el personaje recién creado y antes de incorporarle a una campaña, ya que veréis que dejamos varios cables sueltos acerca de lo que está ocurriendo para que la DdJ los rellene con detalles que permitan al personaje enlazar con la campaña posterior o el grupo de juego.

Al final se trata de jugar una aventura corta, de apenas un par de horas, relajada, que sirva quizás para presentar los juegos de rol a esa persona especial que quizás necesite una partida individual antes de animarse a entrar en tu grupo de juego.

Antecedentes

Al empezar la partida debemos explicar el motivo para que el personaje jugador se vea envuelto en la reunión de trabajo más loca de su vida. A ella acudirá como representante de Soluciones Villalonga, una consultora informática con sede en el Polígono Nuevo que ha sido contratada por Karma Drinks, una pequeña distribuidora de bebidas destiladas que quiere actualizar la imagen online de su catálogo de bebidas. En principio el personaje solo tiene que acudir al edificio Yume, en uno de cuyos locales más baratos tiene su sede Karma, y allí entregar las dos copias del contrato al director de la distribuidora, Etienne Escalante. Las copias ya vienen firmadas por la CEO de la consultora, María Villalonga, solo es necesario conseguir la firma de Etienne, dejar allí una copia y llevarse la otra de vuelta. Está tirado. Chupado. Un juego de niños. Coser y cantar, pan comido, lo tenemos a huevo.

Bueno, no del todo. María habrá llevado aparte al personaje para decirle que cualquier información que obtenga sobre Karma es importante, en especial sobre su fiabilidad, su capacidad para afrontar los pagos, sus contactos… En resumen, saber si es una empresa solvente y digna de ser cliente de Soluciones Villalonga. "Pero el contrato es lo primero. Si ves algo raro, ya me lo dirás y veremos cómo apañarlo, pero que firmen".

Ni qué decir tiene que la prudencia desaconseja del todo llevar armas a un edificio con arco de metales en la entrada, además de que el personaje es enviado a una reunión totalmente anodina, sin riesgo alguno.

La sala

Al llegar el personaje al edificio Yume serán las 16:15 de la tarde de un viernes. El personal de recepción le indicará con aire de frío desprecio que Karma está al final de un pasillo de la planta baja. "Al final del pasillo, a la derecha". En efecto, al fondo de un largo y mal iluminado corredor hay una puerta que indica "Karma Drinks. Fundado en 2018" con letras pasadas de moda, como si reivindicaran una falsa veteranía de manera irónica. "Pase sin llamar" reza otro mensaje debajo del primero.

Al otro lado de la puerta hay una recepción amplia cuyas paredes están pintadas en una versión desagradable del verde oliva. Una única mesa y silla, ocupadas por la recepcionista, hacen de mobiliario. Hay dos puertas, también con cartelería. Una indica "privado". La otra "sala de reuniones". Será a esta a la que Eva, la recepcionista, guiará lacónicamente al personaje cuando se presente. "Le estábamos esperando. Espere aquí y ahora le atienden."

Evanson, T. (2014). Meeting room [Fotografía]. flickr.com/photos/timevanson/. Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual.

Evanson, T. (2014). Meeting room [Fotografía]. flickr.com/photos/timevanson/. Licencia Creative Commons Atribución Compartir Igual.

La sala de reuniones es muy amplia. Destaca de inmediato la enorme mesa de madera oscura, más bien cuatro mesas unidas. Está rodeada por 16 sillas de color beige, el mismo que el del techo. Las paredes son de un blanco crudo nada acogedor y todo está iluminado por luces demasiado pálidas, que enturbian el corazón más que otra cosa. Lo peor de todo es el espantoso diseño de las baldosas del suelo; parece inspirado en sentimientos como el dolor crónico, la paranoia, la náusea y el hilo musical de un parque de atracciones, sonando a mitad de revoluciones.

El personaje no va a estar solo en la habitación. Un hombre de unos cincuenta años, de pelo completamente gris peinado hacia atrás cual Bela Lugosi, delgado y atractivo, escribe compulsivamente en un cuaderno de tapas rojas y no levanta la vista cuando entra Eva con la visita. La recepcionista indicará al personaje que se siente, señalando la silla contigua a la del caballero canoso. Una vez sentada la visita, Eva se marchará.

La reunión

El vampiro

Si el personaje hace ademán de presentarse, el hombre que hay en la sala extenderá su mano sin apenas levantar la vista del cuaderno y se presentará, con fuerte acento de Europa del este. "Víktor Donchev" dirá. Si el personaje echa un vistazo al cuaderno, verá que está escrito en un idioma que la dirección de juego sepa que él o ella no conoce. Si el personaje intenta entablar una conversación, Víktor responderá con monosílabos, claramente intentando terminar de escribir lo que quiera que sea ese texto abigarrado. Y justo, justo pocos segundos después de que el personaje parezca interesarse por algo distinto al extranjero, este cerrará de golpe el cuaderno y dirá "¡Bueno! Cuéntame algo de ti!"

Objetivo de Víktor: sacar el máximo de información que pueda del personaje, dando muy poca de sí mismo. Afirmará ser representante de la marca búlgara de rakia (un licor parecido al cognac al que en Italia llaman grappa) "Drakonova Kruv" y que ha venido a intentar que su bebida entre en las tiendas gourmet de España.

En un momento dado de la conversación, Viktor intentará tirarle los tejos sutil pero inequívocamente al personaje, momento en el que Eva abrirá la puerta para decirle al "señor Donchev" que la subdirectora de la empresa le va a recibir ya. Sin más, Donchev se levantará y se marchará tras dejar una tarjeta de visita roja con letras doradas. Eva le dirá a la visita "enseguida vienen a hablar con usted".

De momento, baste con saber que Donchev se ha comportado así con la única intención de meterse en su personaje de comercial incómodo, ya que en realidad pretende que le pidan marcharse a las primeras de cambio.

El boxeador

El personaje escuchará claramente cómo Eva acompaña a Viktor al interior de las oficinas. Un par de minutos después y antes de que la recepcionista haya vuelto, entrará en la sala de reuniones un hombre enorme, treinta y tantos, de metro noventa y músculos prominentes. El tipo hará una visual rápida y avanzará hacia el personaje, apuntándole con el dedo. "¡Sois una escoria! Toda vuestra empresa, sois unos cabrones."

La Dirección de Juego debe llevar la discusión a partir de este momento basándose en la reacción del personaje, así como los motivos y los objetivos del hombre que acaba de entrar. Sobre estos últimos:

El hombre se llama Pol Guimerà y es boxeador a punto de retirarse con un récord de victorias no del todo malo pero nada que le haya convertido en aspirante a títulos serios. Ha peleado sobre todo para dar oportunidades a novatos emergentes o ponerse en el camino hacia el título de púgiles bastante mejores que él.

Karma Drinks se ofreció a ser el patrocinador de Pol a través de su línea de bebidas premezcladas, bajas en alcohol y altas en cafeína. Sin embargo, con los que Pol esperaba fueran a ser sus dos últimos y lucrativos combates ya acordados, Karma se ha echado atrás en el patrocinio. Pol no sabe que la causa es que las autoridades no han dado el visto bueno a la nueva línea de Karma, con lo que el patrocinio ya no tiene sentido comercial para la empresa.

Pol se ve ahora en la tesitura de tener que pelear, sin recibir dinero en caso de perder, cosa que no es nada improbable en ambos. Ahora se ve en la tesitura de tener que dejarse partir la cara por nada, retirarse avergonzado de las peleas, combatir e intentar ganar a la desesperada o intentar convencer a quien sea en Karma de que le paguen. Por desgracia, ha entrado como un elefante en una cacharrería y cree que el personaje es un directivo de Karma al que sacarle un compromiso a empellones.

Antes o después el conflicto terminará cuando el personaje convenza a Pol de que no pertenece a Karma o incluso lo reduzca físicamente si es necesario. Si Pol se entera de que el personaje no es parte de Karma intentará entrar en la empresa para gritarle a otra persona. Sin embargo, la policía, a la que Eva ha llamado en cuanto Pol ha entrado en la sala, llegará pronto y se llevará de allí al boxeador a la fuerza, mientra este grita advertencias para que "nadie haga tratos con esta gente, que son unos traidores y te apuñalarán por la espalda".

La lianta

Tras unos minutos para recomponerse y quizás planteándose qué demonios hace allí, el personaje por fin será recibido por alguien de Karma Drinks. En la sala entrará Daniela Cortina, que se presentará como subdirectora de Karma. Es una mujer de unos treinta años, pelo largo, lacio, oscuro, ojos grandes y pendientes pequeños. Viste estilizada, bien conjuntada, buscando transmitir a la vez eficacia y un origen adinerado. Lo primero que hará es pedir perdón porque Etienne está de camino de una reunión en Castellón. "No te preocupes, llegará pronto, ya está en el coche". El personaje podría darse cuenta de que algo de lo que ha dicho Daniela es falso. Si se la confronta, negará la mayor como sea y como mucho aclarará que "no te preocupes, Etienne le pisa bien al Audi y está aquí en seguida. ¿Quieres que nos tomemos un café? Sí, no te preocupes, Eva nos prepara uno ahora mismo."

A partir de ese momento, el objetivo de Daniela es intentar negociar con el personaje una rebaja del 10% en el precio del contrato. Primero preguntará si el personaje tiene capacidad de decisión presupuestaria. Si la respuesta es negativa (de hecho, es cierto que no tiene esa capacidad, pero no sabemos si el personaje querrá mentir), Daniela intentará averiguar de qué manera es posible rebajar el precio "de otra manera". De manera sutil insinuará que el personaje podría llevarse una comisión por presentar una nueva versión del contrato que no cambia casi nada pero dice las cosas de otra manera que satisface más a Etienne. Si el personaje pide que se le presente la nueva versión, podrá examinarla y descubrir que el cambio es en una cláusula sobre propiedad intelectual. Parece un cambio menor pero en la práctica habilita a que el proyecto presentado por Villalonga pueda ser desarrollado por una tercera empresa, sin compensación a la consultora por usar su idea. Lo que busca Daniela es precisamente pasar el proyecto que presente Villalonga a una consultora barata, propiedad de un amigo suyo, un 10% más barata. Aunque Daniela presentará una propuesta un 5% más barata para llevarse una comisión.

Si el personaje se resiste, Daniela le preguntará qué está dispuesto a ceder para conseguir este contrato.

Dado que el personaje no tiene realmente capacidad de negociación, este camino es un punto muerto que Daniela acabará abandonando, dejando ahí al personaje a esperar la llegada de Etienne.

El ladrón

Mientras el personaje se queda allí preguntándose si debería marcharse y que les den dos duros a esta gente, llegará un momento en que notará silencio, bastante silencio. En unos segundos, se dará cuenta de que ya no se escucha a la recepcionista teclear ni suspirar. Si el personaje sale a mirar, o si pasan un par de minutos más, escuchará golpes. Golpes que parecen sobre la madera de una puerta y voces que parecen pedir ayuda. A partir de este momento explicamos qué ocurre si el personaje entra por la única puerta que da al interior, pero si decide quedarse allí o incluso ir saliendo por la puerta o llamar a la policía, será fácil adivinar qué pasará: si se encontrará de frente con Víktor al salir este, si verá el accidente de Etienne, etc.

Al otro lado de la puerta el personaje descubrirá que las oficinas que Karma tenía dinero para alquilar en el Yume no podrían ser más sencillas. Se trata de un pasillo que al final gira a la derecha. En el giro hay una ventana y en este tramo del pasillo hay tres puertas cerradas, dos en el lado izquierdo y una en el derecho. Los golpes no parecen provenir de ninguna de estas puertas, sino de más allá del giro del pasillo.

En cualquier caso, el personaje podría tener tentaciones de abrir las tres puertas antes. Así, si abre la primera de la izquierda encontrará un despacho con dos mesas. Una de ellas parece demasiado limpia y vacía como si no se usara, pero tiene un ordenador. Lo cierto es que su propietaria está de vacaciones. La otra mesa sí que parece bastante activa, con carpetas de papeles abiertas y un ordenador encendido. Debe llevar unos minutos sin usarse porque tiene el salvapantallas activado (y tiene clave). La siguiente puerta por cercanía es la de la derecha y esta se encuentra cerrada con llave. Puede que el personaje no caiga en ello, pero si mira por la cerradura verá que la llave está puesta por dentro… Curioso. Si dedicase unos segundos a escuchar, solo le llegará el sonido de alguien rebuscando papeles en silencio. Mientras, siguen llegando los golpes y voces del final del pasillo, cada vez más altos. La tercera puerta, la segunda a la izquierda, es otro despacho. Este tiene también dos mesas, ambas parecen ocupadas por alguien pero los ordenadores están apagados y los papeles ordenados. Estas dos personas, de hecho, tienen turno de mañana. Viktor sabía cuándo tenía que venir, está claro.

Tras doblar el pasillo, el personaje encontrará el segundo tramo del pasillo, más corto, que se cierra allí. En la pared de la izquierda hay una puerta en la que ve un cartel de "WC". Dentro solo hay un retrete y un lavamanos. Muy limpio y sin nadie dentro. En la pared de la derecha se verá una última puerta que reza "Dirección". De él salen los porrazos y la voz de una mujer que parece enfadada. Si el personaje no se da prisa en ayudar de alguna manera, Daniela acabará por intentar echar la puerta abajo, aunque le llevará un rato.

¿Ca' pasao'?

Al otro lado de esta puerta está encerrada Daniela. La subdirectora de Karma estaba reunida con el hombre que se hacía llamar Viktor Donchev. Las peticiones del extranjero para distribuir su bebida en España eran exageradas y Daniela le despachó rápido. Sin embargo, Viktor, que se hizo el ofendido e insistió en no ser acompañado a la salida, se escondió en el baño. Daniela siguió trabajando un rato, el que estuvo Pol liándola parda, hasta recibir la llamada de Etienne para que atendiera ella misma al personaje jugador. Cuando Daniela salió de su despacho, Viktor aprovechó para entrar él. Cuando Daniela volvió, en encontró al intruso revolviendo en sus papeles. Tapó la boca a la subdirectora, quien aterrada, obedeció cuando Víktor le exigió las llaves de la oficina. Le dijo que la dejaba allí encerrada pero que no debía avisar a nadie hasta pasada media hora. Por supuesto, Donchev ha aprovechado este rato para rebuscar en la sala en la que está y ha echado la cerradura tan pronto ha escuchado que alguien se acercaba.

Tan pronto el personaje interacciones con la puerta de dirección, Víktor abrirá la puerta de la sala donde se encuentra y saldrá corriendo con un fajo de papeles en la mano. Es perfectamente posible que el personaje le escuche y le vea marchar corriendo, estableciéndose una persecución. También puede ser que el personaje no se quiera meter en líos y deje que sea Daniela quien se lance en su persecución.

Si mete la cabeza en este momento en la sala de la que ha huido Víktor, descubrirá una mesa de trabajo pequeña con un ordenador potente, un servidor emitiendo toda clases de luces al fondo y una estantería llena de cajones con informes almacenados. Varios cajones están abiertos y hay documentación por el suelo.

El accidente

En la carrera hacia la salida es posible cruzarse con Eva, una persona con fuerza de ánimo, un poco harta de tonterías y un café negro para llevar en la mano. No dudará en arrojárselo a la cara a Víktor, aunque podría acabar cayéndole al personaje si en ese momento le sigue de cerca.

Y ya en la calle, cuando Víktor podría creerse habilitado para acelerar, verá que un Audi invade la acera y se le echa encima, en trayectoria de colisión con el bñulgaro y sus perseguidores. Se trata de Etienne, que ha debido esquivar a Pol. El boxeador le estaba esperando en la acera de enfrente y al verle llegar en coche ha saltado a la carretera con la idea de hacerle parar.

Dejando de lado que es necesario esquivar al vehículo, el lío que se va a montar en ese momento va a ser gordo, con Pol queriendo pillar del pescuezo a Etienne, Eva y Daniela queriendo pillar a Víktor, este queriendo escapar de todo el mundo, la policía llegando en breve, la seguridad del edificio Yume interviniendo contra todos…

El Karma

El personaje metido en este embrollo podría ayudar a unos o a otros según su conveniencia. Al hacerlo, podría caer en sus manos alguno de los papeles que vuelan tras la persecución, el accidente o los golpes. Así, podría llegar a ver información interesante sobre Karma. Pero no es la única forma en que podría hacerlo. Podría haber obtenido información antes de alguno de los despachos abiertos o haber entrado en la sala que estaba registrando Víktor y haberse llevado algo también mientras todo el mundo salía corriendo. Además, no olvidemos que está allí para recoger la firma de Etienne y quizás no quiera que se lo acabe llevando la policía o una ambulancia.

La Dirección de juego, además de dirigir todo este caos, deberá rellenar algunos aspectos de esta historia para encajar con la campaña que esté dirigiendo o piense dirigir. Partiendo de que Karma Drinks no se dedica solamente la distribución (muy limitada, además) de bebidas alcohólicas, habría que responder:

¿A qué se dedica en realidad Karma Drinks, de tal manera que les relacione con la campaña o con la mesa de juego preexistentes?

¿A qué se dedica, para qué organización trabaja Víktor, y qué buscaba en la sede de Karma?

¿De dónde proviene el dinero negro que Karma quería lavar patrocinando a Pol y por qué dejaron de patrocinarle en realidad?

¿Y qué dinero pretendían lavar contratando a Villalonga?

¿Qué hay en los papales de Karma que pueda convencer al personaje de que Villalonga debe seguir adelante con el contrato? ¿O todo lo contrario?

 

 

Diario Sombra:

Subscríbete en Feedly

Redes Sociales:



Grupos de jugadores:




Cita

«No seré el Presidente que inicie una guerra civil.»

Presidente Ayala