Llego hasta aquí



 Rol Negro
 Ayudas
    Afición (39)
    Ambientación (144)
    Reglas (79)
    Equipo (84)
    Sucesos (183)
    Aventuras (110)
    Preg./Resp.
 Por autor
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


jueves, 30 de junio de 2022


 

El padre Brown

Cabecera de la serie

El Padre Brown es una serie británica que empezó a emitirse en 2013 en la BBC y que, actualmente, están emitiendo en la cadena TDT de Paramount Network en España. La serie se centra en un sacerdote católico en el típico pueblo de la campiña inglesa (donde la mayoría son anglicanos, recordemos) que, además de atender a sus feligreses, se dedica a resolver misterios, casi siempre asesinatos.

El personaje está basado en unas historias de G. K. Chesterton (novelista, periodista, ensayista y adalid del distribucionismo) que vivió a caballo entre el siglo XIX y XX. Su personaje ha tenido adaptación a películas (una con Alec Guiness), a otras series (1974) e, incluso a series no británicas (dos italianas, 1970 y 1988, aquello de cura católico detective encajaba bien en el país). Aunque vamos a hablar de la serie actual, todas referencias válidas del personaje.

Dada la época del autor y la nacionalidad británica de su autor, es inevitable compararlo con otros detectives como Sherlock Holmes o Poirot, pero mientras que estos basan sus investigaciones en la lógica (las células grises que diría Poirot), el padre Brown se basa más en la naturaleza humana, sus deducciones son más sociológicas, aunque, naturalmente, tiene ciertas deducciones más detectivescas. Y este es el primer rasgo que destacamos como inspiración para Rol Negro. Plantear una partida con deducciones de razonamiento inductivo (estilo Sherlock) es muy arriesgado porque los personajes (y los jugadores) tienen que llegar a ese nivel. Sin embargo, el padre Brown se basa en cosas cotidianas, algunas veces hasta clichés costumbristas, para realizar sus deducciones; algo que nos parece menos difícil de conseguir en una partida de Rol Negro.

Las tramas siguen un esquema sencillo: la policía acusa a alguien de un crimen y el padre Brown está convencido que es inocente y mete las narices, con cierta simpatía de cura católico, en el caso. Aunque hay muertos, no es una serie violenta y quizás esto se aleje un poco de la imagen que tenemos de Cunia y de Rol Negro, pero, precisamente, por eso escribimos este artículo, porque la serie del padre Brown es un buen ejemplo de cómo hacer una campaña de historias relacionadas por sus personajes principales, con PNJ recurrentes y un entorno más o menos fijo.

Los personajes

Algunos de los personajes de la serie

En el padre Brown hay una serie de personajes a los que llamaremos fijos y que serían el equivalente de los PJ. Además del propio padre Brown protagonista, está la señora Mrs Bridgette McCarthye (a la derecha del padre Brown en la imagen) que es el ama de llaves del cura y que es una adorable ancianita de rectas costumbres y muy enemiga de la bebida. Es la voz de la prudencia, a quién el padre Brown mete una y otra vez en problemas. Además, es una gran fuente de información (ella no cotillea, solo tiene curiosidad). Junto a la pareja está Bunty (a la izquierda de la imagen), también conocida como Lady Penélope Windermere. Se trata de la sobrina de una acaudalada señora del municipio que ha sido enviada allí para ver si sienta la cabeza; es el contrapunto moderno (con ideas feministas) a los otros dos personajes protagonistas y muchas veces está más inclinada a la acción que a la deducción, lo que le mete en no pocos líos. [Nota: es un personaje que ha parecido en las últimas temporadas].

Además de los anteriores, hay una serie de personajes recurrentes (PNJ compañeros del trio anterior: el inspector de policía al que el Padre Brown pone en apuros. Ha habido varios, cada uno con su personalidad, pero en las últimas temporadas es el Inspector Mallory quién considera que su destino a ese pueblo inglés es un castigo (posiblemente merecido, aunque no recuerdo que comenten el motivo) que es muy amigo de tomar decisiones rápidas y cerrar los casos con el primer culpable aparente que se encuentra (es el Lestrade del padre Brown). Está acompañado del Sargento Goddfellow (inspector y sargento aparecen en la fotografía a la derecha) que representa al policía justo, algo bonachón, que, en más de una ocasión, media entre su superior y el padre Brown. Y habría que mencionar a un tercer personaje recurrente: Lady Felicia Montague, tía de Bunty, que representa el exotismo de la alta sociedad (rural). Es una mujer de mundo, más abierta de mente que la señora McCarthye, y que abre la puerta al padre Brown a círculos (y casos) que quizás le estarían vedados. Estos tres personajes serían lo que en una campaña llamaríamos compañeros de los PJ, aunque alguno podría ser un PJ perfectamente.

Y hay algunos personajes que aparecen en varios capítulos y que enlazan algunas historias (por ejemplo, Hercule Flambeu, un ladrón de guante blanco con el que el padre Brown mantiene una especie de amistad) o personajes de relleno: el borracho del pueblo, algunos tenderos, etc. Todos ellos serían PNJ que el DJ podría utilizar en aquellas ocasiones que los necesite.

En resumen, podrías elaborar unos PJ principales enlazados entre ellos sobre los que girarán las historias de investigación, unos personajes secundarios a los que recurrir (ya sea por la trama o narrativamente) y personajes de relleno que si son siempre los mismos darán riqueza a todo el conjunto.

El Escenario

Una de las localizaciones donde se rueda la serie

El padre Brown está rodado en Inglaterra y todo el escenario de sus historias es la campiña inglesa y, en concreto, un pequeño pueblo (aunque cada temporada parece más grande) con muchas mansiones en las cercanías y muchos senderos para ir de un sitio a otro sin pasar por la carretera. Casi todas las historias ocurren en esa localización (que empieza a ser más peligrosa que Cabot Cove) y hay muchas localizaciones que aparecen en muchos episodios: el bar, la iglesia, la casa del padre Brown, la comisaría, la casa de Lady Felicia, etc. Cualquiera que se haya enfrentado al desarrollo de una campaña centrada en un entorno más o menos limitado, habrá desarrollado localizaciones recurrentes de la misma forma.

Es cierto que Rol Negro es más urbanita y no encaja en la campiña inglesa de los años 30 del siglo XX, pero la idea si es exportable. Podría ser una barriada de la ciudad o, ¿por qué no?, un pueblo mediterráneo cercano a Cunia con sus costumbres más tranquilas, sus campos de naranjos y su clima benigno 11 meses al año. La ciudad de Cunia podría ser ese lugar al que solo se va por obligación o diversión (como Londres en la serie) y del que solo llegan problemas (como inspectores jefe o abades).

Las tramas

El padre Brown está estructurado como una serie clásica. Cada capítulo presenta un problema y lo resuelve en ese mismo capítulo (rara vez en el siguiente) y aunque hay ideas que se mantienen de capítulo en capítulo (la relaciones de Bunty con su tía o sus padres, por ejemplo), la trama de cada historia concluye en cada capítulo.

En general, cuando pensamos en campañas en los juegos de rol, pensamos en tramas complejas que vayan evolucionando de sesión en sesión de juego y en la que los personajes se vayan sumergiendo en más y más complejidades. Es muy satisfactorio crear y jugar estas campañas, pero, reconozcámoslo, son difíciles de crear y, en nuestra ajetreada vida actual, es difícil que todos los jugadores coincidan todas las partidas. El tema se complica si, además, el eje de la campaña es la deducción detectivesca.

Por ello, la estructura capitular de una serie (y en concreto la del padre Brown) es una buena solución. Cada caso podría ser un reto de una o dos sesiones de juegos y la campaña explorar, en realidad, el entorno y la relación de los personajes, entre ellos, y con los demás del pueblo. Además, esta estructura te permitirá que no todos los personajes aparezcan en todos los capítulos (como ocurre en la serie) lo que facilitará la continuidad de la campaña si un jugador no puede asistir a todas las sesiones.

Eso sí, las tramas del padre Brown son un poco maniqueas: el bien y el mal, lo justo y lo injusto, lo divino y lo terrenal. Están un poco alejadas de lo habitual en Cunia donde los tonos de grises son más abundantes. Sin embargo, si hemos reseñado esta serie no ha sido por sus historias, sino por su estructura de personajes, su entorno y su narración capitular; algo que creemos que es muy exportable a las partidas de Rol Negro.

Las imágenes utilizadas en este artículo corresponden a la serie y son propiedad de los productores de la misma. Se usan solo con intención de cita.

 

 

Diario Sombra:

Subscríbete en Feedly

Redes Sociales:



Grupos de jugadores:




Sombra por dentro

Tweets de Ediciones Sombra

 


Cita

«Tantos juegos, tan poco tiempo…»

Lema Rol en Quart 2006