Llego hasta aquí



 Eriloe
 Ayudas
    Afición (1)
    Ambientación (48)
    Reglas (30)
    Equipo (24)
    Sucesos (18)
    Aventuras (34)
    Preg./Resp.
 Por autor
 



Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


lunes, 15 de agosto de 2022


 

El Cazador de Dragones

Xalîn, Lluvio 1547

Emblema de los Cinco de Ôs

El secreto de la Tumba de los Susurros quedó al descubierto y el triste destino del hijo del anciano de Xâlinsu quedó desvelado. Nunca más volvería a verle, pero, al menos, ya podría descansar tranquilo. El hijo llevaba un anillo en uno de sus índices y entregárselo fue la prueba que necesitaba para creer lo que le contaron. Con lágrimas en los ojos y agradeciéndoles la cortesía, les habló de un misterio aún más grande que el de la Torre de los Susurros.

A su padre se la había contado su padre y a este el padre de este y así desde una época que todos parecían haber olvidado a conveniencia. En esos años, las grandes criaturas del Vacío aún rondaban las islas como esperando que se fueran a precipitar y así devorar a quién en ellas habitaba mientras caían. Pero también fue en esa época cuando llegó del norte Curansu de quién se decía que era hijo de un hombre y una gigante y que había heredado la fuerza bruta de ella y la astucia de él. Curansu se ganó cierto renombre como cazador de bestias y aún solo era capaz de enfrentarse a los osos y a los lobos en solitario. Algunas criaturas salvajes se extinguieron en esos años gracias a su hacha barbada de largo mango, pero que manejaba con una sola mano como si fuera tan ligera como una pluma.

Sus hazañas llegaron a oídos del gobernante de las islas y le hizo llamar a una audiencia para proponerle que acabara con aquellas criaturas del Vacío que ponían en peligro el reino y, y esto lo dijo el anciano en un susurro, sus negocios porque ningún barco se atrevía a acercarse a la isla. Y Curansu aceptó el reto y se dirigió a Pel y, desde allí, descendió por las cadenas y se enfrentó a las bestias.

Nada se sabe de la batalla, pero Curansu salió victorioso y las bestias desaparecieron. Él nunca regresó. Hay quién piensa que murió en la batalla, otros dicen que, cobrada la recompensa, se llevó a sus criaturas y partió con ellas al norte, y quién cree que allá abajo encontró un mundo de criaturas y pasó el resto de su vida combatiéndolas…

-¿Y tú qué crees, anciano? -interrumpió

-Yo creo que la respuesta está bajando por la cadena.

 

 

Diario Sombra:

Subscríbete en Feedly

Redes Sociales:



Grupos de jugadores:




Sombra por dentro

Tweets de Ediciones Sombra

 


Cita

«El uniforme es la base del ejército. Un uniforme limpio es un uniforme seguro. Su uniforme es su piel, su uniforme es su salvavidas.»

Sgto. Instructor Gómez