Rol Negro
 Ayudas
    Afición (36)
    Ambientación (125)
    Reglas (64)
    Equipo (70)
    Sucesos (164)
    Aventuras (92)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


martes, 20 de octubre de 2020


 

Una de los nuestros

En esta aventura es importante que los personajes o bien hayan trabajado para el Sindicato en el pasado o que haya motivos para que desde esta organización se pueda confiar en ellos como agentes independientes para un trabajo discreto.

En el momento de publicarse esta aventura, Cunia estará en alguna de las fases de la "nueva normalidad" (puedes consultar la sección de noticias de la revista) y convendría que la Dirección de Juego tenga en cuenta esto de cara a permitir el movimiento de los personajes por la ciudad, dado que en principio en Cunia las medidas de restricción son mucho menores que en otras partes de la Península. En caso de que la DdJ decida que hay algún grado de confinamiento mayor, deberá proporcionar a la mesa de juego excusas para poder moverse o hacer que ellos las inventen para ir a casa de Tamara y sobre todo para investigar la residencia, en la que las visitas están más restringidas que en general. En caso de ser una molestia, siempre se puede situar esta historia en un momento temporal distinto sin necesidad de hacer cambios en ella.

Los títulos de las escenas de esta aventura son versos de canciones que espero reconozcais; un pequeño pasatiempo mientras preparáis la partida. Espero que os inspiren y las uséis quizás como sugerencia de intro para cada escena, con vuestra mesa de juego.

Ya es septiembre y yo no voy a estar

Septiembre en Cunia; aún hace un calor pegajoso que parece venir del interior y hundirse en las playas. La ciudad resuena con la renovación paulatina de la actividad, limitada por las medidas adoptadas frente a la pandemia del COVID-19.

La historia comienza cuando son contactados por Ángela Orlenda, la vicesecretaria del Sindicato. La reunión tendrá lugar en alguna cafetería casi desierta de la zona norte de la ciudad. Allí, Ángela les explicará que en este momento el Sindicato se encontraba asesorando a una afiliada reciente llamada Tamara Juanes, fisioterapeuta autónoma en una residencia de ancianos llamada La Magdalena, sita en la Plaza Javier de Burgos (página 80 del callejero).

La cosa es que en el sindicato estaban preparando una demanda por situación de falsa autónoma contra la residencia cuando Tamara ha dejado de contestar a las llamadas de Ángela. La sindicalista se ha acercado en persona a su casa (lo que llamará la atención a un personaje que pase una TA de Bajos Fondos; no es habitual que un cargo del Sindicato se acerque en persona a un asunto así) pero nadie ha respondido a la puerta tampoco y una vecina del piso de enfrente ha empezado a hacerle preguntas, ante lo cual Ángela se ha ido. Luego ha llamado a La Magdalena por si Tamara estuviera trabajando, aunque no era su turno, pero le han dado largas, incluso han soltado alguna amenaza velada, dando a entender que el Sindicato no les da miedo. Esto es verdaderamente inusual y normalmente Orlenda les demostraría con quién se están viendo las caras pero dice que prefiere ser precavida y llevar este tema con discreción de momento. Por eso ella misma no ha intentado ponerse en contacto con otros trabajadores o investigar más la residencia, cosa que podrían hacer más discretamente los investigadores.

De hecho, les pide que lleven el asunto al margen del Sindicato, que hablen solo con ella y que no pidan ayuda porque no la recibirán. El Sindicato, de cara a este trabajo, como si no estuviera. Si los personajes preguntan, Ángela dirá que es una cuestión personal, que Tamara le cae bien pero lleva demasiado poco tiempo en el Sindicato para que sus "compañeros" crean que merece tanta atención. Si se ponen pesados, sugerirá que siempre puede contratar a otros. Si insisten, les echará y ya no se fiará más del grupo. Habrá que buscarse otra partida...

En realidad...

Ángela Olenda está intentando que su organización se extienda más allá de los barrios habituales en los que han actuado tradicionalmente y para ello ha empezado a sindicar a personas de fuera esos ámbitos, aunque muy poco a poco, para no llamar la atención de sus compañeros antes de tiempo, ya que esto no está bien visto en el Sindicato. Por eso busca a gente de confianza que solo vayan a rendir cuentas con ella. Además, que la residencia no parezca amedrentarse con el sindicato puede significar que sean temerarios pero también que haya algo peligroso detrás de ellos. Mejor ser prudentes.

Sobre el papel, Tamara Juanes es fisioterapeuta autónoma que trabaja en la residencia de ancianos La Magdalena, aunque, como descubrirán los personajes pronto, tiene montado un "chiringuito" paralelo.

El vacío es azul, el frío es azul.

Casa de Tamara

Un primer paso lógico es acercarse a casa de la fisioterapeuta. Tamara vive en un edificio antiguo en la calle Doctor Rojas Ballesteros (Plano de Cunia 82 A-1), con un alquiler de renta antigua a nombre de su abuelo, que está ingresado precisamente en La Magdalena. La dueña del piso es María Asunción Bobes, la misma vecina de enfrente que salió a preguntar a Ángela. Está intentando echarla para poder meter a un inquilino más rentable, pero parece que hasta la muerte del abuelo la cosa no es sencilla.

Para acceder al piso hay varias opciones. Por supuesto está la clásica de subir sigilosamente a la tercera planta, evitando que les pille Asunción y abrir la puerta forzando la cerradura. Otra opción es convencer a la casera de que son policías o algo parecido para que les deje acceder.

Asunción es una mujer de casi sesenta año que permanentemente huele a laca y viste de negro. Es bastante meticona, con lo que costará evitar que se meta con ellos en la casa si se da cuenta de la llegada de los investigadores; habrá que convencerla de lo contrario. También está dispuesta a explicar a cualquiera que parezca tener un mínimo de autoridad para ayudarla que entran y salen clientes de ahí todo el rato, de que no sabe si Tamara tendrá licencia para "lo que quiera que haga" y de que huele raro, "Como a, ya saben, plantas de marihuana. ¿Qué? No, yo nunca he estado cerca de una planta de esas. Pero me lo imagino."

En la puerta de entrada al piso (Cerrajería a dificultad normal) hay una placa metálica que reza "Tamara Juanes. Etnobotánica." Nada más abrirse la puerta les invade a todos un penetrante pero residual olor a incienso. Los suelos son de madera y crujen levemente, a veces en habitaciones en las que no están los personajes en ese momento. Por lo demás, la casa mantiene un silencio absoluto, señalando los pocos vecinos que viven en el edificio.

1. Sala de espera

Sala de Espera

Un sillón de tela azul, una mesa de cristal y madera, un televisor. No hay revistas ni apenas decoración; da la sensación de que se usa poco, de que en realidad no suele haber alguien esperando a que acabe el siguiente cliente en el despacho de al lado. Hay soportes para varillas de incienso en varios sitios; una caja casi vacía de este producto abandonada en la mesa reza "incienso perfume cáñamo".

2. Despacho

Despacho

Una mesa con tres sillas azules alrededor, feas, muy mal elegidas, aunque concordantes con el [i]motto[/i] azul general. Estanterías en las paredes con toda clase de productos de naturoterapia, plantas medicinales, etc, aunque pareciera más un muestrario o escaparate que otra cosa, ya que solo se ve un ejemplar de cada producto.

La disposición de los objetos sobre el escritorio dan a entender que hubo un ordenador portátil o algo de similar tamaño sobre él que ya no está, cable del cargador.

La DdJ puede inventar todo tipo de objetos distribuidos por la mesa, que está desastrosamente organizada. Allí, de interés para ellos solo hay un cuaderno de citas. Examinarlas con una TA Fácil de Buscar Datos (-5 a la TA) les hará concluir que de un tiempo a esta parte, un par de semanas, son muchas las citas que se anulan, demasiadas. Si los dados de calidad (la suma de D- y D+) es de al menos 5, se darán cuenta también de que el descenso de citas comenzó después de dos reuniones, dos días seguidos, con alguien llamado Cosme Naranjo. Si los dados de calidad suman al menos 8 verán que quienes anulan las citas son una media docena de clientes concretos, mientras que hay otros que han seguido viniendo. Si buscan a Cosme Naranjo en internet solo descubrirán una referencia en linkedin según la cual trabaja como responsable de recursos humanos en el Grupo Sintra. Un poco más de investigación les puede llevar a descubrir que la residencia La Magdalena pertenece a este grupo empresarial de servicios.

3. Biblioteca

En este espacio anexo al despacho hay tres estanterías de madera pintadas de azul llenas de libros sobre fisioterapia, botánica, antropología, feminismo y una balda con cuadernos escritos a mano que son una suerte de diarios personales mezclados con opinión, esquemas, horarios de trabajo, citas, dibujos de plantas… Todos ellos son anteriores a este año pero algo de información se puede sacar de ellos, pudiendo probar a buscar varios personajes. Por cada personaje después del primero que pase la TA, daremos otro fragmento de información incluso si no se cumplen los criterios de los dados de calidad que damos a continuación.

Una TA normal de Buscar Datos les permite notar un aumento de los clientes del despacho a partir de febrero del año pasado. Si los dados de calidad suman al menos 5 o si se les ocurre comparar esa fecha en los diarios, verán que esto coincidió con su entrada a trabajar en La Magdalena. Si los dados de calidad suman al menos 8, verán que esos nuevos clientes demandaban muy a menudo algo llamado "Pronextil". Si además comparan los nombres de los clientes con los que empezaron a dejar de venir según el libro de citas del despacho, verán que todos los que anulaban citas pertenecen a este grupo de clientes.

Si se buscar Pronextil solo se encontrará la referencia a una página web con texto en mal inglés. Si se rastrea su IP se determinará que es una página polaca. En ella se vende, a un precio prohibitivo y junto con otros productos pseudonaturales, el Pronextil. Según dice ahí, se trata de un "aceite de masaje y reparador muscular". Un poco más de investigación les servirá para descubrir que el producto no está en la lista de sustancias aprobadas por la Unión Europea.

4. Dormitorio principal

A pesar de que tiene la cama más grande y es el más espacioso, no parece que se use mucho. Por ejemplo, el armario está lleno de ropa bien doblada o guardada en bolsas para trajes pero gran parte de ella es de hombre y tiene un estilo anticuado, y la mesilla de noche está completamente vacía. Este era el dormitorio de su abuelo y ella estaba acostumbrada a usar el otro, cosa que sigue haciendo.

Aquí es donde Tamara tiene también una camilla plegable para realizar tratamientos de fisioterapia.

5. Dormitorio de invitados

Y sin embargo, en la práctica, es el dormitorio principal. La cama tiene, cómo no, cobertor y sábanas azules. En esta mesilla de noche sí hay ropa interior, además de un ejemplar de "La verdad sobre el caso Savolta" con marcapáginas hacia la mitad. Otros libros de literatura española ocupan una pequeña estantería; parecen sacados de un catálogo de lecturas para estudiantes de secundaria. Hay un portátil en la mesa auxiliar que requiere de una TA de Electrónica, así como disponer del material adecuado para saltarse la clave de inicio de sesión y entrar a examinarlo. Por desgracia, parece que Tamara no guardaba información aquí sobre su trabajo, sino que dedicaba el aparato a redes sociales, escribir fan fiction de Crepúsculo en un blog y algunos videojuegos. El portátil que falta en la mesa del despacho debe ser otro… Tampoco hay rastro alguno de que en este ordenador se acceda a la web donde se vende Pronextil. Sin embargo, una nueva TA de Electrónica para acceder a la parte personal de sus redes sociales Buscar Datos permitiría descubrir que está "en una relación" con "Iván Torres". No hay información sobre dirección o teléfono de Iván y Tamara no tiene una cuenta de google a la que acceder para saber todo sobre ella. Sin embargo, si los dados de calidad de la TA de Buscar Datos es al menos de 5 se podría permitir una TA más de Orientación para, examinando las fotos de Iván y Tamara, determinar que su novio vive en algún punto alrededor del Parque Grande (Mapa de Cunia 82-C3).

6. Baño

La bañera, el inodoro y el lavabo son antiguos pero están muy bien conservados. Los azulejos tienen motivos de flores azules. La mayoría de los cosméticos y perfumes que se pueden encontrar aquí son de categoría femenina con la excepción de una botella de after shave de una marca clásica.

7. Cocina

Lo que más destaca en esta cocina antigua son los fuegos de gas instalados sobre una antiguo horno de carbón (cuyo interior se usa para almacenar), y la enorme mesa central con tablero de mármol, antigua. La nevera está casi vacía. Sobre todo, no hay nada que pueda estropearse pronto.

Y una vez al mes vienes a charlar

Un paso lógico sería visitar ahora la residencia La Magdalena. Dependiendo de con qué personajes estés jugando, podrían conocer esta residencia de una aventura anterior (ver El Secreto del Éxito 16881 Ver). De hecho, podrían temer que Omar Requena esté implicado en este asunto. Bien… ¡lo está! De estas coincidencias se alimentan las aventuras. Omar se ha vuelto más violento y corrupto desde entonces. Y una mala noticia: si preguntan por su "amiga" Ángela de Diego, esta habrá fallecido hace un tiempo, lo que no ha hecho el carácter de Omar más suave.

Los familiares poco cariñosos suelen reducir sus visitas progresivamente, habiendo así cada vez ma? ancianos y personas dependientes que apenas charlan con sus conocidos una vez al mes o menos. Este rencor y ganas de soltar la lengua les llevaría a hablar con facilidad con los investigadores pero las medidas de control de entrada de visitas se han reforzado de un tiempo a esta parte; en concreto desde que Omar Requena pasó a convertirse en asesor externo de la residencia en varias materias, incluyendo la seguridad.

Esto significa que para los personajes conseguir información aquí puede ser complicado por canales normales. De hecho, será absolutamente inútil e incluso peligroso (pues llegaría a oídos de Omar) seguir la vía oficial.

Es posible acercarse a trabajadores fuera de horario de trabajo y de la residencia y usar TAs de Comercio, Dialéctica, Intimidar, Psicología o Seducción para obtener información fidedigna. Estas tiradas llevan un grado de dificultad (+5) por defecto debido al régimen de control que Omar ejerce en los trabajadores pero puede modificarse a su favor, dependiendo de lo buenas que sean las ideas de la mesa de juego para abordar a estos pnjs.

En este caso, pueden lograr algo de información sobre Tamara, como que es una fisioterapeuta externa pero que no hace el refuerzo del fisio interno, dado que no hay. Echa bastantes horas allí y sus compañeros sospechan que además aprovecha para derivar pacientes a su despacho privado. También saben, aunque no todos los comentarán, en especial si los personajes no parecen interesados en lo personal, que Tamara está saliendo con un enfermero de la residencia, un tal Iván Torres. Iván está de vacaciones ahora mismo pero les pueden decir que vive en el Barrio de la Reina, aunque en la zona norte del mismo, al otro lado del Boulevard Cerrado.

Si les piden información sobre la residencia y se menciona el Pronextil, comentarán que es un nuevo producto que usa Tamara con los pacientes siguiendo instrucciones de la dirección de La Magdalena. No saben de dónde lo obtiene la residencia ni saben de asuntos legales, si está autorizado, etc. No hacen muchas preguntas y menos aún cuando su trabajo es tan precario y están tan vigilados por el responsable de recursos humanos, Cosme Naranjo y el asesor externo de comunicación, logística y seguridad, Omar Requena. La directora de la residencia, Lydise Martín, cada vez pinta menos, en opinión de los trabajadores.

También es posible encontrar una parte de esta información interrogando a los familiares y otra entrando en la residencia una noche sin ser vistos para examinar documentación, el almacén, etc. Sin embargo, los primeros saben poco y en el segundo caso, Omar procura no dejar pruebas de sus chapuzas.

Lo que sí pueden confirmar usuarios, trabajadores y familiares es que la crema que usa la fisioterapeuta tiene muy buen resultado en cuanto a reducir dolores y mejorar la agilidad de los pacientes, aunque deja unas ronchas rojizas que desaparecen a los pocos días.

Es un parpadeo, un rápido destello

Para seguir atando cabos seguro que habrá quien quiera darse un paseo por los alrededores del Parque Grande a ver si aparece Iván o si es posible que los vecinos les den indicaciones.

En general Iván procura pasar desapercibido y no es una persona que haga amigos en el mismo barrio, con lo que será un tanto complicado buscarle por su nombre, incluso por su descripción. Sin embargo, si se menciona que trabaja en una residencia como enfermero y esta aventura se juega durante o poco después de la crisis sanitaria del COVID-19 u otra similar, habrá vecinos que sí sepan a quién se están refiriendo.

Aún así, nadie sabe exactamente dónde vive Iván y esto es lógico, dado que su vivienda es el piso de arriba del restaurante y coctelería "Copacabana", regentado por sus padres desde hace más de veinte años. Se trata de un edificio de solo tres plantas en la calle Marmolejo (mapa 87, A4). Toda la planta baja la ocupa el restaurante, accediendo a través suyo y por el portal común a unas escaleras a la planta intermedia (que sirve de almacén y donde tiene también su habitación Iván) y a la superior (donde viven sus padres).

Para acceder al piso no son necesarias muchas precauciones, ya que incluso la cerradura del portal está estropeada. Lo que sí es necesario decidir por parte de la Dirección de Juego es si los personajes han acudido aquí pronto o demasiado tarde. Para ello, valorará su diligencia a la hora de actuar, si se separaron o fueron todos juntos a los mismos sitios, si encontraron la información a la primera o debieron insistir, si se liaron con detalles poco importantes o pistas falsas, etc. En base a estas valoraciones la DdJ determinará si los personajes llegan aquí antes de que lo haga Omar, justo mientras el policía se encuentra aquí o cuando ya se ha marchado tras matar a Iván y Tamara.

Casa iván

El piso de Iván es muy sencillo y de hecho ha sido reformado para quitar un cuarto pequeño y dárselo al salón, que ahora mismo sirve de almacén.

Salón-almacén

Almacén

Aquí hay muchas cajas, estanterías y una mesa que sirve a Iván de escritorio, aunque él pasa todo el tiempo que puede fuera de casa, donde se siente encerrado. Las cajas tienen utilería de restaurante, platos, especias, azúcar, ollas viejas… En la mesa hay libros y un ordenador. Dentro del mismo será posible (con las TA necesarias de Electrónica) encontrar toda la información que Iván podría explicar a los personajes, si es que no le han matado antes.

Baño

No hay mucho que decir de esta sala, aparte de que si escucha llegar a los personajes (Sigilo vs Escuchar) podría correr a esconderse aquí, dejando la puerta del dormitorio abierta para atraerles hacia él, lo que le daría la oportunidad de salir a espaldas de ellos, si no le detectan. Su intención no es liarse a tiros con ellos, que son un problema mucho más serio, sino huir tan rápido como un destello, desaparecer en un parpadeo. Aunque si le acorralan, disparará primero.

Dormitorio

Es el cuarto más cuidado y donde Iván pasa la mayor parte del tiempo, pesar de contar solo con una cama, un mueble para la ropa y una estantería con numerosos libros, en especial de medicina, enfermería y farmacología.

Si los personajes llegan a la casa antes que Omar, Tamara estará aquí, durmiendo, sea la hora que sea, e Iván llegará momentos después al piso. Apenas los personajes hayan conseguido sacarle algo de información, llegará Omar, quien preferirá esperar a que los personajes se marchen para entrar a asesinar a Iván y Tamara.

Si llegan a la vez que está Omar, se encontrarán con Tamara atada y amordazada a la cama e Iván con un golpe en la cabeza, inconsciente en el suelo (y Omar, como hemos dicho, oculto en el baño).

Si llegan demasiado tarde, la pareja estará sobre la cama, cada uno con un disparo en la frente, ella aún atada.

Omar Requena

Valor medio de atributos por característica:
CUE 6
DES 7
INS 6
INT 5
PRE 5

Habilidades:
Conducir 15
Correr 17
Descubrir 18
Intimidar 20
Pelea 15
Pistola 19
Sigilo 17

Capacidades
Alerta 18
Esquivar 21
Iniciativa 7, 6
Ajuste por fuerza +1

Puntos de vida: 18

No preguntes cuando no quieras saber

Cuando Omar entró como asesor externo en el Grupo Sintra se le asignó de inmediato la residencia donde había estado su madre, debido a que ya la conocía bien. Con Omar llegó no solo un procedimiento más estricto en muchos ámbitos, sino el acceso a proveedores "poco legales" a los que conoce por su trabajo como policía y a los que da un trato especial para protegerles de investigaciones, a cambio de rebajas en los costes.

Así es como La Magdalena empezó a recibir remesas de Pronextil, un producto sin aprobar pero que estaba funcionando muy bien en canales de venta "alternativos" de Polonia. Por desgracia, el Pronextil provoca no solo unas ronchas rojizas en la piel, sino que con el tiempo produce daños hepáticos. Al usarse en gente muy mayor y/o enferma, estos daños han ido pasando desapercibidos, confundidos con otros problemas, pero Iván puede haber empezado a notar algo raro en las analíticas de los tratados con el aceite y estará encantado de hablar de ello.

Claro que eso lo ha notado después de llevar un tiempo robando Pronextil de la residencia para entregárselo a Tamara, quien lo ha estado distribuyendo a través de su despacho privado.

Hace unas semanas Cosme Naranjo descubrió que Tamara estaba derivando a familiares de los usuarios de la residencia a su propia consulta, usando el tiempo de trabajo en La Magdalena para promocionarse. Dos veces se plantó en la oficina de Tamara para pedirle que dejara de hacerlo y fue la propia fisioterapeuta la que por fin se decidió a cancelar ese tipo de visitas.

Por fin, Omar se ha dado cuenta de la falta del Pronextil. Creyendo que se trata de Tamara, la sospechosa más evidente, la llama para intimidarla. Ella, que niega saber nada del asunto, se asusta y decide marcharse a casa de Iván, quien no le ha contado nada del asunto ni se lo contará al menos hasta que lleguen los personajes y le obliguen a ello. No parece que haya mucha confianza en la pareja…

Justo ahora Omar ha sido informado de que Iván ha estado examinando los historiales de los usuarios tratados con Pronextil. Que Tamara no atienda al teléfono y haya avisado de que se coge unos días de asuntos propios no le ha hecho gracia. Va a por ellos para cortar esto de raíz y en persona.

En base a esta información y al momento en que lleguen los personajes al apartamento la conversación derivará en una dirección u otra. Si logran salvar a la pareja, la relación parece condenada en cualquier caso a terminar si Tamara escucha confesar a su novio.

¿Y qué pasa con Omar? Si los personajes le pillan en el acto de asesinar a estos dos chicos y le detienen lo tiene crudo pero teniendo en cuenta que hará lo posible por no ser descubierto habrá pocas pruebas sólidas contra él e Iván desde luego no va a querer declarar contra un policía teniendo él mismo acusaciones de las que defenderse. Por otro lado, los personajes no son policías y el Sindicato tampoco quiere llamar la atención. Hay muchas probabilidades de que esta historia termine como un paso más en la escalada de enfrentamientos entre Omar y los personajes; quizás incluso entre el Sindicato y el grupo Sintra, si los personajes dejan demasiadas pistas o Ángela Orlenda decide intentar presionarles. En cualquier caso, el Sindicato pagará el trabajo y ayudará a Tamara desaparecer discretamente, quizás dándole incluso un trabajo de administrativa con ellos.

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Hoy, aquí, hay un trabajo que hacer y lo estamos haciendo.»

Furis de la Rosa