Llego hasta aquí



 Pangea
 Ayudas
    Afición (11)
    Ambientación (129)
    Reglas (106)
    Equipo (97)
    Sucesos (127)
    Aventuras (74)
    Preg./Resp.
 Por autor
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


lunes, 4 de marzo de 2024


 

Dos años de una palma de una columna de la estela del gato de agua

Runas del sabio

Como saben los cuervos de Taga...

Incidentes con los refugiados en Aguaclara

Tanta gente se ha reunido en los alrededores de Aguaclara que el chaman de la tribu ha advertido sobre el peligro de que aparezcan tumores y debilidades. Ursus ha ordenado que todos los refugiados se bañen, al menos una vez cada druma, en las aguas río abajo. Esta medida no ha sido del agrado de todos. Algunos de los que han protestado, han descubierto que Ursus aún conserva intacta toda su fuerza y poca paciencia.

Ursus ha hecho llamados a las caravanas para que abastezcan al grakin de cara a la estación fría, pero algunas de estas caravanas han sido atacadas por los propios refugiados antes de entrar en el grakin. Pensaban que Ursus reservaría la comida para los del interior y que a ellos no les llegaría. Esto ha obligado al jefe del grakin a cortar algunas manos y expulsar de su protección a varios individuos. Como precaución, El grakin ha desplegado a guerreros a una y dos jornadas del grakin quienes para su defensa en las horas nocturnas han levantado pequeñas empalizadas.


Tercera batalla del paso de Anûr

Las gentes de Masudrak, cansadas de tanta espera y tanta prudencia y tras los pasados acontecimientos, han decidido devolver las afrentas a sus vecinos al otro lado del paso. Masudrak ha resuelto ceder a las pretensiones de su gente y les acompaña en los ataques. Sin embargo, ha puesto especial cuidado en no lastimar a los niños ni a las mujeres, sólo se ha enfrentado con guerreros y, dado que el invierno está cerca, no ha permitido que los saqueos se lleven el grano almacenado. El ataque no ha dejado indiferente a otros colectivos enanos y parece que se están preparando para una gran batalla. Los tambores de guerra resuenan en las montañas.


Luz de Druma recomienda el infanticidio

La habitantes de Balora y de los grakines cercanos están muy apesadumbrados, Luz de Druma, la chaman que profetizó las calamidades pasadas, asegura que ha nacido un niño que será la destrucción del mundo. Le llama el Hijo del Wukran y habitará entre las gentes de Pangea hasta que llegue la edad de revelarse. Ha recomendado, ante el estupor de madres y padres, que cualquier niño nacido en este segundo año de la primera palma de la primera columna de la estela del gato de agua sea entregado a las bestias, negado el alimento y el cobijo. Algunos padres han empezado a abandonar Balora y los alrededores ante el temor de que Luz de Druma dé la orden de eliminar a sus retoños.


Sin señales de los druk

Los pocos comerciantes que se han atrevido a adentrarse en el territorio de los durk cuentan que la tierra sigue caliente y que columnas de humo ponzoñosas emergen de las grietas en un suelo ennegrecido y quebradizo al pisarlo. Hay charcos amarillos que huelen a huevos viejos y no queda por la zona ningún animal, ni de los que se arrastran por el suelo, ni de los que vuelan por los aires.


Todas las noticias comentadas por el Sabio del Desierto han sido grabadas en la estela y son para el juego Pangea. Los Guardianes de la Roca recorren los caminos y los grakines de esta tierra primigenia y le notifican los acontecimientos al viejo tallador. Todas ellas son fruto de las partidas realizadas por los jugadores de Pangea o por el equipo creativo de la propia editorial. El viejo chamán las cuenta en las noches en torno al hogar con la intención de dar puntos de apoyo a la continuación o al desarrollo de las partidas. Si quieres comunicarnos alguna noticia sucedida en tu mesa de juego, envíanos un mail.

 

 

Diario Sombra:

Subscríbete en Feedly

Redes Sociales:



Grupos de jugadores:




Cita

«Eso, en ajedrez, por si no lo sabe, se llaman tablas y no darles por el culo.»

Sgto. Instructor Gómez