Llego hasta aquí



 Pangea
 Ayudas
    Afición (11)
    Ambientación (129)
    Reglas (106)
    Equipo (97)
    Sucesos (127)
    Aventuras (74)
    Preg./Resp.
 Por autor
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


sábado, 2 de marzo de 2024


 

Ojomuerto

Ojomuerto

El ojomuerto es un ave carroñera francamente desagradable. Su plumaje es de un brillante color negro, con carnosidades purpúreas alrededor de los ojos y el pico. Vuela con torpeza pero, de todos modos, pocas veces se aleja demasiado del nido. Viven en una relación simbiótica con los árboles de la alegría, cazando a los pequeños animales que no pueden resistirse a beber su jugo durante la estación estival, cuando el calor aprieta y las demás fuentes de agua se han secado.

Su canto consiste en un largo y desagradable gorjeo que producen hinchando la bolsa de carne roja de sus cuellos. Puede oírse desde gran distancia, lo que sirve como indicación de dónde puede haber un árbol de la alegría.

Pese a todo, la característica más insidiosa de los ojomuertos es que consumir su carne hace que la gente caiga enferma, presa de fiebre y fuertes dolores intestinales. Se trata de un método de defensa contra los depredadores que, instintivamente, tienden a evitar a estos repulsivos pájaros. Algunas tribus mendwan han aprendido a preparar una bola de carne dentro de la cual ocultan carne de ojomuerto. Después, usan estas bolas como carnada para los leones lanosos. Cuando éstos la ingieren quedan debilitados y así les resulta mucho más sencillo cazarlos. Lamentablemente, esto hace que no sea recomendable consumir la carne de un león cazado con este sistema. Afortunadamente, a los leones lanosos casi siempre se les caza por su melena, piel, dientes, garras, huesos, etc.

 

 

Diario Sombra:

Subscríbete en Feedly

Redes Sociales:



Grupos de jugadores:




Cita

«Es una tontería y un error llorar a los hombres que han muerto cuando deberíamos agradecer a Dios que esos hombres hayan vivido.»

General Patton