Llego hasta aquí



 Pangea
 Ayudas
    Afición (11)
    Ambientación (129)
    Reglas (106)
    Equipo (97)
    Sucesos (127)
    Aventuras (74)
    Preg./Resp.
 Por autor
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


martes, 28 de mayo de 2024


 

Desierto del Escorpión

El desierto del Escorpión ocupa una posición extraña en la superficie del continente, ya que por sus características, debería ser un enorme mar interior que regase las fértiles llanuras de las tierras que le rodean, suavizando las calientes corrientes de la zona. Sin embargo, hace miles de años, la geografía circundante, terminó por desecarlo, convirtiéndolo en un enorme erial que lleva varias manos de jornadas el atravesarlo. Actualmente, es una enorme extensión árida, cuyo punto más caliente se encuentra en el centro de la depresión que ocupa, a unos cien metros por debajo del nivel del mar. A pesar de la creencia general, el desierto no es una enorme extensión de arena sin fin, si no que, al contrario, suele tener una gran cantidad de paisajes, para el ojo acostumbrado a él.

El Este del desierto.

A medida que caminamos desde las llanuras de Aguaclara, hacia el desierto, podremos comprobar que la vegetación cambia gradualmente, para convertirse en una alfombra de pequeños matojos y arbustos, coincidiendo el límite del desierto propiamente dicho, en un cinturón de desierto de piedra, (a semejanza del Gobi). En estas tierras pedregosas, y en las anteriormente citadas, suelen habitar animales mamíferos como conejos, liebres, ciertos tipos de aves con escasa capacidad de vuelo, como gallinas o perdices, pequeños reptiles y alguna especie de mamíferos de mayor tamaño, como el camello lanudo. Es también aquí donde se asienta uno de los puestos permanentes de los habitantes del desierto, que si bien es terriblemente aventurado calificarlo como un grakin, sí cumple las veces como tal. Es aquí donde existen más posibilidades de encontrar razas inteligentes foráneas. El nombre que recibe es Al-Duresh, el nombre de uno de los primeros pobladores del desierto, según las leyendas turgan.

Las temperaturas en esta zona del desierto, son aún soportables, alcanzándose sólo en ocasiones, en la estación del fuego, temperaturas cercanas a los 40º que en ciertas horas del día (como cuando el sol está en su punto más alto), es peligroso actividades pesadas, o trabajos duros.

El Oeste y el Sur del desierto.

Paradójicamente, uno de los lugares menos concurridos, es también uno de los más hermosos del Desierto del Escorpión. Arropado por las montañas que separan el Oeste del continente de la parte central, y que a su vez sirven de paso para la península de Entrovia, la acumulación de nubes en las mismas, y las precipitaciones de las mismas, permiten que en una zona de exhuberancia vegetal en medio de un océano de fuego. Son abundantes aquí los oasis, extensiones de varios kilómetros en ocasiones, que sirven de refugio a los turgan, y donde se producen las mayores concentraciones de vida inteligente y no inteligente de la zona. Abundan, junto con los arroyuelos y pequeños lagos que se forman, múltiples especies vegetales frutales, tales como datileras, melocotoneros, o naranjos. Las especies animales, suelen ser mamíferos pequeños, felinos de tamaño mediano, como pumas, gacelas, aves rapaces como halcones o águilas, insectos de todas las variedades, y un sorprendente número de reptiles de gran envergadura como los varanos de los bancales.

Es aquí donde todas las tribus de humanos se aglutinan, haciendo una convivencia tranquila, aunque no exenta de conflictos. El poblado (y la tribu) de Ben-Turam es la tribu que ostenta el poder y el respeto de las demás, desde hace generaciones.

La temperatura en este lugar está entre las más tolerables, que si bien alcanza muchas veces los 40º o más, la existencia de zonas de agua suficiente y sombra, lo hacen muy llevadero. Aún así, las horas de más calor se suelen evitar.

El Norte del Desierto.

Un paisaje lunar en su mayor parte, sus formaciones rocosas repletas de oquedades que crean una enorme red de túneles, se extiende por todo el norte, (similar a las Badlands de Utah). Pocos animales habitan en esta zona, y están adaptados a este clima extremo, como los escarabajos del rocío, los murciélagos vampiro, jerbiles y ratas del desierto, o pequeños lagartos. Los escasos habitantes kotai, residen en esas zonas, alimentándose de la exigua caza que le proporciona su territorio. Además, en las últimas épocas, una colonia dwaldur de mineros ha hecho de la zona su hogar, por su riqueza férrica.

Las temperaturas alcanzan cerca de los 50º o más en épocas calurosas, aunque en los meses de invierno, suele haber nevadas de cerca de una vara de espesor.

El Centro del Desierto.

El mar de arena como tal, poca gente habita o siquiera entra en el Desierto Profundo, salvo chamanes buscando iluminación, brujos tratando de invocar al espíritu del Escorpión, o bandas de nómadas que se dedican al bandidaje. La ausencia de vida es prácticamente total, salvo por algunos insectos como arañas, escarabajos, y minúsculos reptiles como el pez de arena. Sólo unas plantas, de forma circular y enormes hojas, resisten lo suficiente para vivir en este entorno.

Las temperaturas llegan a niveles insanos, habiéndose alcanzado temperaturas cercanas a de los 72º en los puntos más centrales del mismo. Esto, unido a la carencia de sombra, convierte el centro del desierto en algo letal.

 

 

Diario Sombra:

Subscríbete en Feedly

Redes Sociales:



Grupos de jugadores:




Cita

- Cerebro, ¿qué vamos a hacer esta noche?
- Lo mismo que hacemos todas las noches, Pinky. ¡Tratar de conquistar el mundo!

Pinky y Cerebro