Rol Negro
 Ayudas
    Afición (36)
    Ambientación (124)
    Reglas (63)
    Equipo (68)
    Sucesos (162)
    Aventuras (91)
    Preg./Resp.
 Productos
 Enlaces
 





Licencia Creative Commons para el texto de la web (quedan excluidas de la licencia CC las ilustraciones)


miércoles, 12 de agosto de 2020


 

Elisa "Bala" Daugurruti,
profesión

Historia

El 7 enero de 1983 nació Elisa, hija única de un agricultor y una activista política vasca. Su infancia fue todo lo tranquila que se puede esperar creciendo en su entorno y enseguida siguió los pasos de su madre al llegar a la adolescencia. Pero fue más allá, quiso ser una activista radical y se dedicó al vandalismo y poco a poco fue avanzando a llegar a los pequeños atentados terroristas.

Recibió entrenamiento en el uso de las armas, principalmente en el fusil y poco a poco fue abandonando el activismo político (que no suele dar para comer) para sobrevivir como una de las mejores asesinas a sueldo europeas.

Tras trabajar por media Europa acabo por asentarse en Cunia, una ciudad donde hay trabajo de sobra y bien pagado. Actualmente está al servicio de Don Víctor, pero tampoco es un trabajo en exclusiva.

La han asignado hace poco al equipo de ejecución de Yosu, pero no solo por orden de Don Víctor. Rafael González quiere estar informado de sus movimientos y le ha dado órdenes de sabotear cualquier misión que perjudique directamente a los Metropolitanos, siempre intentando que no se den cuenta de que ha sido culpa de ella.

Descripción

Bajita (poco más de metro y medio) y de constitución ancha que intenta compensar estando en buena forma, Bala es una jovencita discreta y fácil de olvidar. Suele vestir de oscuro y de una forma discreta. Su pelo moreno largo en media melena, sus ojos castaños y sus rasgos bastante comunes hacen que sea difícil de diferencia.

Suele hablar muy bajito y con una gran economía de palabras, suele tener un tono ácido y a veces malhumorado.

Personalidad

Es terriblemente arisca, aunque en su trabajo no es un problema: no tiene que caerle bien a la gente solo que matarla. Intenta mantenerse alejada de todo el mundo y le encanta la soledad.

No le gusta trabajar en grupo y no es una jugadora de equipo. Además su especialidad tampoco potencia que la gente confíe en ella o que la quiera cerca.

Suele ser callada y discreta, aunque siempre le gusta estar atenta a todo lo que pasa y enterarse de todo. Difícilmente dará su opinión, aunque le gusta resaltar los errores de los demás, sobretodo los graves o los realmente estúpidos.

Cómo jugarla

Obviamente es un personaje difícil de jugar, para empezar es la traidora del grupo, con lo que hay que intentar no llamar la atención. Además es un personaje bastante asocial y solitario, por lo que no ayuda el que se integre en el grupo.

El que sea tan arisca es en realidad la mejor coartada para poder traicionar al grupo, nadie pensará que casualmente es la desagradable la que se ha vendido al enemigo. Bueno, esperemos que no. A priori no tienen porque pensar que tienen al enemigo en casa.

Tienes que demostrar una confianza plena en tus capacidades y en tu trabajo y hacerte imprescindible para el plan. Además de que debería fallar algo que no esté relacionado o no dependa de tu intervención en el mismo.

Ficha

CUE: 6

   fue: 4
   vit: 4
   res: 4

DES: 9

   agi: 6
   coo: 9
   vel: 7

INS: 8

   per: 6
   int: 7
   con: 6

INT: 7

   mem: 4
   log: 4
   inv: 5

PRE: 5

   car: 1
   vol: 5
   apa: 3

Habilidades (valores sin atributos)

Actualidad 8
Armas pesadas 6
Bajos fondos 8
Burocracia 3
Correr 11
Derecho 2
Descubrir 15
Disfraz 3
Esconder 12
Escuchar 12
Explosivos 5
Fusil 12
Pelea 5
Pistola 11
Protocolo 6
Seguridad 7
Sigilo 13
Subfusil 12

Virtudes

Atenta
Afinidad con los animales

Defectos

Xenofobia (negros)

Nivel profesional: 1

Nivel sumergido: 3

Fama: 0

Infamia: 1

Pasos:

Infancia, Delincuente, Delincuente, Mafiosa, Mafiosa y Mafiosa

 

 

Siguenos:

Subscríbete en Feedly


Sombra por dentro

Tweets by jchsombra

 


Cita

«Han tenido mucha, mucha suerte de que la guerra no haya durado unos meses más…»

Goering