Número: 164.     4ª época.     Año XV     ISSN: 1989-6289

164 > Ambientación > Personajes > Cabo Madales (1808). Por: Ignacio Conesa Zamora

 

CABO MADALES

Continuamos esta serie de artículos en las que iremos confeccionando la hoja de personaje de los integrantes de la Rojo y Oro, al tiempo que aportamos unas pinceladas de su historia. Le ha llegado el turno al inquieto Cabo Victor Madales, repasando primero, como siempre, la descripción que aparece en el artículo de la Rojo y Oro (11241 Ver):

Quinto hijo de un terrateniente que perdió gran parte de sus tierras jugando a los dados, la vida de Víctor no ha sido muy sencilla, dando tumbos de aquí para allá intentando labrarse un porvenir que sabía que no vendría de su familia. No todas sus ocupaciones han sido legales y eso le da ciertos conocimientos del mercado negro, del contrabando y de otras artes callejeras. Algunos de sus viejos compañeros de fechorías, si le vieran, le acusarían de traidor, pero él sabe que está haciendo lo correcto y que el giro radical que dio a su vida fue una bendición.

Víctor es delgado, escurridizo y en su rostro, a menudo cubierto por un sombrero, se adivinan algunas cicatrices. Tiene ojos pequeños, pero muy observadores y es capaz de desenfundar la daga o la espada a una endiablada velocidad. No le gustan las armas de fuego y prefiere derribar a sus oponentes a golpes de sable o garrote. De hecho, dice que un buen palo es la mejor de las armas, apoyo para el caminante y temor de los lacayos (sí, su época noble tiene estas reminiscencias).

Su descripción deja claro que tenemos ante nosotros a una persona de complexión delgada pero rápida y ágil, así que debe tener una Destreza muy alta y un Cuerpo sobre la media. Desciende de familia noble y aún se refleja en su forma de hablar y en sus ademanes, así que tendrá un Nivel Social alto. Eso no quiere decir que tenga una gran fortuna, ya ajustaremos su pecunio con Defectos. La mención a que es muy observador nos hace pensar en un Instinto alto, mientras que del resto de características no menciona nada, así que le pondremos un valor sobre la media.

En cuanto a atributos, está claro que su punto fuerte es la Velocidad, así que deberá ser su atributo más alto. Esos ojos pequeños y observadores delatan una alta Percepción. El resto de Atributos los dejaremos también en torno a la media.

Vamos a suponer que sus primeros años los pasó todavía en la comodidad de un hogar de la pequeña nobleza rural en el que no faltaba dinero, así que le repartiremos puntos en habilidades adecuadas, como Protocolo, Equitación o Arma Blanca. De todas formas, en algún momento antes de llegar a su vida adulta su familia perderá la fortuna, llevándole a una vida al borde de la supervivencia. Entramos así en los Pasos en las distintas Vías. Un hijo de un pequeño noble rural empobrecido sugiere la vía Artesanal más que la Ilustrada, así que es en la primera en la que damos el primer Paso. Durante estos años Madales debe arreglárselas cómo puede, haciendo valer su arrojo para salir adelante aunque sea en el lado equivocado de la ley. Es en esta época de su vida donde toma su primera profesión básica. Valoramos escoger Ladrón/Estafador, pero su historial sugiere que hizo algún que otro acto delictivo, pero no del crimen su forma de vida, así que cogemos una profesión un poco más "gris" Crápula/Prostituta. Con esta profesión Madales se habría abierto paso gracias a partes iguales a su labia, sus contactos o, si era necesario, a la fuerza bruta. Instalado en esta vida al borde de la ley Madales da otro pase en la vía Artesanal, mejorando sus habilidades y metiéndose cada vez más en un mundo del que quizá empiece a vislumbrar no iba a salir fácilmente. Damos ahora un tercer paso en la vía Artesanal y su vida da un giro radical, alejándose del latrocinio y uniéndose a las fuerzas del orden. Adquiere entonces la profesión básica de Algualcil/Agente del Orden. En este momento a un Madales de 19 años se le ofrece la oferta que todo hidalgo que se mete en problemas de la ley se le hace, el presidio o la milicia. Madales, que en el fondo parece un hombre íntegro, escoge lo segundo y entra a formar parte de la Hermandad. La decisión cada vez parece más de su agrado, tomando la carrera de las armas y tomando un último paso en la Vía Militar, consiguiendo así sus galones de cabo.

Quedan por escoger sus Virtudes y Defectos. Una vez más su endiablada rapidez nos inducen a escoger Anticipado como Virtud. En cuanto a Defectos está también bastante claro, Cicatrices, que se haría en una pelea durante la etapa más oscura de su vida, y Patrimonio Reducido, para resaltar su alta cuna pero bajos ahorros.

Hoja de Personaje del Cabo Madales Ver