Número: 157.     4ª época.     Año XIV     ISSN: 1989-6289

157 > Aventuras > Solomon Kane > El Puente de Middleton. Por: Jorge Coto

 

El Puente de Middleton

Esta aventura está diseñada para ser ambientada en un pequeño pueblo de la campiña inglesa, pero sin muchos problemas se puede adaptar a cualquier lugar rural de la Europa de Solomon Kane. Según las necesidades de tu campaña, los personajes pueden conocerse desde hace tiempo o haberse encontrado en el camino hacia algún lugar. En cualquier caso, la aventura comienza cuando una fortísima tormenta les sorprende en mitad de un sendero embarrado.

Puente

Un poco más adelante de los personajes que, seguramente, estén buscando alojamiento se encuentra un puente que cruza un río. Tras el puente, se extiende una pequeña aldea. Es un puente antiguo, quizás haya sido construído por los romanos, y salta a la vista que está peor mantenido incluso que el resto del camino.

Al cruzar el puente, los personajes tendrán una sensación opresiva, como si alguien les estuviera observando. Incluso, a la luz de algún relámpago, les puede parecer ver alguna sombra. Si los personajes deciden seguir adelante, llegarán al pueblo. Si no, se encontrarán con el Monstruo del puente.

Posada

Más allá del puente, se extiende una pequeña plazoleta dominada por una posada de la que salen luces y música alegre. Los personajes serán bien recibidos si entran en ella. Los lugareños les invitarán a secarse al fuego. No faltará quien les pregunte por qué han atravesado todo el pueblo para acercarse a esta taberna en vez de entrar en la que se encuentra en el otro lado.

Cuando los personajes les expliquen que en realidad esta es la primera taberna que han encontrado, la música cesará, las conversaciones callarán y toda la posada les mirará con cara de sorpresa ¿Han atravesado el puente? ¿El puente que lleva 20 años sin atravesar nadie con vida?

Si los personajes han matado al Monstruo del puente, será el momento de que lo expliquen para mayor sorpresa aún por parte de los lugareños. Si no ha sido así, en ese momento se escuchará un grito en la calle y una anciana entrará en la posada afirmando que el Monstruo ha salido de debajo del Puente y está en la plaza. Dependerá de los personajes como decidan gestionar la situación.

Casa del noble

En el probable caso de que se produzca un enfrentamiento que termine con el Monstruo entregando su alma al Creador, las buenas gentes de la aldea saludarán y tratarán a nuestros personajes como los héroes que son. Rápidamente querrán llevarles ante sir James Shawnee, barón local y señor de estas tierras que tiene una gran casa en la cima de una colina que domina el pueblo.

El barón Sahwnee les recibirá con gentileza, y les invitará a una opípara cena. Los personajes más perspicaces (que superen tiradas de Notar) percibirán que el barón se muestra extrañamente tenso. Mientras amable sirviente les sirve la cena, el barón se acerca a la mesa con su espada en el cinto y con una pistola, cargada, que pondrá sobre la mesa. A su alcance. Junto al barón aparecerán varios de sus hombres, uno por cada héroe en la escena.

El barón, con gesto adusto y serio, iniciará entonces un tenso monólogo:

«Hace 32 años. Una noche como esta, nació en este castillo una niña llamada Ann. Nuestro padre, la había engendrado por la fuerza en una campesina que hizo todo lo posible por deshacerse de ella desde antes de su nacimiento. Pero mi padre no estaba dispuesto a permitir que su sangre fuera asesinada, así que mandó retener y atar a la campesina durante todo el tiempo que duró su embarazo.

Cuando llegó el nacimiento, la niña destrozó a su madre desde dentro, y no es algo que resulte sorprendente, ya que la criatura nació deforme y con enormes garras. Mi padre sufrió un infarto al verla muriendo poco después.

Durante doce años, esa criatura a la que seguíamos llamando Ann, creció en esta mansión, como una criatura enfermiza y cruel que torturaba, mataba y devoraba todos los pequeños animales que podía capturar. Las habladurías de los sirvientes empezaron a ir a demasiado lejos, así que decidí abandonarla a su suerte. No podía matar a alguien de mi sangre, pero sí dejarla morir a la interperie. Pero ella encontró acomodo bajo el puente y allí ha vivido hasta ahora. Hasta esta noche.

Podéis pensar que habéis hecho un buen servicio a la humanidad, y vive dios que no seré yo quien lo niegue. Pero, habéis asesinado a una Shawnee. Y nadie mata a un Shawnee.»

Ni qué decir tiene que, en este instante, comienza la batalla final. Sir James luchará hasta la muerte, mientras que sus hombres tan solo mantendrán su fidelidad mientras viva su amo.

Sir James, Barón Shawnee

Agi d8, Ast d8, Esp d8, Fue d8, Vig d8
Paso 6 Parada 6 Dureza 5
Pelear d10
Intimidar d10
Disparar d8
Estoque d6+d8
Daga d6+d4
Pistola 5/10/20 2d6+1

Sir James se debate entre su fuerte sentimiento de orgullo familiar y la evidencia de que su padre no estaba a la altura. El barón soluciona tal contradición tratando de ocultar lo más posible los actos de su progenitor.

Hombre del barón

Agi d6, Ast d4, Esp d6, Fue d6, Vig d6
Paso 6, Parada 6, Dureza 5
Pelear d6
Notar d6
Intimidar d6
Disparar d6
Estoque d6+d8
Daga d6+d4

Tras expulsar a su hermana, el barón expulsó a sus antiguos sirvientes, a los que obligó a embarcar a las colonias americanas en una cruel pretensión por evitar que se expandieran las habladurías. Sus nuevos sirvientes no son especialmente fieles ya que han acudido a la vieja llamada del dinero.

Monstruo del puente

Agi d6, Ast d4, Esp d6, Fue d8, Vig d8
Paso 6 Parada 7 Dureza 8(1)
Trepar d6
Luchar d8
Intimidar d6
Notar d6
Sigilo d8
Lanzar d6
Garras FUE+d6
Piedra 3/6/12 FUE+d6

Criatura deforme y maldita, fruto de la maldad de su padre y la desesperación de su madre. Su Vive desnuda y mugrienta bajo el puente, devorando pequeños animales y, si se tercia, algún viajero desprevenido. Sus brazos y piernas son largos y fibrosos, sus pechos caen flácidos y parecen inhumanos, sus negros cabellos caen de forma desordenada por todos los lados de su cabaza, sus dientes, escasos y separados, están afilados. Sus sesos se encuentran todavía más maltrechos que su cuerpo.

Sus sucios brazos tienen una fuerza insospechada, volviéndose más mortíferos gracias a sus largas uñas.