Número: 192.     4ª época.     Año XVIII     ISSN: 1989-6289

192 > Ambientación > Organización > La garra y el colmillo (Eri). Por: Rubén Ramos

 

La garra y el colmillo

Introducción

La garra y el colmillo es una organización orca que trata de establecer lazos con las diferentes tribus de las tierras del interior del continente. Su objetivo en realidad es doble: además de fortalecer relaciones entre los jóvenes y crear una buena red de informantes.

¿Qué necesitas para ser miembro de la garra y el colmillo?

Ser orco o haber sido adoptado por una tribu de orcos. No existe un componente racial pero sí de lealtad muy fuerte hacia la tribu.

Ser un guerrero capaz (esto es, sin heridas o mutilaciones). Aquellos miembros que han sido heridos y se retiran del servicio se mantienen en segundo plano como apoyo logístico, manteniendo los registros y las instalaciones en las ciudades en las que tengan presencia. Pero para entrar hay que ser fuerte y vigoroso.

Es indistinto el género del personaje para formar parte de la organización.

¿Qué tipo de profesiones admite la garra y el colmillo?

Guerreros y pícaros de manera principal. Más del 75% de la organización son miembros vienen de este trasfondo profesional. Se dedican a muchas cosas: protección, rastreo, cazar recompensas, defensa de lugares importantes, etc.

Un porcentaje pequeño pero importante son espías. En honor a la verdad, son informadores. Mantienen la red de contactos activa y hacen un valioso trabajo para tener al tanto a los caudillos tribales con las últimas noticias.

¿Qué ofrece la organización?

A cambio de seguir sus órdenes, te ofrecen:

Una cama y comida en los lugares de refugio que mantienen en diferentes lugares.

Armas (normales, nada excepcional) y su reparación gratuita.

Un pago de un estipendio mensual para gastos comunes.

Curación en caso de heridas.

Aliados y enemigos

Por lo general cualquier organización de suficiente entidad que sepa que metan la nariz en asuntos de estado puede ser su potencial enemigo.

Los gremios de cazarrecompensas no los ven con buenos ojos, por hacer el mismo trabajo más barato. A veces simplemente cobrando favores.

Las unidades mercenarias, por el contrario, los aprecian por su gallardía y valor en combate. Y son más baratos.

El pueblo llano les cuida y trata bien ya que en general hacen buenas obras.