Número: 153.     4ª época.     Año XIV     ISSN: 1989-6289

153 > Equipo > Equipamiento > Prendas del Uniforme de 1808 (1808). Por: Don Toribio Hidalgo

 

Prendas del uniforme de 1808

En la actualidad, los uniformes de combate buscan ocultar al soldado no solo a la vista sino a los sistemas de reconocimiento electrónicos y por eso se les ve con esos patrones cuadriculados o triangulares con diferentes tonos. En la Segunda Guerra Mundial, el uniforme buscaba camuflar al soldado con el entorno natural y los patrones, más o menos redondeando, recorrían toso el abanico de verdes y amarillos. Sin embargo, al principio del siglo XIX, el uniforme del soldado intentaba que se le distinguiera y diferenciara de los soldados enemigos. Los mandos solían ponerse en posición elevada y distinguían a sus soldados y a los enemigos por los colores. En la memoria está el azul francés, el rojo inglés o el blanco español (que debía ser horroroso mantenerlo impecable).

¿Qué era, sin embargo, lo que el soldado llevaba de ese color? O mejor dicho, ¿además de la casaca, que otras prendas formaban parte del uniforme? En este artículo haremos una breve descripción de las partes de un uniforme de la época para que sirva como referencia de los otros artículos en los que hablemos de los colores.

Fusilero del regimiento de Hibernia, regimientos irlandeses del ejército español. Imagen del libro «Estado militar gráfico de 1806» del Ministerio de Defensa editado en 2008

La casaca era el abrigo o prenda exterior del soldado que se llevaba muy ceñida al cuerpo, con mangas hasta la muñeca y que llegaba hasta la cintura en la parte delantera y por debajo de las corvas en la parte trasera; esto estaba hecho aposta para permitir que el soldado se agachara. En las tropas de caballería, la parte trasera solo llegaba a la cintura. Los oficiales podían llevar la casaca de cuerpo entero, más como un abrigo. En la imagen, la casaca es azul, aunque, según señalan nuestras fuentes, era un azul más claro que el azul de las tropas de napoleón .

Una parte de la casaca era el cuello. Era recto, no se podía doblar y llegaba hasta la parte inferior de la cabeza. En la parte delantera tenía una pequeña abertura y podía ser de diferente color a la casaca. Era habitual que ahí se colocaran las identificaciones de los regimientos. En azul celeste en la imagen.

Otra parte de la casaca era la solapa. Es la que hace el cierre de la casaca con los botones y, en ocasiones, se llevaba de diferente color al resto de la casaca. Los botones de también tenían su propio color reglamentado (plateados o dorados era lo habitual). En las casacas abiertas, las solapas eran la parte de la casaca que se daba la vuelta en el cierre y que, como las cerradas, también podía ser de color diferente. La solapa es amarilla en la imagen y los botones, no se aprecia bien, parecen dorados

La vuelta era la parte de la casaca que, como su nombre indica, se daba la vuelta en el extremo de las mangas y que, en ocasiones, también era de diferente color a las casacas, aunque solía coincidir con el color de las solapas o el de la chupa. En la imagen, es amarilla.

Los vivos de la casaca eran las cintas más o menos anchas, no siempre rectangulares y casi siempre con un botón, encima de los hombros. En ocasiones se las denomina hombreras, pero no parece ser el nombre correcto. Podían ser del color de la casaca (como en la imagen) o del color de la solapa. Por debajo del vivo se colocaban los correajes (en general dos y cruzados) que también tenían su propio color.

Y acabamos con las casacas hablando del forro. Este es el interior de la casaca y aunque puede parecer que no se ve o que lo lógico es que se hiciera del mismo color que la casaca, también estaba reglamentado su color. Si la casaca no se abre, el forro se aprecia, sobre todo, en la parte inferior de la casaca, donde acaba, que es donde va unido con la parte exterior. Y también en la parte superior del cuello. Solo se aprecia como una ligera línea si es de otro color. En la imagen del artículo no se ve muy bien, pero el forro es amarillo.

La chupa era la prenda que se llevaba debajo de la casaca y encima de la camisa. Llevaba manga larga e iba abotonada. Las chupas son una prenda más antigua, del siglo anterior a esta época y en los primeros años del XIX se habían acortado lo suficiente e incluso habían desaparecido las mangas para que bastantes fuentes los denominen chalecos. La existencia o no de mangas en estos chalecos dependerá del ejército y la época, aunque en la moda civil habían desaparecido las mangas hace años. La camisa mencionada era más una prenda interior que el concepto actual de camisa y dado que la casaca iba cerrada con el cuello recto y debajo iba la chupa que llegaba a la cintura, no solía estar a la vista. Puede apreciarse el chaleco debajo de la casaca en color blanco.

Los calzones es lo que nosotros denominaríamos los pantalones del uniforme. A diferencia de estos, sin embargo, no llegaban hasta el tobillo sino a media pantorrilla donde tenían un cierre para fijarlos ahí. Esto se hacía así para que la prenda pudiera entrar en las botas del soldado de caballería o quedar cubierto por las polainas en la infantería. Estas solían calzar unos botines de cuero. Los calzones son blancos en la imagen.