Nº: 170 . 3ª época. Año VI
Sistema: Narrando las heridas: 1, 2, 3 - Pecho Por: Juan Carlos Herreros Lucas
 
 
    Portada
 
    Redacción
 
    Afición
 
    Ambientación
 
   Reglas
     Creación
     Fauna
     Creación
     Sistema
 
    Equipo
 
    Sucesos
 
    Aventuras
 
 
 

Narrando las heridas

1, 2, 3 - Pecho

El Sistema Sombra distingue entre herida sin importancia, leve o grave en función del número de veces que la herida supera al atributo de Resistencia del personaje, pero algunos directores de juego quizás encuentren poco descriptivo una clasificación tan aséptica y quieran añadir colorido (y sangres y vísceras) a la descripción de sus heridas.

Los siguientes párrafos añaden esa descripción adicional sin modificar las reglas del daño o las consecuencias de la herida para las leves y las graves en la localización de la cabeza:

Leve

El personaje añadirá un grado de dificultad a cualquier acción física, perderá un punto de daño cada minuto (16 asaltos) sin atención médica y…

- Tiene un corte a la altura del diafragma. No es muy doloroso, pero si escandaloso y la sangre empapa sus ropas.

- Tiene un feo corte en un hombro, casi en el cuello, que sangra y le molesta al mover la cabeza.

- El corte se le ha producido en uno de los pechos. Escuece con el sudor y sangra.

- Tiene la piel con varios cortes poco profundos en la espalda. Unido a la incomodidad, está la imposibilidad de ver la gravedad de las heridas. Nota la sangre descendiendo por su columna.

- El golpe en el pecho parece haber afectado a sus pulmones, le cuesta respirar y hablar.

Grave

El personaje tendrá un dolor intenso, perderá 1 punto de daño cada 5 asaltos que este sin atención médica y…

- El golpe ha hecho que se vea el hueso de una de sus clavículas y la sangre le recorre tanto el pecho como la mano.

- Se ha roto una costilla dejando ver su extremo por encima de la piel. Sangra sangre a borbotones, demasiado cerca del corazón para ser solo una herida.

- Una fea herida abierta en la zona subaxilar (bajo la axila). Se ven las costillas a través del corte, aunque la sangre las tapa cada vez más.

- Esternón partido. Uno de sus fragmentos se asoma por encima de la región mamilar (el pecho) provocando que la sangre caiga directamente al suelo.

- La piel se ha desgarrado (como el siete de una prenda) en la zona escapular (la paletilla de la espalda). Se ve el hueso astillado y la piel levantada recuerda a los animales de la matanza cuando les arrancan la piel, antes de despiezarlos.

 
Sombra    
 
Ediciones    
 
Distrib.    
 
Virtual    
 
Som Con    
 
Números    
anteriores
   
 
« Pág. anterior Subir Pág. siguiente »
¿Quieres comentar algo de este artículo con nosotros?
Versión imprimible