Número: 187.     4ª época.     Año XVII     ISSN: 1989-6289

187 > Ambientación > Personajes > Eisil (Exo). Por: Rubén Ramos

 

Eisil

Los eisil han sido un enigma hasta hace unos pocos años. Una raza anfibia que desconocía términos básicos de orden o desdeñaban la tecnología pero que de alguna manera eran capaces de creaciones técnicas de magnitud o se movían siguiendo un extraño patrón.

Desde que se conoce la existencia de la avanzada IA en el tercer anillo de su planeta natal, Glebus y el liderazgo de Ceimar, la eskardar que se encuentra en una cruzada casi mítica contra los Iroiendi, se ha empezado a entender la extraña forma de ser de los eisil.

De alguna manera los eisil saben lo que han de hacer gracias a las órdenes que reciben de la IA. Ésta les indica sus tareas y las ejecutan con diligencia y rapidez. Parte del sistema público y privado tan eficiente que tiene la Unión del Pueblo Libre y que manejan los eisil se debe a esta IA. Es obvio que hay muchos detractores que indican qué pasará si esa IA se corrompe con un ataque o simplemente desapareciera.

Un eisil es sobre todo rápido y eficiente realizando tareas que se le han ordenado. Por lo general distinguen una primitiva jerarquía (en realidad, prioridad) sobre quién les ordena qué y cómo discriminar entre decisiones contradictorias. Las órdenes de la IA está por encima de todo, seguidas de las de Ceimar, del representante de su especie y a partir de ahí… deciden si hacen caso a los demás. Razón por la cual se meten de cuando en cuando en líos al Ignorar cosas como figuras de autoridad o leyes de frontera.

Los eisil también son discretos. Demasiado. Nunca se sabe que hay uno hasta que se le menciona es un dicho popular en la galaxia. Exagerado pero que recoge una fuerte verdad. Mantienen un perfil tan bajo que a veces es fácil olvidarse de ellos. Esto les conviene sobre todo cuando realizan tareas relacionadas con el espionaje y el sabotaje de los Iroiendi. Nunca serán los líderes de un grupo.

La religiosidad es inherente en un eisil. Cierto es que sus creencias no son hacia una entidad de poder infinito y etéreo, sino un ser terrenal y cuya existencia está probada y es tangible, pero es un fervor religioso al fin y al cabo. Pensad en alguien que sigue ciegamente a un profeta y es capaz de hacer lo que sea necesario o cualquier tropelía en su nombre. No todos los eisil llegan a ese extremo de fanatismo pero sí es una actitud generalizada en la especie.

Los eisil son muy curiosos. Les gusta aprender cosas nuevas. Les encanta, además, tener animados debates sobre cosas como filosofía o arte. Les gusta perderse en infinitos debates de lógica o de interpretación.