Número: 167.     4ª época.     Año XV     ISSN: 1989-6289

167 > Aventuras > Lobo > 2x12 - El encargo de Ursus (cuarta parte) (Pan). Por: Olef, hijo de Oleg

 

2x12 - El encargo de Ursus (cuarta y última parte)

Llegaron al atardecer, cuando la gran población que era Aguaclara empezaba a amodorrarse y sus habitantes a desaparecer bajo la techumbre de las chozas, los niños aún correteaban buscando una última aventura y en los agujeros de los hogares danzaba el humo blanco de los guisos y el aroma del festín.

Si había guardias en los accesos, nada les dijeron. Quizás sí les habían visto y decidieron no meterse en problemas. Aarthalas y Lobo subieron por una de las calles principales donde acabaron topándose con el puesto de venta de su caravana. Estaba en una posición privilegiada, bastante mejor que donde les había dejado. Lobo inclinó la cabeza ante Slissu quién le devolvió el silencioso saludo. El h´sar hizo un gesto a Motaas y a los seis esclavos y estos continuaron recogiendo mientras él serpenteaba tras el jefe de la caravana. Unos pasos por detrás de él, trotó Kel.

Los cuatro llegaron hasta las puertas de la casa de Ursus donde descubrieron a Addebi, montando guardia. Había sangre a su alrededor, en su lanza y en su cara, ninguna era suya. Lobo también le saludó con la cabeza y el lugarteniente dejó que sus blancos dientes mostraran la alegría que sentían. Aarthalas puso una mano en el hombro de guerrero y enfrentándose a la ciudad se quedó de guardia con él. Lobo continuó al interior donde nadie le impidió el paso; el hacha de Ursus, aún envuelta, entró con él.

Kel miró a Aarthalas con una pregunta en sus ojos: "¿Por qué no cuentan nada?". A lo que ella respondió con otra mirada que sólo podía significar una cosa: "El lenguaje es sólo una excusa para los que no saben observar".

Tres días mantuvo el grupo del Lobo su guardia sobre la vivienda de Ursus alternando la atención del mercado con la defensa de la colina. Hubo algún intrépido que lo intentó, pero aquellos que habían aprendido a las malas de Addebi, pronto descubrieron que Aarthalas era presa más difícil aún. Al tercer día, el Lobo y Ursus surgieron del interior un puño después de la salida del sol. El líder del grakin parecía ceniciento, como alguien recién llegado de las tierras de los volcanes. Sin embargo, la fuerza no le había abandonado, avanzó unos pasos, alzó el hacha al cielo justo en el momento en el que el sol caía sobre ella haciéndola brilla de poder y gritó:

-¡Acepto desafíos!

Y así empezó el periodo electoral en Aguaclara.